Brasil da a conocer cuatro de las cinco sedes donde se disputará la Copa América 2021

El gobierno de Jair Bolsonaro confirmó finalmente la noche del martes que Brasil albergará la Copa América 2021, en medio de los temores a una tercera ola de la pandemia en el segundo país con más muertos y una posible batalla jurídica en contra del torneo.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, apoya que la Copa America 2021 se lleve a cabo en su país. Foto Prensa Libre: AFP.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, apoya que la Copa America 2021 se lleve a cabo en su país. Foto Prensa Libre: AFP.

“Confirmada la Copa América en Brasil. Venció la coherencia. Quien es sede de partidos de Libertadores, Sudamericana, sin hablar de los campeonatos estatales y el brasileño, no podría darle la espalda a un campeonato tradicional como este”, anunció en Twitter el ministro de la Casa Civil (gabinete), Luiz Eduardo Ramos.

Poco antes, en un acto en el Ministerio de Salud, Bolsonaro dijo que “todo indica que Brasil será sede de la Copa América”, que se disputará sin público entre el 13 de junio y 10 de julio.

Así que el gigante latinoamericano, el segundo país con más fallecidos por covid (más de 465.000), deberá ponerse las pilas para organizar la competición de selecciones más antigua del mundo, tras la baja de las sedes originales: Argentina, por el empeoramiento de la pandemia, y Colombia, en medio de un estallido social que deja decenas de muertos.

La noche del lunes, Ramos dijo que la celebración del torneo en Brasil -anunciada horas antes por la Conmebol- no estaba confirmada y que el gobierno le había puesto condiciones a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) para acogerlo, como que no haya público y que todos los miembros de las delegaciones, que tendrán un máximo de 65, sean vacunados.

“En Sao Paulo no se hará”

En su tuit, el ministro dijo que los partidos se disputarán en los estados de Rio Janeiro, Mato Grosso, Goiás y en el Distrito Federal, sin detallar las sedes.

Aunque antes Bolsonaro había dicho que los estados eran cuatro, y que uno de ellos era Mato Grosso do Sul y no Mato Grosso.

El Mundial-2014 le dejó a Brasil un ramillete de estadios de primer nivel, propiedad de los clubes, gobernaciones o alcaldías.

Pero la realización de partidos depende de los estados. Ayer varios estados manifestaron su intención de prohibir partidos en sus estadios.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, rival político de Bolsonaro, dijo que no se opondría, pero este martes se echó atrás.

“La Copa América no será realiza en SP”, anunció en Twitter el gobierno del estado. “En este momento, la realización del torneo representaría una mala señal de enfriamiento en el control de la transmisión del coronavirus”.

José David Urbáez, miembro de la Sociedad Brasileña de Infectología, le dijo a la AFP que “no hay cómo calificar la insanidad de intentar un evento de esa magnitud aquí”.

Desde algunas semanas, la media móvil de muertes en Brasil se estabilizó por debajo de las 2.000 diarias, un cifra muy inferior al pico de 4.000 fallecidos registrados en abril.

Pero los expertos temen una tercera ola, en medio del relajamiento de las restricciones, la oposición de Bolsonaro a las cuarentenas por su impacto económico, la llegada de nuevas variantes y una lenta campaña de vacunación (menos del 11% de los 212 millones de habitantes inmunizados con las dos dosis).

“Las peores fases de 2020 son tres, cuatro veces menores que las de hoy. Hoy tenemos esa falsa conciencia, esa falsa sensación [de que la situación] mejoró. La realidad es que estamos en una fase pésima de transmisión muy elevada”, explicó Urbáez.

Llamado a Neymar

La decisión de recibir la Copa América aumentó el ruido político contra Bolsonaro, sacudido por protestas callejeras que el sábado reunieron a cientos de miles de personas en las principales ciudades del país.

Los manifestantes apuntaron principalmente a la caótica gestión de la pandemia del mandatario ultraderechista, quien la ha llamado “gripecita”, promueve aglomeraciones y cuestiona la eficacia de las vacunas.

A la presión política se sumaron amenazas judiciales. El Partido de los Trabajadores, del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para las presidenciales de 2022, según las encuestas, pidió la víspera al Supremo Tribunal Federal suspender las negociaciones para hacer el torneo.

Y el senador Renan Calheiros, relator de la comisión que está investigando eventuales “omisiones” por parte de Bolsonaro en la emergencia sanitaria, llamó este martes a jugadores y comisión técnica de la ‘Selecao’ a oponerse a la Copa América en Brasil, a la que se refiere como el “campeonato de la muerte”.

“Neymar, quiero dirigirle una palabra. No concuerde con la realización de esa Copa América en Brasil. Ese no es el campeonato que necesitamos disputar ahora. Necesitamos disputar el campeonato de la vacunación. Ese es el campeonato que necesitamos ganar y usted necesita marcar goles para que ese marcador sea alterado”, afirmó.

En la concentración de Brasil, que se prepara en Rio de Janeiro para el juego del premundial ante Ecuador el viernes en Porto Alegre, por ahora reina el silencio.