Coronavirus: comerciantes de ropa típica abren mercado en las afueras de Salcajá

Unos 500 comerciantes y tejedores de Totonicapán y Quetzaltenango, buscan la forma de generar ingresos por la crisis económica a causa del covid-19.

Publicado el
Unos 80 comerciantes de ropa típica alquilan un predio para vender su producto luego de tres meses de no tener ingresos. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)
Unos 80 comerciantes de ropa típica alquilan un predio para vender su producto luego de tres meses de no tener ingresos. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

 

Cada martes, varias calles de Salcajá, Quetzaltenango, se engalanaban con los puestos de ventas de ropa típica de los tejedores de Totonicapán y de esta localidad, pero desde hace tres meses todo cambió a causa de coronavirus.

El gobierno municipal de este lugar para frenar el avance de la pandemia prohibió el día de plaza en las calles del pueblo y la mayoría de vendedores informales regresó a su lugar de origen con la promesa de regresar pronto. Sin embargo, la restricción de movilizarse de un departamento a otro agravó la situación.

Pedro López, comerciante de Totonicapán, explicó que la necesidad por ganar dinero los obligó a los 80 comerciantes a organizarse y buscar otro lugar para instalar sus ventas.

Encontraron un terreno a la orilla de la autopista de Salcajá donde se instalaron de acuerdo con las normas de sanidad que el Ministerio de Salud exige.

“Gracias a Dios conseguimos este lugar, hemos implementado las medidas necesarias para evitar los contagios como distanciamiento entre cada venta, uso obligatorio de alcohol en gel y mascarilla. Esto con el objetivo de protegernos y proteger a los compradores. Este lugar es privado y de esa forma reducimos el riesgo de vender en las calles”, explicó López.

German Ajpacajá, otro comerciante, manifestó que de la industria textil dependen cientos de familias del occidente del país que se emplean en la elaboración de ropa típica.

“Hoy la necesidad nos hace salir a trabajar. Lo importante es que no solo nosotros dependemos de esto, también hay personas que tejen, los que venden los hilos. Es una cadena grande la que se emplea; si vendemos, estas personas tendrán un poco de trabajo o de lo contrario pasará como estos últimos meses”, dijo el afectado

El alcalde de Salcajá, Miguel Ovalle, explicó que estas medidas fueron tomadas por las disposiciones que puso el Gobierno para evitar las aglomeraciones. Aseguró que lo primordial es velar por la salud de los vecinos del municipio.

“Nosotros de alguna manera estamos tomando las medidas correctivas para proteger a nuestra población. Muchos vendedores que vienen de otros departamentos, especialmente los que venden ropa, cortes típicos que no están incluidos en la canasta básica, no se les permitió la venta porque es parte de los protocolos”, aseguró Ovalle.

Los vendedores usan protocolos sanitarios como el distanciamiento social, uso de alcohol en gel y mascarilla. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

“Nosotros de alguna manera estamos tomando las medidas correctivas para proteger a nuestra población. Muchos vendedores que vienen de otros departamentos, especialmente los que venden ropa, cortes típicos que no están incluidos en la canasta básica no se les permitió la venta porque es parte de los protocolos”, aseguró Ovalle.

“Pedimos disculpas a los comerciantes por mandarlos a sus departamento, no es que no queramos que vendan para nosotros es una orden proteger la salud de nuestros vecinos, Ya vendrá un momento de aplicar protocolos para abrir los mercados de tal manera de alguna manera volvamos a una normalidad controlada para reactivar la economía”, añadió.

De momento los tejedores esperan que en este nuevo espacio puedan comenzar a subir las ventas para beneficio de las personas que dependen del comercio de la ropa típica.