Plan Belén busca evitar incendios

La Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco) lleva a cabo operativos en las ventas de juegos pirotécnicos de Retalhuleu, como parte del Plan Belén, para verificar medidas de seguridad y la detección de venta ilegal de canchinflines o silbadores, con el objetivo de evitar incendios en la época de fin de año.

Un niño ordena una  venta   de juegos pirotécnicos    en la cabecera  de Retlahuleu.
Un niño ordena una venta de juegos pirotécnicos en la cabecera de Retlahuleu.

Vecinos indicaron que pidieron la intervención de la Diaco porque en varias ocasiones han reportado la venta ilegal de esos artefactos.

Riesgos

Guadalupe de García, de la Junta Local Ciudadana de Retalhuleu, indicó que la mayoría de ventas de cohetillos no cumplen con las normas de seguridad, y están aglomeradas en un solo sector en los distintos puntos de ventas.

“En los mercados de Retalhuleu la mayoría de ventas de estos productos se encuentran en el interior, por lo que es un riesgo no contar con extintores por si ocurre una emergencia”, expresó García.

Vardín Calvillo, delegado de la Diaco, indicó que implementaron el Plan Belén, que consiste en la verificación de la venta ilegal de canchinflines, y que los negocios cumplan con las normas de seguridad mínimas para prevenir tragedias.

Sanciones

Aseguró que advirtieron a los vendedores de juegos pirotécnicos sobre la sanción con multa de hasta Q50 mil si son sorprendidos vendiendo canchinflines.

El gobernador César Celada indicó que no se ha reportado ningún incidente, pero que continuarán los operativos.

Melvin Espada, de los Bomberos Voluntarios, indicó que el año pasado se reportaron cinco conatos de incendios generados por canchinflines.