Cuál es el secreto del éxito de las “shinise”, las empresas de Japón que han sobrevivido durante varios siglos

Japón tiene varias de las compañías más antiguas del mundo. Incluso hay una palabra en japonés para referirse a las empresas que han existido por más de un siglo, han mantenido la propiedad dentro de la misma familia y continúan ejerciendo el mismo negocio durante ese tiempo. Se les llama compañías “shinise”.

En Japón los consumidores valoran que las empresas conserven las tradiciones. GETTY
En Japón los consumidores valoran que las empresas conserven las tradiciones. GETTY

Kioto, antigua capital de Japón, posee la mayor proporción de estas empresas centenarias. Operan en sectores tradicionales como la elaboración de sake, la fabricación de dulces y las artes y manualidades.

La compañía de sake Gekkeikan, por ejemplo, tiene casi 400 años y ha sido dirigida por 14 generaciones consecutivas de la familia Okura. Mientras tanto, Sasaya Iori está en su año 303 dedicada a la fabricación y venta de dulces.

Mis colegas y yo entrevistamos a las personas que dirigen estas firmas shinise para comprender su relación con la comunidad local.

Descubrimos que una parte clave de su éxito es mantener un alto status social en la ciudad, en medio de un voluble entorno comercial caracterizado por la pérdida de los valores y las prácticas tradicionales, los gustos cambiantes de los consumidores debido a la occidentalización de Japón y el aumento de la competencia de empresas más grandes que operan internacionalmente.

Kioto

Getty
Kioto alberga a varias empresas shinise.

Su alta posición social se debe en parte al énfasis tradicional de estas empresas. Además de producir y vender artesanías típicas japonesas, encarnan y reproducen los valores de la comunidad local. Al hacerlo, las firmas shinise son como custodios que protegen las tradiciones locales.

En la cultura japonesa existe un amor por la tradición que le da a estas empresas prestigio entre los consumidores y la comunidad local.

Las empresas shinise están muy integradas en las comunidades donde están ubicadas. Además de mantener la propiedad familiar y la calidad de los productos, muchos de nuestros entrevistados enfatizaron su compromiso con el bienestar de la comunidad. Por ejemplo, según un representante del gobierno local de Kioto con el que hablamos, la mayoría de los propietarios y gerentes de empresas shinise hacen algo para ayudar a la comunidad local, como apoyar el famoso festival Gion.

Enfoque a largo plazo

Una de las razones por las que las firmas shinise duran tanto es que ponen un gran énfasis en la longevidad y la tradición. Esto se refleja en la forma en que están organizadas estas empresas, como nos dijo el señor Yamada, presidente de Unsoudou, una compañía de 128 años que produce grabados de bloques de madera y libros de arte.

japón

Getty
Las empresas shinise son guardianas de la tradición.

“Por lo general, en una empresa el director ejecutivo ocupa el cargo durante dos o cuatro años, y tiene la misión de satisfacer las expectativas de los accionistas en ese corto período” dice Yamada. “Nosotros no ofrecemos públicamente nuestras acciones. Nuestra forma de proceder es lo opuesto a esto. No queremos obtener ganancias a corto plazo”.

Las empresas shinise también son cautelosas en cuanto a desviarse de su enfoque original. Constantemente equilibran las oportunidades para innovar y mantener la tradición. Como dice Yamada:

“Estoy agradecido con mis antepasados, porque estamos haciendo negocios con lo que nos dejaron. Lo digo convencido… si hay una oportunidad de negocio, no la rechazo. Sin embargo, no creo que aprovechar esta oportunidad sea siempre la mejor opción, ya que es solo una pequeña parte de una larga historia. Lo importante es crear un negocio que pueda vivir durante mucho tiempo”.

Si bien los tamaños de las firmas shinise varían, muchas de ellas priorizan el cumplimiento de sus compromisos existentes en lugar de buscar ganancias a corto plazo o un rápido crecimiento. Si crecieron, lo hicieron manteniendo estos compromisos.

Japón

Getty
Las empresas shinise enfocan su éxito en el largo plazo.

A través de estos compromisos, las empresas shinise cumplen una función en la prevención de la erosión cultural en las comunidades locales. A cambio, la comunidad los respalda con una alta posición social, lo que les genera muchas ventas en medio de las presiones del mercado.

El lado oscuro del éxito

También descubrimos que hay un lado oscuro en el éxito de las firmas shinise. Al menos la mitad de las 17 empresas que entrevistamos mencionaron dificultades para mantener su alto estatus social.

Sintieron la presión de sus pares para no innovar (y enfocarse únicamente en mantener la tradición) y tuvieron que hacer sacrificios personales para mantener la continuidad de su familia y el negocio.

¿Por qué Japón les está pidiendo a sus trabajadores que no vayan a la oficina un lunes por la mañana al mes?

Japón

Getty
Las empresas centenarias sienten la presión de quienes no quieren que innoven.

Así nos lo dijo el señor Takaya, vicepresidente de Shioyoshiken, una compañía de dulces establecida en 1884:

“En una shinise, la empresa es lo mismo que la familia. Necesitamos sacrificar nuestra propia voluntad y nuestros propios sentimientos y lo que queremos hacer… No continuamos con el negocio porque nos gusta particularmente esa industria. El hecho de que nuestra familia haga dulces es una coincidencia. Lo importante es continuar con el hogar tal como es”.

Las innovaciones a veces son desalentadas por la generación familiar anterior, que está interesada en mantener la tradición, o por negocios similares que se preocupan por mantener la tradición de la industria en su conjunto.

En última instancia, encontramos que estas empresas logran una vida tan larga a través del sacrificio a largo plazo, tanto a nivel personal como de la organización.


Innan Sasaki es profesora de gestión estratégica en la Universidad de Lancaster, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Está reproducido bajo la licencia Creative Commons.