Activista de Greenpeace que sobrevoló antes del juego Francia-Alemania pudo haber sido abatido, según autoridades

El activista de Greenpeace que sobrevoló en una especie de ultraligero el partido Francia-Alemania el martes y que casi se estrelló en la grada del estadio evitó por poco ser abatido por tiradores de élite de la policía, revelaron este miércoles las autoridades alemanas.

Publicado el
Un activista de la organización  Greenpeace se lanzó en un paracaídas antes de que diera inicio el juego de Francia vs. Alemania. Foto Prensa Libre: EFE.
Un activista de la organización Greenpeace se lanzó en un paracaídas antes de que diera inicio el juego de Francia vs. Alemania. Foto Prensa Libre: EFE.

El hombre quería aprovechar la disputa de un partido entre dos potencias mundiales del futbol para atraer la atención del público sobre la protección medioambiental y explicó que solo quería “sobrevolar” el estadio, indicó la organización ecologista, pero terminó teniendo “dificultades técnicas” y acabó dentro del recinto.

“Los tiradores de élite lo tenían ya en su punto de mira”, indicó este miércoles 16 de junio el ministro del Interior de la región de Baviera, Joachim Herrmann, en un comunicado transmitido a la AFP.

“Si la policía hubiera determinado que se trataba de un atentado terrorista lo habría pagado con su vida”, añadió.

Los tiradores únicamente renunciaron a abatirle cuando vieron el logotipo de Greenpeace en el paracaídas, explicó.

El piloto del aparato ultraligero “tenía que sobrevolar el estadio y dejar caer un globo de látex” con el mensaje ‘Kick out Oil’ (‘Fuera petróleo’ en inglés), explicó un portavoz de Greenpeace.

“Dificultades técnicas le obligaron a aterrizar en el estadio”, según el comunicado publicado en la página web de la asociación.

Dos hombres resultaron heridos, fueron atendidos por los servicios médicos del estadio y trasladados al hospital “para ser examinados”, según la policía de Múnich.

El activista, un hombre de 38 años residente en la región alemana de Baden-Wurtemberg, en el sudoeste de Alemania, salió ileso del aterrizaje antes de ser detenido.

Se abrió una investigación por “varios delitos” tanto de derecho penal como de la legislación sobre transporte aéreo, que limita estrictamente las posibilidades de sobrevuelo, indica la policía en un comunicado.

“Acto insensato”

La Uefa condenó este “acto insensato” y la Federación Alemana de Fútbol (DFB) tildó la acción de “inaceptable”.

“Lamentamos que la acción de protesta no haya salido como estaba prevista” y “lamentamos que se haya puesto en peligro a personas que resultaron heridas”, añadió el portavoz.

El mensaje de Greenpeace se dirigía al constructor alemán de automóviles Volkswagen, uno de los patrocinadores de la Eurocopa organizada este año con un formato inédito, con once ciudades sede repartidas en once países.

Un paracaidista de la organización medioambiental Greenpeace es escoltado por la seguridad en el estadio Allianz Arena. Foto Prensa Libre: AFP.

“Nuestra petición: dejen de vender vehículos diésel y combustible perjudiciales para el clima”, tuiteó poco después del incidente la organización en su cuenta alemana.

La UEFA defendió el martes por la noche su política en materia medioambiental, afirmando estar “plenamente comprometida para hacer de esta Eurocopa un torneo sostenible”.