Pacquiao contra el voraz Thurman en pelea intergeneracional por el cetro wélter mundial de boxeo

Veinticuatro años después de subirse al cuadrilátero por primera vez, el filipino Manny Pacquiao intentará desafiar el paso del tiempo cuando se enfrente este sábado en Las Vegas al estadounidense Keith Thurman, invicto campeón de los pesos wélter por la Asociación Mundial de Boxeo.

El veterano boxeador Manny Pacquiao peleará este sábado contra Keith Thurman (Foto Prensa Libre: AFP)
El veterano boxeador Manny Pacquiao peleará este sábado contra Keith Thurman (Foto Prensa Libre: AFP)

Pacquiao, de 40 años, se verá las caras en el MGM Grand contra el que será su mayor desafío desde su derrota en 2015 ante el legendario Floyd Mayweather en la denominada “Pelea del Siglo”.

El filipino, quien ha conseguido combinar exitosamente su carrera como político en su país con su regreso al ring al más alto nivel, se mostró en gran forma en enero, cuando venció por decisión unánime al también norteamericano Adrien Broner.

Sin embargo, el campeón en ocho divisiones diferentes se enfrenta ahora a un reto mucho mayor en Thurman, considerado uno de los pegadores más duros de los pesos wélter en la actualidad con 22 nocauts en sus 30 combates.

Thurman, quien a sus 30 años es una década más joven que su oponente, ve la pelea del sábado como una oportunidad única para construir su legado, alegando incluso que va a retirar al filipino definitivamente.

“Esta es una oportunidad única para destruir a una leyenda”, declaró Thurman, situando a la vez a Pacquiao dentro del panteón del boxeo junto a algunos de los más grandes de todos los tiempos.

“Es como si peleara con Sugar Ray Robinson o Roberto Durán. Es Manny Pacquiao. Es una sensación increíble y se va a sentir aún mejor cuando eleve mi puño al final de la noche”, agregó.

Por si te interesa: “Quiero gente a mi alrededor”, o la filosofía del indómito Pacquiao

“Nada personal”

Pero Pacquiao (61-7-2, 39 KOs) no se amilana. Sabe cómo funciona el boxeo y reconoce que no tiene animosidad hacia su rival.

“Para mí no es nada personal. Nuestro trabajo es pelear. Tiene algo que demostrar y yo también. Es fácil decir cosas pero no es tan fácil llevarlas a cabo en el ring”, señaló el filipino.

Su preparación ha sido la misma de siempre. Después de pasar la primera parte de su entrenamiento en su país, viajó a Los Ángeles para ejercitarse a las órdenes de su entrenador de toda la vida, Freddie Roach, en el Wild Card Gym de Hollywood.

Su técnico mantiene que el púgil no ha mostrado signo alguno de haber bajado el nivel y está confiado en que su velocidad y su movilidad causarán problemas a Thurman.

“Creo que intentará salir a por Manny e intentará demostrar que es más grande y más fuerte. Saldrá a por todas. Es un gran pegador pero el juego de pies de Manny debería permitirle alejarse de los problemas”, dijo Roach.

“Me encantaría que colisionaran porque Manny lo batiría en cada puñetazo. Uno de ellos es rápido, el otro es lento. Thurman pega duro pero no tiene ninguna velocidad. No le veo capaz de acercarse a Manny”, añadió.

El entrenador, una de las figuras más importantes en la carrera del filipino, tenía un acuerdo verbal con Pacquiao: una vez creyera que era la hora de retirarse, este aceptaría su consejo y colgaría los guantes. Pero, ahora, el técnico no lo tiene tan claro.

“Tiene a demasiada gente alrededor que le diría que estoy mintiendo. Y puede que los escuchara. Hace tiempo hubiera dicho que nuestro acuerdo era sólido y que me escucharía. Hoy no lo tengo tan claro”, subrayó Roach.

Los incentivos económicos podrían tentar a Pacquiao a seguir boxeando pase lo que pase el sábado. Y es que la pelea podría agregar unos $20 millones a una carrera que ya le ha dado alrededor de 200. Una lucrativa oferta para enfrentarse al británico Amir Khan en Arabia Saudí en noviembre está encima de la mesa, aunque el entorno del filipino niega que el contrato esté ya firmado.

Pacquiao, quien se retiró una primera vez en 2016 para regresar siete meses después, explica una y otra vez que peleará hasta que su cuerpo aguante. “Boxear es mi pasión. Es realmente difícil parar y colgar los guantes cuando sabes que aún puedes dar pelea”, reconoce.

Contenido relacionado:

> Esta es la ruta del dinero que llevó al ‘Canelo’ a ser el cuarto deportista mejor pagado

> Barrondo: “Por este camino, llegaremos a un nivel que igual ni yo imagino”

> Mirna Ortiz se recupera de la lesión que la descalificó en Toronto 2015: “Hay que ser de otro planeta para hacer 50 kilómetros marcha”

 

0