Extorsiones ocasionan paro del 60% de buses

Un verdadero calvario viven los usuarios de autobuses de Antigua Guatemala, Sacatepéquez, ya que, por segundo día consecutivo, el 60 por ciento de unidades hacia la capital y entre la cabecera y municipios cercanos dejó de circular ayer porque los transportistas están cansados de las extorsiones y ataques contra pilotos.

Publicado el
La terminal de buses de Antigua Guatemala permanece casi vacía, debido al paro parcial.
La terminal de buses de Antigua Guatemala permanece casi vacía, debido al paro parcial.

El paro de autobuses comenzó el martes recién pasado, cuando el 60 por ciento de las 150 unidades que cubren la ruta entre Antigua Guatemala y la capital fueron retiradas, ya que los propietarios aseguran que no pueden pagar las fuertes sumas que les exigen extorsionistas.

También informaron que a partir de las 18 horas no circulará ninguna unidad hacia la ciudad colonial.

Tranportistas que prefirieron no identificarse comentaron que las extorsiones no son nada nuevo y que están cansados de que las autoridades no solucionen el problema y por eso decidieron paralizar parte del servicio.

Un piloto que por seguridad omitió su nombre mencionó que los dueños de los autobuses se han reunido con autoridades de la capital para denunciar las extorsiones y buscarles solución, pero hasta ahora no han logrado resultados.

Recordó que el 26 de septiembre último, Julio Alejandro Vega Vallejo, de 30 años y piloto de una unidad de Transportes Camelia, fue ultimado cuando transitaba por el kilómetro 28 de la ruta Interamericana, en San Lucas Sacatepéquez, y el hecho se vincula con las extorsiones.

La misma fuente indicó que desde esa fecha los empresarios retiraron algunos buses, pero la crisis se agudizó el lunes recién pasado, cuando hombres armados dispararon contra una unidad de Antigua Guatemala cuando circulaba en un sector de la capital. Los atacantes le dejaron un teléfono celular al chofer y le dijeron que se comunicarían con él para coordinar el pago de la extorsión.

Usuarios, afectados

Celestino Hernández, residente de Ciudad Vieja, Sacatepéquez, refirió que, debido al paro en el transporte, tuvo que viajar de la capital a San Lucas Sacatepéquez, donde abordó un autobús a Chimaltenango para luego llegar a Antigua.

Abelina López, otra afectada, dijo que los pocos buses que viajan a la capital van llenos y no circulan en sus horarios, por lo que la alternativa es usar la ruta a Chimaltenango, lo cual ocasiona pérdida de tiempo y dinero.

Añadió que el mayor problema lo afrontan en las madrugadas quienes deben dirigirse hacia su trabajo en la capital, así como entre las 17 y 20 horas, cuando las personas regresan.

Tanto transportistas como pobladores exigen al Gobierno que intervenga para solucionar de una vez por todas el problema de las extorsiones, pues los afectados son los usuarios.

No hay denuncias

Néstor Diéguez, jefe de la Comisaría 74 de la Policía Nacional Civil, dijo que las extorsiones no han sido denunciadas oficialmente por los transportistas.

Según el comisario, como medida de seguridad reforzaron los controles  en las principales rutas, para evitar robos y extorsiones en Sacatepéquez.

Aseguró que el problema de extorsiones en Antigua Guatemala es tratado por la Policía de la capital.

La gobernadora de Sacatepéquez, Teresa de Jesús Chocoyo,  detalló que la Gremial de Transportistas no ha hecho denuncias sobre el caso ni petición de seguridad, y  que los empresarios no se han acercado con las autoridades locales para tratar el problema, por lo que  cree  que ellos quieren presionar al Gobierno    a escala nacional.

Chocoyo dijo que  las extorsiones no se cometen en Sacatepéquez, sino en la capital, y  aseguró que este problema se ha generalizado en   el país.