Coentrao y Chicharito, del aislamiento a ser la esperanza

El portugués Fabio Coentrao y el mexicano Javier Chicharito Hernández vivirán en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid una de las inesperadas situaciones que provoca el futbol, al pasar del aislamiento convertirse en esperanzas del Real Madrid para llegar a semifinales.

Publicado el
Javier "Chicharito" Hernández buscará su oportunidad de brillar en el duelo frente al Atlético. (Foto Prensa Libre: AFP)
Javier "Chicharito" Hernández buscará su oportunidad de brillar en el duelo frente al Atlético. (Foto Prensa Libre: AFP)

Coentrao y Chicharito pasarán de sufrir un papel más secundario del esperado en la plantilla de Carlo Ancelotti, sin tener la confianza del técnico ni la continuidad necesaria para brillar, a ser los elegidos para cubrir las bajas en sus demarcaciones del brasileño Marcelo y del francés Karim Benzema.

“Chicharito está muy bien”, defiende ahora públicamente Ancelotti, que hace menos de un mes apenas daba al delantero mexicano el tiempo añadido de los partidos, como ocurrió en Vallecas ante el Rayo.

“Los partidos que le he dado ha mostrado que está bien físicamente y ante el Málaga demostró que está en una condición psicológica muy buena”, señaló.

Fueron momentos en los que Javier Hernández, que siempre ha tenido un comportamiento ejemplar en entrenamientos y fuera del campo, sin levantar la voz, habló por primera vez públicamente de frustración.

Sus 436 minutos en 24 encuentros le saben a poco por lo que ha demostrado en el terreno de juego, especialmente en los últimos partidos, en los que hizo goles y repartió asistencias.

En total ha firmado cinco dianas, cuatro en Liga (una de ellas, en Riazor, está entre las mejores del presente campeonato español) y una en Copa del Rey, y sueña con lograr su primer gol en Liga de Campeones de blanco en el día más importante, en un derbi en el que se perfila como titular.

De golpe, su situación cambió. Ancelotti pensó en dar paso a las rotaciones y en las dos últimas jornadas de Liga, ante Eibar y Málaga, ha sumado más minutos que en toda la campaña.

El infortunio en forma de lesión de Benzema -esguince de rodilla-, le sitúa ante su gran oportunidad. El día que tiene que demostrar al madridismo las razones por las que llegó al club.

El caso de Coentrao es diferente. La rotación con Marcelo se acabó cuando la paciencia de Ancelotti tocó a su fin por la actitud del defensa portugués.

Lesiones misteriosas que luego no le impiden jugar con su selección le han dejado señalado y el club le muestra la puerta de salida para un traspaso a final de temporada.

En sus últimas declaraciones, el jugador se dejaba querer por el Manchester United, mostrando su deseo de iniciar la próxima campaña una nueva aventura en el futbol inglés. Pocos pensaban que antes tendría que encarar como titular en el lateral izquierdo uno de los partidos que marcan la temporada para el Real Madrid.

Precisamente, Coentrao no juega desde el último partido de Liga de Campeones antes de la eliminatoria de cuartos. Tuvo su última oportunidad el 10 de marzo, en una noche que a punto estuvo de ser negra para el madridismo, en la derrota 3-4 ante el Schalke. Dio una asistencia de gol a su amigo Cristiano Ronaldo, pero mostró un alarmante estado físico.

En toda la temporada ha jugado 776 minutos en catorce encuentros en todas las competiciones. Da la casualidad de que de las diez veces que fue titular esta campaña, en cuatro fue frente al Atlético de Madrid.

Su preparación física está en entredicho, como demuestra el hecho de que solo acabó cuatro de los diez partidos que jugó como titular.

Pero a Ancelotti no le queda otra. O cambia de banda a Álvaro Arbeloa y renuncia al ataque del lateral en el costado izquierdo o da la última oportunidad a Coentrao.