La proeza de Jasmin Paris, la primera mujer en ganar la ultramaratón más “brutal” de Reino Unido mientras amamantaba a su hija

Jasmin Paris fue la más fuerte, la más resistente, la más rápida. Simplemente, la mejor.

Paris también posee el récord de tres ultramaratones de 24 horas en Reino Unido. (Foto Prensa Libre: Jasmin Paris / Facebook)
Paris también posee el récord de tres ultramaratones de 24 horas en Reino Unido. (Foto Prensa Libre: Jasmin Paris / Facebook)

La corredora se convirtió en la primera mujer en ganar esta semana la Montane Spine Race, considerada la carrera “más brutal” de Reino Unido, pulverizando en 12 horas el anterior récord y aventajando en más de 16 kilómetros al segundo lugar, el español Eugeni Roselló Solé.

“Hice algo totalmente loco y participé en la prueba que juré nunca iba a correr”, le dijo Paris a la BBC todavía sorprendida de sí misma.

Paris completó los 420 kilómetros en 83 horas, 12 minutos y 23 segundos. (Foto Prensa Libre: YANN BESREST-BUTLER/MONTANE SPINE RACE)

La proeza tuvo un valor aún más especial para la ultramaratonista de 35 años ya que la consiguió 14 meses después de dar a luz y amamantando a su hija cuando paraba a descansar.

Paris completó el exigente recorrido de 420 kilómetros y más de 13.000 metros de ascenso en 83 horas, 12 minutos y 23 segundos.

Alucinaciones

La ruta a través de las regiones montañosas del norte de Inglaterra expone a los corredores a vientos de más de 60 kilómetros por hora y sensaciones térmicas de -20ºC.

Sin lugares de reposo predeterminados, los participantes sufren un gasto físico, mental y emocional que en algunos casos los lleva a tener alucinaciones.

“En el último sector estuve viendo animales aparecer detrás de cada roca, hasta el punto que olvidaba lo que estaba haciendo. De vez en cuando pensaba, ‘¿qué estoy haciendo aquí?’“, recordó Paris.

Dos terceras partes de la carrera se completó en la oscuridad. (Foto Prensa Libre: YANN BESREST-BUTLER/MONTANE SPINE RACE)

Durante los cuatro días que duró la carrera, ella tuvo poco más de siete horas para descansar, tiempo en el que tuvo que comer, dormir, verificar su equipamiento y amamantar a su hija.

Es realmente muy duro“, reconoció.

“Está oscuro durante dos terceras partes del tiempo que estás corriendo”.

El recorrido atravesó las regiones montañosas del norte de Inglaterra. (Foto Prensa Libre: MICK KENYON/MONTANE SPINE RACE)

“Es una carrera completamente diferente a todas las pruebas que he hecho antes porque no se detiene nunca y tienes el reto de pensar todo el tiempo cuándo duermes, y eso hace que sea muy táctico”.

“Al final terminas con falta de sueño”, comentó.

Poco ortodoxo

Paris también cuenta en su palmarés con el récord de las tres principales carreras de ultramaraton de 24 horas y en 2016 ganó la serie de pruebas extremas Skyrunning.

Sin embargo, para correr la Spine Race tuvo que improvisar su método de entrenamiento, lo que cree terminó siendo clave para su victoria.

“Somos una familia que nos gusta las actividades al aire libre, por lo que hacer cosas como largas caminatas con el bebé a cuestas y la mochila es una buena forma de entrenar con peso”, explicó.

Paris cree que entrenar junto a su hija fue clave para su triunfo. (Foto Prensa Libre: YANN BESREST-BUTLER/MONTANE SPINE RACE)

“También hice mucho entrenamiento de larga distancia, principalmente en la oscuridad, levantándome a las 4 de la mañana y cargando todo mi equipo”.

Lo temprano de la hora le sirvió tanto para acostumbrarse al frío del invierno como lograr el balance perfecto para “pasar tiempo con su hija”.

Todavía no sabe cuál será su próximo desafío, pero no descarta volver a participar en la prueba que había prometido nunca iba correr.

“Ahora mismo es tal vez, pero anoche era claramente no”, bromeó todavía recuperándose del esfuerzo que hizo para lograr su increíble hazaña.

0