Motín en Cantel: enfrentamiento entre reclusos deja varios reos decapitados

Un motín en la cárcel de Cantel en Quetzaltenango deja como saldo varios reos muertos.

Varios reos perdieron la vida en la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel, en Cantel, Quetzaltenango. (Foto: Hemeroteca PL)
Varios reos perdieron la vida en la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel, en Cantel, Quetzaltenango. (Foto: Hemeroteca PL)

Varios reos perdieron la vida este miércoles 19 de mayo durante un motín en la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel, en Cantel, Quetzaltenango, informó la Policía Nacional Civil (PNC).

Información preliminar de la PNC señala que por lo menos siete reos perdieron la vida durante el incidente, el cual tuvo lugar minutos después de que finalizara la visita. Además, se habla de varias personas retenidas.

También lea: Hallan cadáver dentro de una casa en Ciudad Real II, Villa Nueva, y detienen a una pareja que huía del lugar
 

Elementos de los Bomberos Municipales Departamentales y Bomberos Voluntarios se movilizaron al lugar y, aunque no han tenido contacto visual con los cuerpos, señalan que algunos reos fueron decapitados y desmembrados.

Se intentó tener comunicación con los voceros de Sistema Penitenciario (SP), pero no respondieron las llamadas.

De momento se desconoce por qué se originó el motín, pero las autoridades de seguridad señalan que se trató de un enfrentamiento entre pandillas.

También lea: Pasajera de taxi muere por paro cardiaco, a pesar de esfuerzos de socorristas y agentes municipales
 

Un parte de la PNC confirma la muerte de seis internos, cuyos cuerpos quedaron en uno de los patios de la cárcel, en la que hay dos mil 252 reos.

“El Ministerio de Gobernación lamenta lo ocurrido en el interior de la Granja de Rehabilitación Cantel, por el momento se ha coordinado la presencia y apoyo de unidades de la Policía Nacional Civil y autoridades del Ministerio Público, para el ingreso al centro y posterior proceso de investigación y recolección de indicios. Por el momento se desconoce lo ocurrido en el interior y el motivo del amotinamiento, se estará ampliando la información”, señaló Comunicación Social del Ministerio de Gobernación.

Qué dice la PNC

De acuerdo con el último parte policial, el amotinamiento habría sido originado por la muerte de Anais del Carmen Gamboa Méndez, quien se presume era esposa del reo Carlos Roberto León Barillas, alias “Juancho León Hijo”, quien fue ultimada este miércoles  en la 0 avenida de la zona 6 Quetzaltenango, en el redondel de Olintepeque, cuando viajaba en una camioneta agrícola.

“Juancho León Hijo” está recluido en el módulo A de Cantel, sindicado del delito detenciones Ilegales con circunstancias agravantes y asesinato, señala el informe policial.

Agrega que “como consecuencia del asesinato en la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel, los reos se amotinaron y tomaron como rehén al subdirector Luis Oswaldo Rivera García, quien en este momento ya fue liberado y como consecuencia del amontonamiento preliminarmente se tiene conocimiento de 6 privados de libertad decapitados”.

Agrega que hay información sobre otro reo muerto, por lo que la cifra sube a siete. Además, se cree que los muertos se dedicaban a la extorsión, pero eso se determinará con base a la investigación oficial.

Según la PNC, la última vez que Gamboa Méndez ingresó al penal fue el martes 18 de mayo a las 11.18 horas.

Quién es León Barillas

En el 2017, Carlos Roberto León Barillas fue condenado a 105 años de prisión por tres asesinatos. El móvil fue apropiarse de una finca valorada en Q5 millones.

Los jueces del Tribunal Segundo de Sentencia Penal de Quetzaltenango determinaron por unanimidad que era culpable junto a Fernando Coc Ical.

En esa oportunidad se indicó que la prueba principal fue la declaración de un testigo que participó en el hecho y cuyo relato coincide con las demás pruebas en contra de los dos condenados, quienes pretendían apropiarse del inmueble.

El testigo clave declaró que León Barillas era el líder de una estructura criminal dedicada al narcotráfico, misma en la que se desempeñó como guardia, posteriormente como piloto y por último como traficante de droga; además, afirmó que participó en el asesinato de las tres víctimas, a quienes León pretendía quitarles una finca valorada en Q5 millones.