Sigue caída de economía y sino se hace nada, esto pasará

La desaceleración —ritmo de crecimiento menor— de la economía que se proyecta que ocurrirá en el 2017 provocaría efectos en indicadores sociales en el país, advirtió ayer el Consejo Económico Social (CES).

Publicado el
El CES teme que en el 2017 se produzca un encarecimiento de productos de la Canasta Básica de Alimentos como resultado de la desaceleración económica.
El CES teme que en el 2017 se produzca un encarecimiento de productos de la Canasta Básica de Alimentos como resultado de la desaceleración económica.

Aumento en la pobreza extrema, alza de precios de los productos de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) —inflación—, desnutrición, desempleo y un menor flujo de exportaciones e importaciones es el escenario que anticipa ese organismo.

Bernardo López, secretario del CES que ayer acudió ayer a la Comisión de Finanzas del Congreso, afirmó que se debe indexar el proyecto del presupuesto general de Ingresos y Gastos para el 2017, por las diferentes variables a causa de que la economía tendrá un ritmo de crecimiento menor.

“La autoridad monetaria está advirtiendo de que va haber una baja en la economía mundial que también impactará al país, por lo que hay que revisar los distintos indicadores que están en el plan de gasto, como la recaudación tributaria y el déficit fiscal”, afirmó López.

El objetivo del CES, integrado por representantes del gobierno y del sector privado organizado y sindicalistas y cooperativistas, es el de presentar análisis en política pública como cuerpo asesor.

Panorama gris

Genecio Cuéllar, consultor financiero, explicó que el crecimiento de la economía nacional podría estar entre 2.5% a 3% en el 2017, menor a otros años, lo que tendría un impacto en los indicadores descritos por el CES.

Agregó que además de la coyuntura internacional, sobre todo de la economía de Estados Unidos —principal socio comercial del país—, habría impactos de carácter local, como el ambiente político, la conflictividad en proyectos de minería e hidroeléctricas, y clima de violencia, que alejan los capitales foráneos.

En agosto pasado, la Junta Monetaria (JM) revisó a la baja el PIB para este año y lo ubicó entre 3.1% y 3.7%.

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señaló la semana recién pasada que el alza del PIB será de 3.3%, menor a la proyección inicial, que era de 3.1% a 3.9% —en diciembre del 2015—.

Para el año próximo, la Cepal pronostica que el PIB crecerá en 3.4%.

En ambos escenarios, el crecimiento del PIB es menor a los alcanzados en el 2014, de 4.2%, y en el 2015, de 4.1%.

  • Costo de alimentos

El secretario del CES enfatizó que una de las mayores preocupaciones será la manera en que el gobierno enfrentará la carestía en los alimentos.

Por Renato Melgar” transformer=”gsi.gn3quote.PL_SCD_Quote_Gris” /]

“En este momento, el gobierno debe controlar los precios, el abastecimiento y la disponibilidad de alimentos, y con una desaceleración en la producción, es un ambiente que se complica”, analizó el funcionario.

Además, López sugirió revisar el instrumento con el cual el banco central controla los precios en la economía.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) reportó que el costo de la CBA en septiembre pasado presentó una baja de Q22.31 con respecto a agosto y se ubicó en Q3 mil 826.24, mientras que la Canasta Básica Vital disminuyó en Q40.72, para ubicarse en Q6 mil 892.19.

El costo diario para la adquisición de los 26 productos básicos fue de Q127.54.

López indicó que a mediano plazo podría haber una recuperación de los precios en el mercado internacional de los principales bienes que Guatemala exporta al mercado global.

Eso, señaló el directivo del CES, hará que disminuyan los impactos.