Peleas de Chivarreto superan cifra de expectadores

Al menos unas 10 mil personas, muchas más que en años anteriores, llegaron el Viernes Santo a la aldea Chivarreto, San Francisco El Alto, Totonicapán, para presenciar unas 50 peleas a puño limpio, una tradición que se lleva a cabo todos los años.

El tradicional evento se realizó en el estadio de futbol de esa localidad, donde los contendientes demostraron sus habilidades y cumplieron con una inusual penitencia adquirida, para padecer un poco de dolor de lo que sufrió en la cruz Jesucristo hace más de dos mil años.

Según el comité organizador, el evento se planifica con varios meses de anticipación, para el cual es establecen reglas son claras para que no se origine algún conflicto, y los participantes brindan un espectáculo que es único en la región, pues los contendientes asumen el compromiso pelear, sin ningún rencor, hasta que uno quede derrotado.

Gerónimo Hernández alcalde comunal dijo: “Este año el número de espectadores se incrementó considerablemente y se contó con la presencia de turistas de otros países como México, Honduras, El Salvador y otros más quienes apreciaron la tradición de este lugar en los días de Semana Santa”.

“Es bueno señalar que este evento se realiza bajo la coordinación de las autoridades comunitarias y ahora lo diferente es que ya se cuenta con un cuadrilátero improvisado, por lo que los espectadores logran apreciar bien las peleas. Creemos que es importante que los medios de comunicación den a conocer al mundo sobre este tipo de tradiciones, ya que es algo único y diferente a nivel latinoamericano”, resaltó Hernández.

PARTICIPANTES DE OTROS LUGARES

El alcalde de San Francisco El Alto, Diego González, calificó de admirable cómo este año se observó la gran cantidad de espectadores que sobrepasaron los 10 mil llegaron hasta Chivarreto para observar las tradicionales peleas a puño limpio, y por primera vez participaron contendientes de otros departamentos, pues vinieron de Quetzaltenango y Huehuetenango, y por lo que se percibe que con el pasar del tiempo dicho evento va a mejorar.

“Quisiéramos que también la federación de box a escala nacional presenciara esta clase de peleas para que pueda tomar en cuenta algunos talentos natos de este lugar”, expresó González.

Matías López, uno de los participantes, expresó: “Esta tradición es única y ya llevo más de 10 años participando, y lo que me motiva es la cantidad de personas que viene apreciar las peleas”.

Los organizadores toman en cuenta el peso de los peleadores, la edad y que no estén bajo efectos de alcohol. También se verifica que si algún contendiente sangra, la pelea se detiene.

Se pidió la colaboración de los Bomberos Voluntarios para atender a los peleadores que sufren algún golpe o hemorragia.