Mohamed Salah: cómo la estrella del Liverpool se transformó en una sola temporada en el futbolista más codiciado del momento

No existe el término, pero lo que está ocurriendo en este momento en el fútbol es claramente una “Salahmania”.

De lo contrario no se podría entender el fenómeno en el que se ha convertido Mohamed Salah desde que llegó a Liverpool esta temporada.

El nombre del futbolista egipcio se encuentra en cada una de las portadas de los periódicos deportivos europeos, africanos, asiáticos y de toda América Latina tras el recital de fútbol que ofreció el martes en Anfield.

Suyo fue el espectacular gol con efecto a la escuadra que apagó el tímido intento de sublevación de la Roma en el partido de ida de la Champions League y suya fue la sutil definición por encima del arquero para matar el partido antes del descanso.

Luego se encargó de romper la defensa romanista con su velocidad para asistir a Sadio Mané y Roberto Firmino, completando una actuación memorable que todavía retumba en la mente de los aficionados.

Si el pasado domingo fue elegido como el mejor jugador del fútbol inglés, ahora se multiplican las voces que lo califican como el mejor futbolista del planeta en este momento, incluso por encima del argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo.

¿Balón de Oro?

Compararlo con los dos extraterrestres que han dominado el fútbol en la última década puede que sea algo prematuro, pero por las estadísticas que está consiguiendo y el crecimiento que ha experimentado como jugador en el último año no es descabellado pensar que el llamado “Rey Faraón” es un serio aspirante a romper la hegemonía del binomio Messi-Ronaldo en el Balón de Oro.

Lleva hasta ahora 43 goles en 47 partidos y está a un paso de llevar a Liverpool hasta la final de la Liga de Campeones que se disputará el próximo 26 de mayo.

Dos semanas después, el día de su cumpleaños 26, estará en el debut de Egipto en el Mundial de Rusia 2018.

“Tienes que darle el Balón de Oro”, sentenció el comentarista de la BBC y exfutbolista Robbie Savage tras presenciar sus dos goles contra la Roma.

  • Sus números

  • Es el primer jugador africano en anotar por lo menos nueve goles en la Liga de Campeones.
  • Ha marcado en cada uno de sus últimos cinco partidos en la Champions, igualando lo hecho por Steven Gerrard para Liverpool entre octubre de 2007 y febrero de 2008.
  • Sus 43 goles es la mayor cantidad en el fútbol europeo esta temporada.
  • Se encuentra a cuatro tantos de igualar la marca de Ian Rush como máximo goleador de Liverpool una temporada (47).
  • Es tan sólo el quinto jugador en la historia de la Liga Premier en participar en 40 goles en una temporada (31 goles y 9 asistencias). Los otros fueron Alan Shearer (47 en 1994-95), Andrew Cole (47 en 1993-94), Thierry Henry (44 en 2002-03) y el uruguayo Luis Suarez (43 en 2013-14).

Para el legendario delantero de Liverpool, Robbie Fowler, no se trata de los goles que marca sino también el momento en el que los hace.

“Su forma y confianza que tiene este minuto, tener la clase y el estilo de anotar esos goles te miden el nivel de jugador qué es”, le dijo Fowler a la BBC.

“Un futbolista para las grandes ocasiones”.

Opiniones que han tenido eco en la prensa española e italiana.

La transformación

Antes de esta temporada Salah era reconocido por tener una gran habilidad de desborde gracias a su velocidad y capacidad de regate.

Se sabía que se trataba de un delantero desequilibrante con algo de gol en sus botas, pero nadie se imaginaba de la transformación que tendría en Liverpool.

De hecho, los poco más de US$40 millones que pagó el club inglés por su fichaje muestran que su cotización se encontraba muy lejos de jugadores como el brasileño Neymar o los franceses Ousmane Dembele y Kylian Mbappé.

También había una interrogante por su opaco pasó por la Liga Premier con el Chelsea en 2014 luego de llegar del Basilea suizo.

En Stamford Bridge sólo consiguió dos goles en 13 partidos antes de ser cedido a préstamo a mitad de temporada a la Fiorentina.

Luego llegó a Roma, con el que logró 34 goles en todas las competiciones durante las dos temporadas que estuvo con el conjunto de la capital italiana.

De allí lo sorprendente de su transformación este año, gracias en gran medida por la influencia del técnico alemán Jurgen Klopp.

Salah se adapta a la perfección en el fútbol vertiginoso y vertical de Liverpool, completando un tridente explosivo junto a Mané y Firmino.

Entre los tres son capaces de desarticular a cualquier defensa, con movimientos en velocidad que hacen muy difícil contenerlos cuando encaran la portería contraria.

Un dato que lo confirma son los 122 goles que llevan esta temporada, 38 de ellos en la Champions.

A diferencia de sus anteriores equipos, donde era considerado más un jugador pegado a la banda, en Liverpool el egipcio se coloca más adelantado, siempre atento para salir en velocidad al espacio.

Sus responsabilidades defensivas se limitan a la presión que pueda hacer en la salida del balón del equipo rival en el centro del campo y son pocas las veces que tiene que bajar hasta el área de su equipo para proteger su arco.

Esto le permite dosificar mejor su energía y estar más fresco en los momentos que tiene que definir.

La comparación

Si Ronaldo, Messi y Neymar son considerados los mejores jugadores del mundo actualmente, ¿en qué nivel quedaría Salah en comparación con ellos?

Paciencia

El entrendor de Liverpool, Jurgen Klopp, considera que Salah se trata de un jugador de “clase mundial”, como se suele agrupar en Inglaterra a los mejores jugadores del mundo, pero no quiso decir que era “el mejor”, no por ahora.

“Para ser el mejor tal vez lo tengas que demostrar por un período más largo. Y los otros dos no están nada mal”, dijo el técnico alemán después del partido contra Roma.

“Su primer gol es un disparo de genio, ya ha anotado un par como ese. El segundo fue también una gran jugada”.

“Está en un estado de forma brillante. Es un jugador fantástico que estamos muy contentos de tener”.

“¡Qué futbolista!”, concluyó Klopp con unas palabras que se están repitiendo este miércoles en cada rincón del planeta.