Lloran la muerte de doña Maruca, la comadrona que recorrió todo el norte de Chajul

Vecinos de varias comunidades asistieron al funeral de María Luisa Aguilar, de 100 años, conocida como “doña Maruca”, una comadrona que atendió a cientos de embarazadas en el norte de Quiché.

Vecinos de Chajul asistieron al sepelio de la comadrona María Luisa Aguilar, en Chel, Chajul, Quiché, (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).
Vecinos de Chajul asistieron al sepelio de la comadrona María Luisa Aguilar, en Chel, Chajul, Quiché, (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

Elías Herrera, nieto de la comadrona, señaló que esta recorrió todas las comunidades del norte de Chajul para desarrollar su trabajo, pese a que en muchas oportunidades debía cruzar montañas y ríos, pues siempre les daba prioridad a sus pacientes. Agregó que murió a los 100 años por complicaciones de salud.

Además, dijo que su abuela también era conocida en las comunidades donde acceder a un médico es complicado, porque trataba el mal de ojo, pujo o la caía de la mollera de los bebés; además, dijo que la falta de centros de salud en esa región de Quiché la hizo “muy” popular y necesaria para las embarazadas.

No deje de leer: Hijo habría asesinado a su madre porque se casó por segunda vez

María Luisa Aguilar, nació en Chel, Chajul, pero en la década de 1980 dejó su comunidad debido a la guerra interna que sacudía a esa región del país. Luego vivió un tiempo en San Juan, Huehuetenango, pero nunca dejó de atender a embarazadas.

Debido a las condiciones de pobreza en las que se vive en esas comunidades del Chajul, las embarazadas le pagaban a “doña Maruca” Q5, Q10 o Q25, aunque la mayoría lo hacía con maíz, frijol o aves de corral.

María Luisa Aguilar en su casa en Chel, Chajul, Quiché, días antes de morir. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

Al sepelio de “doña Maruca” asistieron vecinos de varias comunidades, la mayoría mujeres indígenas ixiles que en algún momento fueron atendidas por ella.

Juana Itzep, vecina de Chel, dijo: “que Dios la bendiga y la acompañe en su descanso eterno, fue una comadrona muy amable y conocida, nunca se negó a atender a una mujer, la vamos a extrañar. Aquí no hay hospitales y las mujeres dependen de las comadronas para que nazcan los niños”.

Para leer más: Capturado habría matado a su padre por una herencia 

Juana Raymundo, vecina de Amachel, dijo que Aguilar la acompañó en cinco de sus seis partos.  “En algunos solo le pague con una gallina y una libra de frijol”, señaló.

En tanto, Carlos Caba, líder comunitario de Chel, señaló que la labor de “doña Maruca” fue fundamental en la comunidad. “Ella sabía que estamos abandonados por las autoridades y que tenemos que ayudarnos entre nosotros para poder sobrevivir, fue un ejemplo para muchas mujeres de mi comunidad”, dijo.

Contenido relacionado:

> La UNE dominará en la corporación municipal de Santa Cruz del Quiché

> A estos dos diputados no los conocen en Quiché, aunque fueron electos para representar al departamento

> Vecinos causan disturbios en Iztapa por inconformidad en resultados

2

Iran Sabiendo Hace 3 semanas

Grande entre las grandes…Descanse en paz!

Visor Casi Hace 3 semanas

Personas como doña Maruca, que viven para servir, representan el verdadero valor de nuestra Nación. Descanse en paz, doña Maruca. Gracias por su ejemplo.