El COI vende a Eurosport los derechos de los Juegos Olímpicos de 2018 a 2024

El COI ha concedido hoy por 1.300 millones de euros a Discovery Communications, la compañía propietaria de Eurosport, los derechos para televisión y todo tipo de plataformas digitales de los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018, Tokio 2020 y los aún no adjudicados de 2022 y 2024.

Thomas Bach durante su explicación a los medios de comunicación en conferencia de prensa sobre los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos(Foto Prensa Libre: AP)
Thomas Bach durante su explicación a los medios de comunicación en conferencia de prensa sobre los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos(Foto Prensa Libre: AP)

El acuerdo cubre las emisiones gratuitas, la televisión de pago, las transmisiones en línea y las imágenes para móviles, con una audiencia potencial de 700 millones de personas, informa el COI en un comunicado.

Según el presidente del organismo, el alemán Thomas Bach, el contrato garantiza “una cobertura televisiva extensiva y gratuita de los Juegos Olímpicos en todos los territorios” , con un mínimo de 200 horas de emisión libre en los Juegos de Verano y 100 en los Juegos de Invierno.

La cadena podrá revender parte de los derechos en algunos mercados.

Discovery y Eurosport colaborarán asimismo en el lanzamiento del nuevo Canal Olímpico, que pretende dar cobertura a todos los deportes también fuera de la quincena de los Juegos.

El español Juan Antonio Samaranch, miembro de la Ejecutiva del COI y delegado para los derechos europeos de televisión, dijo que están “encantados con un acuerdo que supondrá una cobertura fantástica de los Juegos Olímpicos y de los valores olímpicos para la mayor audiencia europea, en todas las plataformas”.

JB Perrette, presidente de Discovery Networks International, señaló que, después de hacerse con el control de Eurosport hace un año, el acuerdo con el COI es “un paso adelante increíble” para su compañía.

Rusia es el único territorio europeo excluido del acuerdo, mientras que en Francia y Gran Bretaña solo incluye las ediciones olímpicas de 2022 y 2024, porque ambos países ya habían comprado los derechos de 2018 y 2020.