Wálter Claverí se empieza a ganar la confianza de la afición

La serenidad, mesura y  humildad no han perdido su rumbo en la personalidad del seleccionador de la Bicolor, Wálter Enrique Claverí, quien sigue con los pies firmes en la tierra después de su debut triunfador  contra Honduras.

El técnico de la Bicolor asegura que lo más importante serán los juegos contra Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)
El técnico de la Bicolor asegura que lo más importante serán los juegos contra Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

El estratega reconoce que solo se ganó un partido de preparación y que  se sentirá más feliz cuando se  logre imponer  a Estados Unidos, por la clasificatoria a Rusia 2018.

“Tenemos que seguir entrenando. Hay muchas cosas  de las que no nos ha dado tiempo  conversar. El partido contra Honduras nos otorgó muchos parámetros de qué es lo que debemos priorizar. Nuestros esfuerzos están enfocados en los duelos contra Estados Unidos”, señaló ayer Claverí desde  el Proyecto Goal.


“Hay que mejorar nuestro  juego posicional y el poder desordenar al rival con más conciencia, no tanto por improvisación. Aún no hay muchos hábitos, ni visión completa de lo que queremos. Honduras modificó  su sistema de juego   por el accionar de los propios seleccionados, y esa es una buena señal”, agregó el nacional, mientras supervisaba el entreno de la femenina Sub 17.

Respecto de la charla técnica que dirigió a los futbolistas antes de afrontar el amistoso contra los catrachos, Claverí comentó que les hizo recordar que  la Azul y Blanco sigue siendo una vitrina para sus carreras.

“Platiqué con ellos sobre la necesidad que tienen de crecer. La Selección es el equipo más grande del país,  y  deben aprovecharlo. Tienen que elevar su nivel para llamar la atención del mercado internacional; que los encargados de contratar ya no se fijen en los hondureños sino en ellos. También les dije que deben dejar una buena herencia y legado para sus hijos”, explicó Claverí, quien hoy hará su tercera convocatoria que contemplará  24 jugadores —no tomará en cuenta a los  cremas—.


“Hay otros jugadores que merecen ser llamados. No los podemos hacer a un lado porque  nos pueden servir. Siempre he creído que el futbolista es inteligente, porque jugar al futbol es complejo. Tenemos que participar a un nivel más alto”, puntualizó el entrenador, quien gozó el partido del miércoles porque le hizo recordar sus tiempos de seleccionado, cuando jugaban al “toque y toque”.