Justicia indemniza a Fifa con 171 millones por delitos de exfuncionarios de Concacaf y Conmebol

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha concedido una indemnización de 171 millones de euros a la Fundación Fifa por las pérdidas que sufrió la Concacaf, la Conmebol y la propia Fifa en casos de corrupción que se destaparon desde 205.

Publicado el
El Departamento de Justicia le dará una indemnización a la Fifa. Foto Prensa Libre: AFP.
El Departamento de Justicia le dará una indemnización a la Fifa. Foto Prensa Libre: AFP.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha concedido una indemnización de 171 millones de euros (201 millones de dólares) a la Fundación Fifa “por las pérdidas sufridas por la Concacaf, la Conmebol y la propia Fifa como resultado de varias décadas de tramas de corrupción en el futbol” y “en compensación por las actividades delictivas de varios exfuncionarios”, informó este martes 24 de agosto el máximo organismo del fútbol mundial.

“La suma fue sustraída de las cuentas bancarias de los exfuncionarios involucrados durante años en tramas de corrupción futbolística por las que fueron procesados”, explicó la Fifa en un comunicado en el que anunció que dicha indemnización se destinará al recién creado Fondo de Condonación del Futbol Mundial, “establecido bajo los auspicios de la Fundación Fifa para financiar proyectos que influyan de manera positiva en comunidades de todo el mundo”.

Dicho Fondo se centrará en programas juveniles y comunitarios y destinará cantidades específicas a proyectos de la Concacaf y la Conmebol para paliar los “tremendos daños” sufridos a causa de las tramas de corrupción.

“Además, todos los proyectos serán supervisados de forma rigurosa con auditorías y controles de cumplimiento que garanticen una total transparencia y rendición de cuentas”, añadió la Fifa.

“Me complace enormemente que el dinero sustraído ilegítimamente regrese ahora al futbol para cumplir su auténtico propósito, su finalidad debida desde el principio”, declaró el presidente de la Fifa, Gianni Infantino tras conocer la decisión de las autoridades judiciales de Estados Unidos, a las que expresó su “más sincero agradecimiento” por la “rapidez y eficacia” demostrada en este caso.

“Gracias a su intervención en 2015, hemos cambiado radicalmente la Fifa desde la organización tóxica de aquellos días hasta transformarla en un organismo rector mundial sumamente apreciado y digno de toda confianza”, refirió Infantino, para quien el organismo que preside ya ha superado “con creces” un periodo de su historia que definió como “deplorable”.

A su juicio, los 171 millones de euros puestos a disposición de la Fundación FIFA “beneficiarán a muchísimas personas en todo el mundo del futbol, sobre todo a través de programas destinados a los jóvenes y a las comunidades”.

El presidente de la Fifa destacó que desde 2016 han mantenido una estrecha cooperación con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, cuya sentencia reconoce “los importantes progresos” que en su opinión ha realizado desde el punto de vista de la buena gobernanza y la transparencia.

“Hoy sabemos que este dinero está en buenas manos en la Fundación Fifa y que se utilizará para las finalidades a las que está destinado. En nombre de los futuros beneficiarios de todo el mundo, quiero agradecer a las autoridades estadounidenses la confianza que han depositado en la Fifa. Nos aseguraremos de que estos fondos se usen como debe ser, y que aporten beneficios tangibles a las personas que realmente los necesitan”, concluyó Infantino.

El ‘Fifagate’, la mediática megacausa que sacudió los cimientos del fútbol mundial a finales de mayo de 2015, destapó múltiples actividades criminales de las entonces cúpulas de la Conmebol y la Concacaf.

Estados Unidos acusó a los imputados de crear y poner en marcha un multimillonario esquema de corrupción que incluyó, entre otros delitos, pagos de sobornos por millones de dólares para vender derechos de televisación y comercialización de torneos y amistosos internacionales, siempre utilizando el sistema financiero de ese país.

El escándalo afectó al expresidente de la Fifa, el suizo Joseph Blatter, suspendido por seis años de toda actividad ligada al futbol, al igual que el francés Michel Platini, presidente de la Uefa desde 2007.