Coronavirus: tejedores afrontan dura realidad por la pandemia y buscan formas de comercializar

En Cantel, Quetzaltenango unos 600 comerciantes se dedican a la venta de ropa típica, industria que genera miles de empleos directos e indirectos. Hoy buscan recuperarse de la crisis económica por la pandemia del coronavirus con nuevos espacios.

El uso de mascarilla, careta y gel antbacterial son indispensables en los vendedores. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)
El uso de mascarilla, careta y gel antbacterial son indispensables en los vendedores. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

Una de las fortalezas económicas de Cantel, Quetzaltenango se debe a la producción y comercialización de ropa típica, industria que ha sido seriamente afectada por la pandemia. A acostumbrados a surtir a todo el occidente del país, hoy sus ingresos se ven limitados ante la falta de espacios y las medidas impuestas por las autoridades.

Josefina Salanic, tejedora por más de 25 años, manifestó que debido al cierre de los mercados donde comercializaban, sumado a la baja demanda del producto, tuvo que suspender la producción de trajes típicos lo que afectó a seis empleados más a quienes le brindaba trabajo para tejer.

 

“Llevamos tres meses sin trabajar, debido a esto tuvimos que parar la producción, esto afectó a más personas quienes dependían de nuestras ventas. En Cantel hay muchos que nos dedicamos a este negocio y hemos sido afectos por lo que pedimos oportunidades”, señaló Salanic.

Parte de la economía local del municipio de Cantel depende de la producción de trajes típicos. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

La municipalidad de Cantel abrió recientemente un mercado artesanal en el ingreso a la aldea Llanos de Urbina, donde se instalaron 180 vendedores. La comuna implementó protocolos donde se obligaba a los vendedores al uso de mascarilla, careta, mantener el distanciamiento entre cada venta y tener en cada puesto gel antibacterial.

Matias García, tejedor de la región, afirmó que no han recibido apoyo del gobierno por lo que han creado nuevas formas de vender para mantener activa esta industria que es parte de las tradiciones y cultura del país.

Los vendedores esperan que con el nuevo espacio habilitado puedan apoyarse en su economía. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

“No hemos recibido apoyo del gobierno central pese a que se ha dicho muchas veces que ayudaría al sector de ventas. Ahora se nos abrió este espacio y esperamos que se pueda comenzar a reactivar la economía del municipio debido a que muchas familias dependen de este arte. Hemos tratado de usar métodos de venta por internet, así como crear diseños nuevos para que las ventas subas”, añadió García.

Juan Nájera, director del área de salud, manifestó que el habilitar estos mercados de forma ordenada y con el estricto cumplimiento de las medidas son aceptados con el consenso que tenga con las autoridades locales quienes son las que se encargan de velar por el cumplimiento de los protocolos.

En el mercado artesanal se pueden encontrar todo tipo de prendas típicas, además de zapatos. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

De momento el mercado estará habilitado dos días a la semana y los controles serán estrictos para evitar aglomeraciones y contagios de coronavirus en ese sector.

0