Critican promoción de cámaras con vallas en Antigua Guatemala

Fueron repartidas por toda la ciudad colonial como una campaña de expectación para dar a conocer un circuito de cámaras de video vigilancia en el casco urbano.

Publicado el
En el Parque de Antigua Guatemala hay vallas publicitarias donde se informa que la ciudad será segura. Foto Prensa Libre: Érick Ávila.
En el Parque de Antigua Guatemala hay vallas publicitarias donde se informa que la ciudad será segura. Foto Prensa Libre: Érick Ávila.

La alcaldía de Antigua Guatemala distribuyó 75 vallas publicitarias en el casco urbano del municipio, dijo Hugo Castillo Aragón, portavoz de la comuna, para informar, a los vecinos y personas que circulan por las calles, del sistema de 300 cámaras de video vigilancia que implementarán en el casco urbano.

No obstante, el pasado 10 de febrero estas vallas causaron discordia entre el personal del Consejo Nacional para la Protección de La Antigua Guatemala (CNPAG) y la comuna, debido a que no contaban con la autorización del Consejo para distribuirlas en toda la ciudad, por lo que intentaron retirarlas, ya que, según ellos violaban el Reglamento Relativo a Letreros en la Ciudad, Zonas de Protección y Conservación, y Áreas Circundantes y el Decreto 60-69.

Las vallas tienen mensajes como: “La ciudad que quieres para vivir tranquilo”, “ir al parque será más tranquilo”, “la ciudad que quieres para caminar tranquilo”, “caminar será más tranquilo”, están ilustradas con personas acompañadas de niños o sus mascotas.

Un comunicado del CNPAG detalla que, cuando intentaban retirar las vallas, se presentó personal de la comuna y la jueza de Asuntos Municipales para no permitir que las quitaran. “Con el objetivo de no exponer al personal del Consejo Nacional Para la Protección de la Antigua Guatemala ante la prepotencia y abuso de autoridad de los personeros de las instituciones municipales, se decidió suspender la ejecución del retiro de las vallas, anuncios o carteles ubicados en la vía pública, reservándose las acciones legales correspondientes”, indica el comunicado.

Comites de vecinos señalan que estas vallas son contaminación visual. Foto Prensa Libre: Érick Ávila.

Marvin Borrayo, conservador interino del CNPAG, explica que, notificaron el 2 de febrero como procedimiento administrativo a la comuna para que retiraran los rótulos en un período de tres días, pero, como no hubo ninguna acción de su parte los intentaron retirar el 10 de febrero. Además, indica que se les informó que también se van a retirar los rótulos que estén en tiendas y que no cumplan con las disposiciones.

“Estas vallas tienen un tamaño y dimensiones son bastantes notables y son más de 100 que se pusieron en las calles de la ciudad.En el parque hay más de 40, calculo”, indica.

Campaña de expectativa

Castillo Aragón afirma que el Departamento Jurídico de la comuna remitió un oficio al Consejo indicándole que las vallas serán retiradas cuando termine la campaña de expectativa, el sábado 20  cuando se inaugure la ciudad segura. Agrega que el CNPAG retiró 35 de las 75 vallas.

El portavoz explica que la campaña busca promover que, por medio de una alianza público – privada, sin precedentes en Antigua Guatemala, instalarán un circuito de más de 300 cámaras y un centro de monitoreo con la más alta tecnología (con lectura de reconocimiento biométrico) para brindar seguridad al casco urbano. El proyecto aún no se desarrolla en las aldeas de la ciudad colonial, pero Castillo afirma que lo implementarán en estos lugares también.

En 2018, en el período de la exalcaldesa Susana Asencio, se efectuó la compra directa de equipo para fortalecer el sistema de cámaras para la Policía Municipal de Tránsito a Itspro Central América, S.A. por Q32 mil 769.72. La comuna adquirió dos switch de 24 puertos, dos grabadores de 32 canales, cuatro discos duros de 8 TB –especiales para video vigilancia—y un convertidor de medio monomodo, según el portal de Guatecompras.

Ocho años antes, durante la administración del exalcalde Adolfo Vivar Marroquín, condenado a 16 años de prisión por cometer actos de corrupción entre 2008 y 2013, se efectuó la compra, instalación y puesta en funcionamiento de un sistema de cámaras de seguridad a través de red de fibra óptica con un valor de Q2 millones dieciséis mil 923 a Mynor Roberto Herrera Obregón propietario de la empresa Trinet, según Guatecompras.

La comuna señala que la ciudad colonial tendrá un centro de monitoreos de cámaras. Foto Prensa Libre: Érick Ávila.

No obstante, para Castillo Aragón las administraciones anteriores dejaron un sistema deficiente de cámaras que no pusieron en práctica y su centro de monitoreo es totalmente deficiente, por lo que ahora implementarán un circuito moderno con alta tecnología y un equipo de reacción de la policía municipal.

El portavoz afirma que, el proyecto de modernización de cámaras y el centro de monitoreo se efectuará por medio de una alianza público privada, en donde 60 donantes, empresas como Cervecería Centroamericana y Hotel Santo Domingo, colaborarán con el proyecto. “Las empresas lo que buscan es que Antigua Guatemala sea un destino seguro, como cualquier ciudad del mundo”, puntualiza.

Mientras que explica que la inversión que efectuó la comuna deberá ser desglosada y al momento de la llamada telefónica no contaba con la información.  Sin embargo, adelanta que la municipalidad incrementó personal para que sea reactivo, rotulación de unidades, cambio de imagen, pero estos detalles según dijo serán dados a conocer hoy a las 18:00 horas en el parque central del municipio.

En opinión de Sofía Montenegro, investigadora asociada de Diálogos, las donaciones deben ser transparentes, porque si se podría prestar a prácticas de corrupción como el pago de favores, sobre todo en el poder local que se suele estar asociado con los vínculos post electorales que son frecuentes cuando los alcaldes intentan mantener relaciones con las personas que lo apoyaron para llegar al poder.

“¿Cuál sería el incentivo para que empresas o donantes, ya sea personas individuales o empresas con personalidad jurídica, se presten a ese tipo de adquisiciones y ver a cuánto equivale? Porque es bastante costoso esa donación de cámaras”, explica.

Sin autorización

Denise Weikard, miembro de la Asociación de Vecinos Salvemos Antigua y del Consejo Cívico de Vecinos de La Antigua Guatemala –integrado por comités, asociaciones y vecinos antigüeños desde 2006–, explica que las vallas les afectan, porque las autoridades deben cumplir con la ley y los reglamentos por los que se rige la ciudad.

“Los anuncios están prohibidos en la Antigua, pero los avisos que promueven actividades culturales o religiosas son permitidos cuando cumplen con ciertos tamaños y dimensiones, y que tengan la autorización del Consejo Nacional para la Protección de La Antigua Guatemala. La municipalidad no pidió autorización al Consejo” afirma.

Weikard, quien tiene más de 15 años de residir en la ciudad colonial, indica que las vallas son ilegales y suman a la contaminación visual de la Antigua, porque para muchos vecinos esta llega a niveles inaceptables. Además, ve que hay mucho abuso por parte de la municipalidad al no querer cumplir con las leyes, normas y reglamentos del municipio.

Puntualiza que para que Antigua Guatemala sea una ciudad segura también implica que haya limpieza, que no haya agujeros en las calles y banquetas, con seguridad, con iluminación adecuada, y no se resume solo a colocar cámaras de video, porque es una medida reactiva y no preventiva.

La Ley Protectora de la Ciudad de Antigua Guatemala indica en el artículo 26 que dentro de las áreas que fije el consejo no se podrá colocar avisos, anuncios o carteles exteriores sin su autorización. Además, establece que el CNPAG o el Conservador tiene la facultad de ordenar en un plazo prudencial y a costa de los propietarios se retiren los mismos.

Mientras que, en el Reglamento Relativo a Letreros en la Ciudad Colonial, Zona de Protección y Conservación y Áreas Circundantes de la Antigua Guatemala en su artículo seis estipula que los anuncios de cualquier clase o tipo son prohibidos.

***

*Nota del editor: En una primera versión publicada el 20 de febrero se consignó que el pago por el fortalecimiento al sistema de cámaras fue por Q32 millones 769 mil 72 en 2018, cuando lo correcto es por Q32 mil 769.72 por lo que se hizo la corrección el 23 de febrero de 2021. Ofrecemos disculpas a quienes hayan sido afectados por el dato erróneo.