Pez diablo le hace honor a su nombre 

Su capacidad de adaptarse a diferentes climas y carecer de depredadores naturales, han hecho del pez diablo una especie destructora  que pone en peligro el hábitat de especies nativas.

Un espécimen del pez conocido como gato, pleco o diablo fue hallado en el Lago de Atitlán. (Foto Prensa Libre: Angel Juajuj)
Un espécimen del pez conocido como gato, pleco o diablo fue hallado en el Lago de Atitlán. (Foto Prensa Libre: Angel Juajuj)

Recientemente en el Lago de Atitlán, Sololá, pescadores de San Pablo La Laguna localizaron un ejemplar de esta especie, lo que tiene en alerta a vecinos, ya que temen que existan más peces de ese tipo en el manto acuífero y dañe el ecosistema acuático y a los pescadores artesanales del lugar.

Marvin Alfonso Romero, especialista en recursos hídricos, indicó que el pez diablo podría considerarse una amenaza porque tiene una taza de reproducción alta y fuera de su ecosistema se adapta al clima.

Resaltó que fuera de su hábitad, este pez no tiene depredadores naturales que regulen  la población de esta especie, lo que favorece su proliferación.

Destruye sitios de resguardo

Explicó que el pez diablo tiene el hábito de excavar los litorales donde hay algas que sirven de resguardo, alimento y reproducción de otras especies.

Agrega que daña las raíces de las algas y causa que mueran, lo que provoca que otros peces adaptados al ecosistema no tengan de qué alimentarse y protegerse ante depredadores. Dijo que según estudios, este pez en ocasiones consume huevos de otras especies.

“No solo destruye el hábitat, también corta la tasa reproductiva de otros peces”, manifestó.

Dijo que en el Lago de Atitlán el efecto tendría que ser parecido a lo que se ha registrados en lagos y ríos de México y Estados Unidos, respecto al daño en el equilibrio ecológico.

Añadió que la carpa común, que en 1998 fue introducida al Lago de Atitlán, tiene un hábitad parecido al pez diablo, ya que es herbívora. Añadió que el objetivo de introducirla en lago, era para que  controlara la hidrila, también conocida como planta extraterrestre.

Dijo que el resultado no ha sido el esperado y la carpa común se podría convertir en un problema, por su fácil adaptación al clima y daña el ecosistema.  

Confirmó que el pez fue localizado en San Pablo La Laguna, donde el pescador que lo encontró explicó que cuando sacó su trasmallo, localizó al ejemplar, lo que le pareció extraño.

Comestible

Romero explicó que la carne de esta especie es comestible, pero se dificulta ya que en lugar de escamas tiene una coraza, lo que hace difícil comerlo. Agregó que recaban información para detectar si hay más ejemplares en el Lago de Atitlán.

Añadió que antes de introducir un pez a un manto acuífero, hay que hacer los estudios de cómo puede ser positivo o negativo para los ecosistemas.