Una Vuelta a Guatemala histórica con la cronoescalada en Chichicastenango 

Histórica será la edición 58 de la Vuelta a Guatemala por la combinación de varios factores, entre los que destacan la participación de 19 equipos, divididos en 12 nacionales y siete del extranjero.

Publicado el

La batalla que tendrán los guerreros locales, encabezados por el campeón del 2017, el quetzalteco Manuel  Rodas, frente a los visitantes entre los que sobresalen las unidades de Colombia, México y Estados Unidos.


Además, se agrega la dificultad de las etapas que le dan el calificativo de todoterreno al giro nacional. La contrarreloj y la cronoescalada serán dos atractivos especiales que seguramente marcarán diferencias entre los aspirantes al título.

A esos condimentos se le agrega que la celebración y el paseo a los campeones volverá a vivirse en un estadio, en esta ocasión será en el que está ubicado en el parque deportivo Érick Barrondo. La última vez que eso pasó fue en 1991 en el ahora Doroteo Flores Guamuch. En esa ocasión Costa Rica marcó el uno, dos, tres y cuatro de la general, porque el campeón fue Andrés Brenes y lo escoltaron sus compatriotas Gustavo Messén, Alfredo Zamora y Édgar Sánchez.

Lee además: Este es el recorrido de la 58 Vuelta Ciclística a Guatemala

Por aparte, los expertos señalan que ante la añorada etapa reina entre Retalhuleu y Quetzaltenango, que por tercer año consecutivo no figura en la agenda por las pésimas condiciones de la carretera, esa categoría recae en el complicado recorrido entre San Pedro y Palo Gordo Esquipulas,  San Marcos, trazado que es sumamente exigente como quedó demostrado el año pasado con el abandono de 12 pedalistas por haber llegado fuera de tiempo.

EN LAS NUBES 

La cronoescalada será otro platillo histórico. La meta en las nubes de la  cumbre de María Tecún a 3 mil treinta y dos  metros sobre el nivel del mar, recuerda el recorrido que hubo en el lejano 1958, durante la II Vuelta, que al final dejó como campeón al colombiano Hernán Medina.

La crono empezará en el mirador de Chichicastenango a dos mil doscientos setenta y tres metros de altura sobre el nivel del mar hasta llegar al cielo. Los primeros 10 kilómetros serán sobre carretera en buen estado con algunos túmulos. Después viene la emoción para los espectadores y el sufrimiento para los corredores. Los restantes ocho kilómetros, para completar 18, serán sobre terracería. ¡Vaya recorrido! ¡La fiesta está por comenzar!

Contenido relacionado

> El campeón Manuel Rodas está listo para defender su reinado

> El equipo de la Asociación de Quetzaltenango buscará ser protagonista en la Vuelta

> La Vuelta no llegará a Quetzaltenango y vivrá la fiesta en Salcajá