Ahora en Banrural, los pagos internacionales evolucionaron

La revolución digital es uno de los pilares en la estrategia innovativa de esta entidad bancaria.

En línea con su estrategia institucional orientada a la digitalización, Banrural se ha convertido en el primer banco en Centroamérica en adoptar Global Payment Initiative (GPI), una idea implementada por Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication (SWIFT), que tiene como propósito mejorar la experiencia cliente-banco en la realización de pagos internacionales.

En su rol de líder bancario y financiero de la región, Banrural adopta con responsabilidad la revolución digital de los pagos internacionales. Es por ello que el sistema GPI fortalece su estrategia institucional orientada a la digitalización. “A partir de ahora la experiencia de realizar transferencias electrónicas de fondos será significativamente más rápida, en cuestión de horas los beneficiarios obtendrán su crédito en el exterior, desde pagos pequeños como colegiaturas o pagos de universidad hasta pagos grandes por importaciones a proveedores en todos los continentes”, explica Pablo Castellanos, director del Departamento Internacional de Banrural.

¿CÓMO FUNCIONA?

De la manera en que estas transacciones se manejaban antes de GPI, los clientes tenian la incertidumbre de saber si su beneficiario o proveedor ya había recibido los fondos. El proceso conllevaba muchos pasos, comunicación y autorizaciones por parte de todas las instituciones involucradas. La información del estado del pago, las fechas de entrega y el valor de la liquidación final eran difíciles de estimar y la gestión de las incidencias, habían sido tradicionalmente manuales. La transacción se tomaba entre uno a dos días, depende de que tan lejano estaba el beneficiario.

Ahora la transacción es significativamente más rápida, los clientes pueden conocer el estado de su transferencia en tiempo real, sin necesidad de incurrir en gastos adicionales para obtener la información que necesitan.  La Transferencia se puede modificar o detener en tiempo real siempre y cuando el beneficiario no haya recibido aún sus fondos. GPI cumple con los estándares internacionales de procesamiento  de transferencias y cubre todas las necesidades del cliente para realizar una orden de pago exitosa.  De esa forma se agilizan los pagos, hay trazabilidad en tiempo real y se sabe con precisión los costos incurridos en cada uno de los bancos involucrados en la transacción.  Próximamente los clientes de Banrural también podrán disponer de todos los beneficios de GPI,  desde su banca en línea. “Para nuestros clientes es importantísimo cumplir con los pagos a tiempo y conocer los costos exactos en los que ha incurrido. Ahora el mayor reto es saber adaptarse y aprovechar al máximo las innovaciones digitales que nos da GPI”, recalca Castellanos.

“Esperamos que más clientes de Banrural se beneficien de las bondades y rapidez en el pago de transferencias electrónicas de fondos que la solución GPI ofrece. Estamos al nivel de bancos de primer orden alrededor del mundo en cuanto al procesamiento de transferencias electrónicas de fondos.  Para la historia de la banca guatemalteca, Banrural es nuevamente pionero ahora en este tipo de tecnología”, finaliza Pablo Castellanos, director del Departamento Internacional de Banrural.