Los 10 minutos milagrosos que salvaron la vida del bebé de una embarazada muerta a balazos

Médicos del Hospital Regional de Cuilapa dicen que haber salvado la vida del bebé de una embarazada atacada a balazos fue un milagro.

Familiares de Lesbia González exigen justicia, pues deja a cuatro niños en la orfandad. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Familiares de Lesbia González exigen justicia, pues deja a cuatro niños en la orfandad. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Como un milagro catalogan médicos del Hospital Regional de Cuilapa, Santa Rosa, el haber salvado la vida de un bebé, cuya madre llegó muerta a ese nosocomio luego de haber sido atacada a balazos en una calle de Barberena.

Lesbia González, de 37 años, y con ocho meses de gestación, fue atacada a balazos cuando caminaba junto a su exconviviente, Irineo Meléndez Aguilar, 30, en la 3ª. avenida y 2ª. calle de la zona 1 de Barberena. Melendez murió de forma instantánea, mientras que Aguilar quedó con vida.

En ese momento, el tiempo empieza a jugar la ruleta rusa con la vida del bebé que llevaba en el vientre; sin embargo, un grupo de bomberos participaba en una actividad a pocos metros de donde ocurrió el ataque, quienes en término de 10 minutos trasladaron a la mujer al hospital.

También lea: Capturan con fines de extradición por narcotráfico a pariente del fallecido alcalde Erik Súñiga
Duglas Sacarías, de los Bomberos Municipales Departamentales de Santa Rosa de Lima, dijo que algunos elementos participaban en una rifa para recaudar fondos cuando ocurrió el ataque, por lo que de inmediato reaccionaron a la emergencia y ganaron minutos valiosos para llegar al hospital donde salvaron al pequeño.

Lesbia González deja a cuatro niños en la orfandad. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El tiempo que ganaron lo socorristas en el traslado de la mujer marcó la diferencia entre la vida y la muerte, pues a pesar de que la madre perdió la vida, los médicos salvaron al pequeño.

La decisión de practicar una cesárea post mortem se tomó en cuestión de segundos y a sabiendas de que podría conllevar implicaciones legales, pues se trataba del cadáver de una persona que murió víctima de la violencia.

Gustavo Pirir Chin, jefe de residentes del Departamento de Ginecología y Obstetricia de dicho hospital, comentó que fue un procedimiento delicado, pero que al confirma que había pulsaciones fetales decidieron actuar de emergencia y poner a salvo al pequeño, el cual, de acuerdo con su percepción, está en condición estable, pero reservada.

También lea: Mynor Moto podrá retornar al cargo de juez (y qué dice la Feci al respecto)
Los profesionales aseguran que cuando una mujer con embarazo avanzado muere por causas naturales el bebé puede sobrevivir hasta 30 minutos en el vientre; sin embargo, en este caso ese tiempo se redujo considerablemente, puesto que la mujer tenía tres heridas de bala que le causaron hemorragia severa, y por ende pérdida de oxígeno.

El pequeño pesó 6 libras, pero la pérdida de oxígeno lo hizo convulsionar y fue necesario conectarlo a respiradores mecánicos, dijo la neonatóloga Claudia Galicia, quien espera que evolucione de forma satisfactoria en las próximas horas, para ser sometido a evaluaciones que permitan descartar o confirmar secuelas en su organismo.

Tía lo reclama

Familiares de la madre aseguran que el ataque iba dirigido contra su expareja, por lo que exigen justicia y que se castigue a los responsables, pues a casusa de ese crimen cuatro niños quedaron en la orfandad.

También lea: El caso del viajero al que no le aceptaron un test PCR de saliva en Guatemala y qué responde Salud
Personal de la oficina de Trabajo Social del hospital informó que una tía del bebé -hermana de la madre- lo reclama; sin embargo, será la Procuraduría General de la Nación la que determine el destino del menor, aunque la ley establece que le corresponde a la abuela materna hacer esa solicitud.

Médicos del Hospital Regional de Cuilapa, Santa Rosa, salvaron la vida de un bebé, cuya madre murió a causa de un hecho armado. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Por este caso hay cuatro personas detenidas, entre ellas un menor de edad, según la Policía Nacional Civil (PNC).

Los detenidos son Mario Antonio Aroche García, de 22 años; Marlon Antonio Virula Mendoza, 18; y Jonathan Ariel Zúñiga Bautista, 23, a quienes se les decomisó dos armas de fuego que portaban sin autorización. Además, un menor fue remitido a un juzgado correspondiente.