“Dios bendiga a Estados Unidos”: el “excapo” del futbol de Perú Manuel Burga es absuelto en EE.UU. de los cargos por el escándalo de corrupción de la Fifa

El “excapo” del futbol de Perú Manuel Burga dice que volverá a su país, porque todavía tiene “mucho que hacer allí”.

Burga (der.) asegura que regresará a Perú tras ser hallado no culpable de los cargos de corrupción en Estados Unidos.
Burga (der.) asegura que regresará a Perú tras ser hallado no culpable de los cargos de corrupción en Estados Unidos.

Eso aseguró el martes, antes de despedirse en inglés con un “God bless America” (“Dios bendiga a Estados Unidos”), luego de que un tribunal de Nueva York lo declarara no culpable de los cargos de corrupción que enfrentaba como parte del juicio del sonado caso conocido como “Fifa-Gate”.

Tras una semana de deliberaciones, los magistrados del juzgado de Brooklyn decidieron por “unanimidad” liberar de los cargos a quien fuera por décadas presidente de la Federación Peruana de Futbol.

Burga fue incluido en 2016 entre los 16 nuevos altos cargos y exdirectivos de la Fifa acusados por Estados Unidos de recibir sobornos a cambio de concesiones de derechos de marketing y transmisión de partidos internacionales y competiciones como la Copa América.

El escándalo estalló en 2015 y desde entonces 42 dirigentes del futbol internacional, entre ellos el expresidente de Honduras Rafael Callejas (1990-1994), así como empresarios de compañías de televisión y publicidad, se han visto involucrados en esta trama.

Otros acusados

Burga fue extraditado a Estados Unidos el pasado mes de junio para ser juzgado por uno de los tres cargos de delincuencia organizada en grado de conspiración de los que había sido imputado por la fiscalía.

El fallo se conoce luego de que el pasado viernes el mismo tribunal declarara culpables en el mismo caso al paraguayo Juan Ángel Napout, que fue vicepresidente del máximo organismo del futbol internacional, y el brasileño José María Marín, quien lideró la Confederación Brasileña de Futbol.

Napout, que fue también presidente de la Conmebol, fue extraditado desde Suiza hace más de dos años y acusado, además, de aceptar sobornos por un monto de US$10,5 millones y de conspirar para cometer crimen organizado y fraude electrónico.

Marín, por su parte, que también fue entregado por las autoridades suizas en 2015, fue acusado de vender de forma ilegal y en sucesivas ocasiones los derechos de comercialización de la Copa América y los de la Copa do Brasil.