“Lo mejor que pudo pasarme es ganarme el cariño de los guatemaltecos”, dice Kevin Cordón en su regreso triunfal al país

Kevin Cordón está en Guatemala después de un largo viaje de dos días desde Japón. El zurdo zacapaneco, feliz y sonriente, fue recibido por su familia, amigos, autoridades y el pueblo de Guatemala en el aeropuerto La Aurora. Sobre su futuro no quiere hablar ahora, solamente va a disfrutar el momento que vive.

Publicado el
Kevin Cordón junto con sus papás y hermano, en su arribo al aeropuerto La Aurora después de haber conseguido el cuarto lugar en Tokio 2020. Foto Prensa Libre: Esbin García.
Kevin Cordón junto con sus papás y hermano, en su arribo al aeropuerto La Aurora después de haber conseguido el cuarto lugar en Tokio 2020. Foto Prensa Libre: Esbin García.

Sonriendo, como siempre, así volvió Kevin Cordón a Guatemala después de su brillante participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Mientras el avión, el último que lo traía de vuelta a casa, aterrizaba en el aeropuerto La Aurora, procedente de México, afuera de la terminal aérea le esperaban sus padres y su hermano, amigos, y pobladores de La Unión, Zacapa y de Guatemala en general.

Desde que se bajó del avión se condujo por los pasillos de la terminal. En ellas le esperaban sus papás e integrantes de la Federación Nacional de Bádminton. Desde que caminaba lucía feliz. Sonreía. A cada paso se le acercaban personas para darle un abrazo y él lo devolvía.

Kevin Cordón volvió a casa en medio de la felicidad de un pueblo que añoraba una victoria de esta naturaleza. Regresó como un héroe.

Así, poco a poco, se fue acercando al salón de protocolo del aeropuerto La Aurora. Allí le esperaban una decena de periodistas, de personalidades, pero el foco era Kevin, quien entre sorpresa y nervios, aseguró que no podía seguir llorando porque ya lo había hecho. Sonrió cuando dijo esto, pero continuó su marcha hasta sentarse en la mesa principal.

El zurdo ha escapado casi siempre de los reflectores, él lo reconoce, y antes de iniciar las preguntas, el gobierno aprovechó para darle los primeros reconocimientos. Primero fue Aeronáutica Civil, luego el Ministerio de Cultura y Deportes, que le abrió las puertas para que pueda aportar desde allí para motivar a más niños a que practiquen este deporte, y luego la Federación de Bádminton.

“Buenos días, primero quiero agradecerles por estar acá, porque se tomaron el tiempo de venir”, abrió la charla.

Continuó con un “estoy muy contento de estar en Guatemala. Ha sido un largo viaje de dos días desde que salí de la Villa Olímpica y ayer que llegué a México. Estoy contento de estar en mi país”.

Con el micrófono en mano dijo: “Venía pensando en el camino qué decir, cómo actuar, pero quiere decirles a todos muchas gracias por desvelarse conmigo. Gracias al pueblo de Guatemala por su apoyo”.

Pobladores reciben a Kevin Cordón en el aeropuerto La Aurora. Foto Prensa Libre: Esbin García.

“No tengo palabras para poder expresar lo que siento. No me la creo. Uno entrena en base a objetivos. En sueños, pero allá se convirtió en realidad. No me entra en la cabeza estar entre los mejores cuatro. Me hubiera encantado ganar la medalla, solo Dios sabe por qué  no, pero como persona me da gusto haberme ganado el cariño de los guatemaltecos. Ese fue el mejor regalo, esa carrera de 21 años, que me dio esta competencia. Lo llevaré en mi corazón. Me siento agradecido de poder inspirar a niños. Es privilegio y honor. Espero hacerlo mejor.