Menores murieron supuestamente envenenadas por sopas instantáneas

Las hermanas Daylin, de 5 años, y Jazmín Chun Vásquez, 3, fallecieron en el Hospital Nacional de San Marcos a causa de un supuesto envenenamiento con sopas instantáneas. Familiares indicaron que Daylin falleció  el sábado útimo y su hermana dejó de existir este lunes en la tarde.

Publicado el
Emergencia del Hospital Nacional de San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín)
Emergencia del Hospital Nacional de San Marcos. (Foto Prensa Libre: Aroldo Marroquín)

Andrés Chun Tomás, abuelo de las menores, dijo que llegaron el viernes a Concepción Tutuapa, San Marcos, para llevar a cabo algunas diligencias familiares y las pequeñas pidieron comer una sopa instantánea.
“Nunca pensamos que sería mortal para las niñas, porque solo empezaron con vómitos”, refirió Chun Tomás.
Julisa Munguía, encargada del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), de San Marcos, dijo que se efectuó la autopsia para constatar el motivo del fallecimiento de las menores.
“Hemos enviado al laboratorio del Inacif las pruebas de sangre para establecer lo que ocurrió, aunque por la forma en que las menores fallecieron me atrevo a decir que pudo ser porque las sopas estaban cerca de algún material toxico o porque las ratas las orinaron, y no lavaron los envoltorios antes de consumirlas”, dijo Munguía.
“Las pruebas científicas nos darán a conocer en los próximos días si este alimento contenía algún tóxico que pudo ocasionar la muerte de las niñas”, agregó la forense
Ángel Alfredo Longo, director del hospital, confirmó que se les brindó todo el apoyo para salvarles la vida, pero las pequeñas llegaron al centro asistencial en condiciones graves.
Se estableció de parte de los familiares de las víctimas, que el padre de estas está en Estados Unidos y aún desconoce lo ocurrido.
 

Casos similares

 El 18 de marzo de 2014, dos menores procedentes de la finca Calauté, La Democracia, Huehuetenango, murieron en el Hospital Regional de ese departamento, luego de haber ingerido insecticida que había sido almacenado en una botella para agua gaseosa. Se les identificó como Walter Ruiz Bravo, 9,  y Cleidy Elizabeth Vicente García, 5.
Jony Tamat, director del referido hospital, informó que los menores encontraron una botella para agua gaseosa, y lo ingirieron sin percatarse de que el líquido que contenía era insecticida.
El 4 de junio de 2013, los hermanos Cristian Santiago y Paola Florinda Cotoc Pec, de 3 y 11 años, murieron en el Hospital Regional de Occidente, de Xela, como consecuencia de haber consumido hongos silvestres en San Cristóbal Totonicapán.
El velatorio se efectuó en la escuela del barrio La Independencia. El padre y otro hermano de los niños también murieron por intoxicación al haber ingerido esa clase de hongos.