La hazaña más alocada durante un minuto de prórroga que sucedió en el fútbol regional de España

En tan solo 48 segundos un juego de fútbol de una liga regional en España registró dos anotaciones, una para cada equipo, teniendo como protagonista al mismo jugador.

Publicado el
El arquero del Vinarós anotó un gol en tiempo de recuperación durante un juego de un torneo regional en España, pero segundos después le anotaron un gol insólito. (Captura de pantalla)
El arquero del Vinarós anotó un gol en tiempo de recuperación durante un juego de un torneo regional en España, pero segundos después le anotaron un gol insólito. (Captura de pantalla)

Quienes son aficionados al fútbol y lo han practicado, alguna vez han soñado con hacer una anotación de último minuto y darle el triunfo a su equipo. También hemos visto en alguna transmisión a un guardameta salir hacia el área rival en búsqueda de ese ansiado gol in extremis que le de vida a su equipo.

Pues algo muy parecido a esa fantasía futbolera sucedió este fin de semana en un torneo regional en España.  Resulta que el Vinarós perdía 0-1 ante el Peñiscola en el minuto 90+5, cuando el guardameta de los locales decidió ir al área rival a intentar conseguir un milagroso gol de cabeza.

La fórmula inicial no funcionó, pues no pudo conectar ningún balón en el aire, pero por azares del destino el balón quedó a sus pies y lo mandó al fondo de la red contraria. Todo fue alegría y celebración con sus compañeros de equipo, pero el partido no había terminado.

El árbitro señaló el centro del campo y el juego se reanudaría. El héroe del partido regresó lentamente a su portería, algo sobre lo que los rivales estaban muy atentos, y sin desperdiciar un segundo hicieron el saque en el medio campo y lo convirtieron en un tiro de larga distancia que sorprendió al guardameta y se convirtió en el 2-1 definitivo, ante el asombro de todos, incluso los comentaristas.

La jugada previa al gol, el disparo del guardameta, la celebración alocada, el dictamen del árbitro, el saque para reanudar el juego y el segundo gol de los visitantes, todo sucedió en apenas 48 segundos, durante el tiempo de reposición, demostrando que en el fútbol no hay tiempo que no valga ni partido perdido hasta que el árbitro pite el final del partido.