Construcción de camino genera conflicto en aldea de Cunén

La contrucción de un camino vecinal en un terreno de la Escuela Oficial Rural Mixta de la aldea San Juan Chiul, Cunén, Quiché, ha generado confrontación entre vecinos y docentes, y según una denuncia, una maestra y una estudiante ya fueron agredidas.

Publicado el
Maestras y madres de familia denuncian el problema que ocurre en la escuela de la aldea San Juan Chiul, Cunen, debido a la construcción de un camino. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)
Maestras y madres de familia denuncian el problema que ocurre en la escuela de la aldea San Juan Chiul, Cunen, debido a la construcción de un camino. (Foto Prensa Libre: Óscar Figueroa)

CUNEN –  Según Sandra Álvarez Rivas, directora del plantel educativo, el problema surgió porque algunos vecinos decidieron abrir un camino en el terreno que pertenece a la citada escuela, por lo que con apoyo de algunos padres de familia colocaron una malla que impide el paso vehicular y peatonal.

Álvarez argumentó que tomaron la decisión para seguridad de los estudiantes y porque tienen la obligación de proteger el inmueble propiedad del Ministerio de Educación.  

Aseguró que la semana pasada, 10 vecinos ingresaron en la escuela y agredieron a la maestra Magdalena Itzep y a una estudioante de 9 años.

La directora añadió que no es la primera vez que afrontan problemas por  el camino, el cual fue construido sin la autorización de las autoridades educativas. 

La maestra Ana López indicó que han hecho varias actas en la que se hace constar obre los atropellos, agresiones y amenazas de las que han sido víctimas.

Hember Herrera, director departamental de Educación, informó que el problema se originó porque durante los días de mercado hay atascos en el lugar y el único paso alterno es por el terreno de la escuela.

“Tengo entendido que las personas trataron bastante mal a las maestras, quienes junto a la directora presentaron la denuncia en el Ministerio Público”, dijo.

Añadió que dialogarán con autoridades municipales, líderes  comunitarios y la dirección de la escuela para solventar la situación; además, dijo que ya solicitó la escritura del terreno que comprueba que el inmueble es propiedad de Educación.   

Julio Rivas López, quien se identificó como líder comunitario, refirió que la acusación contra los presuntos agresores de la maestra y a la niña es falsa.

“Yo no entré a la escuela, pero sí lo hicieron unos compañeros para hablar con las maestras para decirles que respeten a la comunidad”.

Rivas añadió que hace tres años vieron la necesidad de abrir un camino sin dañar las aulas. 

Aseguró que el camino atraviesa la esquina  del terreno del centro educativo, pero a los maestros no les gustó y cerraron el paso. 

Resaltó que ante la negativa de los docentes, el lunes pasado retiraron la malla para dejar libre el paso.