Les ofreció trabajo en restaurante, pero luego las explotó sexualmente: Condenan a hombre por trata de personas

Tribunal de Quetzaltenango condena a 21 años de prisión e impone multa de Q600 mil a hombre que explotó sexualmente a dos hondureñas, una de ella menor de edad.

Publicado el
Foto ilustrativa de hombre esposado. (Foto Prensa Libre: Pixabay)
Foto ilustrativa de hombre esposado. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

El Tribunal de Sentencia Penal con Competencia Especializada en Delitos de Trata de Personas de Quetzaltenango, condenó a 21 años de cárcel y al pago de Q600 mil a un hombre que fue hallado culpable de trata de personas en la modalidad de explotación sexual.

Según informó el Ministerio Público (MP), Fiscalía contra la Trata de Personas, por medio de la Agencia Fiscal de la Región Occidente con sede en Quetzaltenango, logró con base en los medios de prueba que se dicte sentencia condenatoria contra Gustavo Alberto Martínez López.

Las víctimas son dos mujeres hondureñas, una menor de edad, se informó.

El MP, por medio de dicha agencia fiscal demostró que en 2020 Martínez López captó y trasladó a las víctimas desde Honduras, pero bajo engaños, pues les ofreció trabajo en un restaurante ubicado en Guatemala.

En marzo de ese año, tras denuncia proveniente del Consulado de Honduras en Guatemala, por medio de un operativo coordinado por el Ministerio Público las víctimas fueron rescatadas de un inmueble en el que funcionaba un negocio de fachada, en la aldea La Mesilla, La Democracia, Huehuetenango, donde eran explotadas sexualmente.

Según el reporte del MP, en este caso se realizó una investigación binacional entre la Fiscalía contra la Trata de Personas de Guatemala y la Fiscalía Especializada contra la Trata de Personas de Honduras, la cual también abrió una investigación para poder procesar y ejercer la persecución penal contra las personas que tuvieron participación en ese país, específicamente en la captación de las víctimas.

Asimismo, se tuvo coordinación con el Consulado de Honduras acreditado en Guatemala para la atención y repatriación de las víctimas hacia su país de origen.