PyeongChang 2018: la espectacular remontada del esquiador noruego Simen Hegstad Kruger, que ganó el oro tras una aparatosa caída que lo había relegado al último lugar

El noruego Simen Hegstad Kruger logró una remontada notable con la que ganó la medalla de oro en la prueba de esquiatlón en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, Corea del Sur.

Publicado el
Simen Hegstad Kruger, marcado con el número 7, se cayó al principio de la carrera y se relegó al último puesto. (Getty)
Simen Hegstad Kruger, marcado con el número 7, se cayó al principio de la carrera y se relegó al último puesto. (Getty)

Al principio de la carrera, Kruger, de 24 años, cayó tras chocar contra otro competidor.

Además, se vio obligado a reemplazar sus bastones, con lo cual quedó relegado al último puesto entre los 68 competidores.

Debido a la caída, Kruger tuvo que cambiar de bastones. (Getty)

Aun así, se repuso y logró sobrepasar a sus rivales hasta ser el primero en llegar a la meta con un tiempo de una hora, 16 minutos y 20 segundos.

El segundo y el tercer puesto quedó en manos de los también noruegos Martin Johnsrud Sundby y Hans Christer Holund, respectivamente.

Krueger se repuso y tomó el liderato de la carrera. (Getty)

Con esta hazaña, Kruger logró su primera medalla olímpica.

El esquiatlón es una prueba a campo traviesa en la que los participantes deben completar 8 vueltas a un circuito de 3,75 kilómetros.

En total los competidores completan 30 kilómetros. 

Kruger llegó a la meta con una diferencia de 8 segundos sobre el segundo lugar. (Getty)

En la primera mitad de la carrera los competidores avanzan con la técnica de esquí clásico.

Al completar esa parte del recorrido, cambian de esquís y de bastones para comenzar a esquiar en estilo libre durante la segunda mitad de la carrera.

Los tres primeros puestos de la carrera fueron para el equipo noruego. (Getty)