Jonas da la victoria al Benfica en el último suspiro

El Benfica se impuso hoy al Zenit por 1-0 en el último suspiro con un gol del brasileño Jonas  (m.91) que hizo justicia a los méritos del equipo lisboeta, al que le costó romper la tupida maraña defensiva del conjunto ruso.

Publicado el
Con un gol del brasileño Jonas (m.91) que hizo justicia a los méritos del Benfíca, al que le costó romper la tupida maraña defensiva del conjunto ruso. (Foto Prensa Libre: AFP)
Con un gol del brasileño Jonas (m.91) que hizo justicia a los méritos del Benfíca, al que le costó romper la tupida maraña defensiva del conjunto ruso. (Foto Prensa Libre: AFP)

Con el joven Renato Sanches -la sensación de la Liga lusa- como pulmón y el también inexperto Lindelof imperial en la zaga, el equipo portugués sacó fruto de su buena segunda parte.
La primera apenas tuvo emoción, con el Benfica en el papel de dominador y un Zenit cómodo en tareas defensivas.
Ambos equipos se dejaron llevar y permitieron un ritmo de juego lento. Villas-Boas optó descaradamente por limitar riesgos y apenas permitió libertades a sus hombres, ni siquiera para salir al contragolpe, centrado en no dejar espacios a los locales.
El Zenit tampoco exigió demasiado a la zaga del Benfica, considerada la línea más floja del conjunto “encarnado” .
El técnico de las “águilas” , Rui Vitória, optó por sacar de inicio el mismo once que en la derrota del viernes en casa contra el Oporto, aunque el brasileño Jonas jugó como media punta, menos adelantado de lo que acostumbra.
Con el griego Mitroglou como único referente arriba, el Benfica tuvo problemas para llegar a la portería contraria con gente suficiente.
En los primeros 45 minutos, apenas hubo dos ocasiones de gol para los locales. En el minuto 18, Pizzi no acertó a aprovechar dentro del área un pase atrás de André Almeida y en el 28 Jonas sacó del letargo al guardameta del Zenit con un disparo lejano y con rosca que pasó cerca de un poste.

Con el joven Renato Sanches -la sensación de la Liga lusa- como pulmón y el también inexperto Lindelof imperial en la zaga, el equipo portugués sacó fruto de su buena segunda parte.
La primera apenas tuvo emoción, con el Benfica en el papel de dominador y un Zenit cómodo en tareas defensivas.
Ambos equipos se dejaron llevar y permitieron un ritmo de juego lento. Villas-Boas optó descaradamente por limitar riesgos y apenas permitió libertades a sus hombres, ni siquiera para salir al contragolpe, centrado en no dejar espacios a los locales.
El Zenit tampoco exigió demasiado a la zaga del Benfica, considerada la línea más floja del conjunto “encarnado” .
El técnico de las “águilas” , Rui Vitória, optó por sacar de inicio el mismo once que en la derrota del viernes en casa contra el Oporto, aunque el brasileño Jonas jugó como media punta, menos adelantado de lo que acostumbra.
Con el griego Mitroglou como único referente arriba, el Benfica tuvo problemas para llegar a la portería contraria con gente suficiente.
En los primeros 45 minutos, apenas hubo dos ocasiones de gol para los locales. En el minuto 18, Pizzi no acertó a aprovechar dentro del área un pase atrás de André Almeida y en el 28 Jonas sacó del letargo al guardameta del Zenit con un disparo lejano y con rosca que pasó cerca de un poste.