Exárbitro revela su conversación con Mourinho después del 5-0 en su primer clásico contra el Barcelona

El exárbitro Eduardo Iturralde González reveló la conversación que tuvo con el técnico portugués José Mourinho después de su catastrófico debut en clásicos que terminó con un 5-0 del Barcelona sobre el Real Madrid.

El primer clásico español de José Mourinho ha sido una de las derrotas más dolorosas en su carrera. (Foto Prensa Libre: Captura YouTube)
El primer clásico español de José Mourinho ha sido una de las derrotas más dolorosas en su carrera. (Foto Prensa Libre: Captura YouTube)

Fue el 29 de noviembre del 2010. José Mourinho llegaba al Camp Nou lleno de confianza, para disputar su primer clásico español en el banquillo del Real Madrid.

Los aficionados merengues confiaban plenamente en que su equipo, dirigido por el estratega luso, le pondría un alto al Barcelona de Pep Guardiola, pero se llevaron una sorpresa.

El duelo terminó con un escandaloso 5 a 0 a favor del combinado azulgrana. Los goles fueron anotados por Xavi, Pedro Rodríguez, David Villa (doblete) y Jeffrén Suárez.

Fue un golpe directo al autoestima de Mourinho y del Real Madrid.

Aquel partido fue dirigido por Eduardo Iturralde González, colegiado retirado que ahora es colaborador en ‘El Laguero’ de la Cadena SER.

En ese programa reveló la conversación que tuvo con Mourinho después de ese partido que marcó al técnico. ‘Mou’ le dijo: “Muy bien, Iturralde”. A lo que Iturralde respondió: “Te has equivocado en una cosa, que aquí hay un gallo y no eres tú, soy yo”.

“Tenía muy buena relación con él, porque él montaba su circo y su teatro y luego tenías que diferenciar. Guardiola era mucho más difícil de entrenar, pero para todos los árbitros, era mucho más sibilino”, señaló.

El exárbitro añadió que: “A la hora de protestar a los asistentes, era mucho más fácil controlar a Mourinho que a otros que eran más sibilinos. Eso sí, fue la peor época en cuanto a tensión entre los jugadores”.

La tensión en la seguidilla de clásicos que hubo en aquellos tiempos, la tensión era más que evidente. Difícilmente el partido terminaba sin algún expulsado.

“Yo no lo llamaría mal rollo, lo llamaría tensión. Muchas veces, antes de los partidos los jugadores se saludan, se abrazan, lo ves siempre. En la época de Mourinho, no se miraban“, señaló.