Maestros suspenden clases por inseguridad

La ola de secuestros rápidos y extorsiones que a diario enfrentan maestros de todos los niveles educativos de Pueblo Nuevo Viñas, Santa Rosa, los obligó a suspender clases en todo el municipio hasta que el Gobierno y las fuerzas de seguridad se comprometan a mejorar la seguridad.

Maestros de Pueblo Nuevo Viñas, durante  asamblea municipal.
Maestros de Pueblo Nuevo Viñas, durante asamblea municipal.

Juan Carlos Valle, del sindicato de maestros, indicó que de octubre del año pasado a la fecha han ocurrido nueve secuestros rápidos contra maestros, quienes han tenido que pagar considerables sumas de dinero para recobrar su libertad.

Indicó que los delincuentes aprovechan la soledad de las carreteras del municipio, ya que muchos docentes deben caminar hacia las comunidades.

El lunes por la mañana, los maestros participaron en una caminata en el área urbana y luego hicieron un plantón frente a la subestación de la Policía Nacional Civil (PNC), para exigir vigilancia en las áreas rurales, pues además de los secuestros hay muchos maestros que son víctimas de extorsión.

Luego, los docentes caminaron hasta la Municipalidad, donde le solicitaron al Concejo que gestione para habilitar un destacamento militar o fuerzas combinadas para todo el municipio, en especial en las áreas donde ocurren los secuestros, que son las aldeas Ixpaco, La Horqueta, Las Joyas, El Chagüite, Los Sitios, El Zarzalito, San Sebastián, San Miguel, y Lomas de Aguacapa, entre otras localidades.

Preocupación

“Nos preocupa la inseguridad porque estos delincuentes se están organizando mejor, y secuestran al menos a dos maestros cada mes. El promedio del pago de rescate por cada secuestro es de Q30 mil”, señaló Valle.

El último plagio del que se tiene conocimiento ocurrió el viernes 1 de marzo en la aldea El Chagüite, cuando un maestro y una maestra fueron secuestrados y liberados hasta el sábado por la noche, luego del pago de Q6 mil.

Una familiar de la docente plagiada informó la noche del sábado que los secuestradores se comunicaron con el esposo de la víctima, y le dijeron que si la quería ver con vida que les entregara Q30 mil, pero se negoció la cantidad y al final pagaron Q6 mil, que fueron entregados en la Laguna de Ixpaco.

“Cada día está peor esta situación, y por eso nos vemos en la obligación de cerrar las puertas de las escuelas hasta que el Gobierno nos garantice más seguridad en la ruta o instalen un destacamento militar”, recalcó Valle.

Los maestros dijeron que la asamblea decidió efectuar el paro y notificar a los padres de familia para que los apoyen, pues en futuras ocasiones hasta los propios niños podrían ser víctimas de los secuestradores y extorsionistas.

Jorge Chocón, líder comunitario, expuso que es lamentable que ocurran este tipo de casos.

Agregó que además del sector magisterial, los comerciantes también son víctimas de extorsiones.

“La inseguridad nos tiene atemorizados a todos, pero muchas personas tienen miedo de denunciar los hechos por temor a represalias”, dijo Chocón.