Comerciantes de Xela se oponen a cierre de mercados y exigen a la comuna que retire toneladas de basura de las calles

Comerciantes de la Ciudad de Quetzaltenango adversan la decisión de la comuna de cerrar mercados para evitar la acumulación temporal de basura.

Publicado el
Toneladas de basura se acumulan en las calles de la Ciudad de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)
Toneladas de basura se acumulan en las calles de la Ciudad de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

Comerciantes de los tres mercados más grandes de Quetzaltenango reaccionaron ante la medida de la municipalidad local de cerrar las centrales de abastos por al menos un día como medida paliativa para evitar la acumulación de basura en las calles, debido a que por un litigio los camiones recolectores no pueden llegar al vertedero.

Los camiones recolectores de desechos no pueden llegar al vertedero ubicado en el Valle del Palajunoj –área rural– por el cierre de la única vía que vecinos de 10 comunidades mantienen bloqueada desde el pasado lunes como medida de presión para que Juan Fernando López, alcalde de Xelajú, deje sin efecto el cobro de arbitrios contendidos en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) vigente desde el 2017.

Para los comerciantes, el cierre de los mercados es una medida política de López para confrontar a los vecinos del casco urbano con los del área rural.

Lorena Cotom, comerciante de frutas del Centro Comercial, ubicado en la zona 1, explicó que todos los vendedores rechazaron cerrar porque la situación económica está difícil y la pandemia obliga a cientos de personas a resguardarse.

“El alcalde debería amarrarse los pantalones e ir con los del Valle –del Palajunoj– y arreglar el problema que él tiene con ellos”, sentenció Cotom.

En el mercado La Terminal, el más grande de Xela y que abastece a los demás mercados, ningún comerciante cerró su negocio. En ese lugar la jornada laboral fue ardua porque los viernes es día de plaza y cientos de proveedores llegan entregar productos para todo el municipio.

La lideresa Lorena López en tono molesto indicó que el jueves último en horas de la noche el administrador del mercado les informó del cierre y la respuesta de los arrendatarios fue un no rotundo a cierre.

También lea: Extraen más de cien toneladas de basura de tres ríos en Quetzaltenango

“Durante la pandemia varios compañeros perdieron miles de quetzales y esta vez no estamos dispuestos a pasar por otra situación similar. Primero nos hubieran consultado y ver si respaldamos la decisión, el problema actual no es de los mercados, es del alcalde con los del Valle”, dijo López.

Óscar Quijivix, comerciante del mercado La Democracia, recomendó al jefe edil no interferir en la actividad de los mercados. “Estamos dispuestos a tomar el control de los mercados porque el alcalde nos quiere meter en un problema, él en campaña –electoral– hizo una promesa a los vecinos del área rural y ahora no quiere dar la cara, es mejor que vaya y hable con ellos”, dijo.

También lea: Río Xequijel se convierte en un río de basura

David García, concejal y presidente de la Comisión de Mercados y Abastos, indicó que el cierre de las plazas era para que maquinaria pesada retirara las toneladas de basura acumulada debido a que la comuna declaro alerta roja sanitaria por la cantidad de desechos regados en calles y avenida de la ciudad.

En conferencia de prensa el alcalde expuso que las aproximadamente 900 toneladas de basura acumuladas en las calles serían retiradas y depositadas en un terreno municipal, aunque no explicó dónde, y dejó entrever que necesitaba la autorización del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN). Sin embargo, desde la 1 de la madrugada de ayer, decenas de camiones comenzaron a depositar la basura en área boscosa de Zunil.

Policías y guardias se seguridad arremetieron contra un reportero que llegó a documentar cómo la comuna efectuada los trabajos.

El MARN en un comunicado, señaló que este ministerio “no ha otorgado ningún tipo de autorización ambiental para el uso de terrenos que sean utilizados para el depósito de residuos y desechos sólidos de forma temporal, ni permanente. Tampoco se ha recibido en la delegación –de Quetzaltenango– o en la Dirección de Gestión Ambiental y Recursos Naturales, alguna solicitud de licencia ambiental”. Al respecto, la comuna no efectuó ningún pronunciamiento.