El izote es una planta que nutre y decora

Oriundo de Mesoamérica, el izote está presente en muchos aspectos de la vida de los centroamericanos y mexicanos, como sucede en El Salvador, donde su flor es símbolo patrio, mientras que en Guatemala forma parte del paisaje y de la gastronomía.

El izote se usa normalmente para delimitar terrenos en el área rural, y cuando florece,  adorna los caminos.
El izote se usa normalmente para delimitar terrenos en el área rural, y cuando florece, adorna los caminos.

Los guatemaltecos, en especial del área rural, aprovechan el tallo de esta planta para delimitar terrenos y corrales, y la flor la utilizan para preparar diferentes platillos.

En la ciudad, esta planta se coloca en macetas y sirve para decorar el interior de casas o jardines, además de ser parte de la dieta.

Las amas de casa preparan innumerables recetas con esta flor, como un estofado de pollo o de carne, y elaboran tortitas con sus pétalos, que también mezclan con huevo.

Exportación

Varias comunidades agrícolas del país se dedican a su cultivo para la exportación a Estados Unidos y a otros países, donde colocan el tallo de izote en áreas exteriores, como jardines, o la utilizan de ornamentos para interiores.

El perito agrónomo Enrique Girón Méndez relató que, en Quiché, el izote se está convirtiendo en una alternativa agrícola de exportación, ya que el consumidor final paga hasta US$12 por cada planta. “En el mercado rural no cuesta más de Q3, y es porque el tallo se utiliza para hacer lazos y textiles”, comentó.

Pie de elefante

Girón agregó que, a la intemperie, la planta alcanza hasta 10 metros de altura, con tallos de bases gruesas. “Puede que de esto se derive su nombre científico, Yucca elephantipes (pie de elefante), aunque también es conocida como Yucca guatemalensis”, explicó.

“Es común encontrarla en toda Guatemala porque subsiste en clima frío, templado y cálido”, agregó.

Jesús Martínez Cano, productor de café de Chicamán, Quiché, relató que en el norte de ese departamento es normal que los propietarios de terrenos siembren esta planta para marcar linderos.

“No se siembra con la intención de explotarla como cultivo, pero se aprovechan los nuevos tallos porque hay empresas que lo compran para exportarlo a floristerías de otros países”, expuso.

La flor no la comercializamos, pero los retoños cada vez tienen más demanda, incluso en el país. “En la zona 15 capitalina pregunté, en fecha reciente, cuánto valía un tallo de izote y me pidieron Q25”, dijo Martínez Cano.

Indicó que para su comercialización, el tallo debe ser tierno y medir entre un y 1.5 metros.

El productor agregó que hay empresas que lo compran para su exportación en Mazatenango, Suchitepéquez; San Jerónimo, Baja Verapaz, y en San Agustín Acasaguastlán, El Progreso.

Nada se pierde

Daniel Martínez, también de Chicamán, Quiché, explicó que en la región nororiental de ese departamento la flor se aprovecha como alimento familiar y para animales de corral.

Martínez contó que nada se pierde con esta planta, ya que las hojas se usan como alimento para ganado vacuno y porcino, mientras que los troncos viejos se utilizan para combustible en el hogar.

Ernesto López, quien se dedica a promover plantas nutritivas y medicinales, indicó que también se considera que la flor de izote tiene propiedades curativas, pues es rica en fibras.

“Una de sus virtudes es que, empleada como té, funciona muy bien para eliminar quistes. Además, de la raíz puede obtenerse un elemento que sirve para producir anticonceptivos naturales, y es muy eficaz para purificar la sangre”, indicó el naturista.