Tres de cada diez productos en el mercado son de contrabando

Por la entrada ilegal de de arroz, grasas y aceites el fisco deja de percibir Q66 millones anuales, además de que el 30% de los productos que se ofrecen en el país ya son de contrabando, afirmó ayer la Gremial de Fabricantes de Productos Alimenticios (Grefal).

Archivado en:

cementoContrabando
La tercera parte de los productos que se venden en el país procede del contrabando, especialmente con México, afirman industriales.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La tercera parte de los productos que se venden en el país procede del contrabando, especialmente con México, afirman industriales.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Según Roberto Herrarte, presidente de la Gremial, el contrabando de grasas y aceites pasó de un 12% en el 2015 a un 30% en marzo del 2016.

“El contrabando se ha incrementado y no solo estos dos productos están afectados, también la harina, gaseosas y galletas, lo que está dañando a la industria alimenticia, y el efecto es que las empresas han comenzado a despedir gente en el occidente del país”, aseguró Herrarte.

En total, el contrabando se calcula en un 30% de los productos que se ofrecen en Guatemala. Es decir que tres de cada diez productos que se adquieren en el mercado son de origen anómalo. 

En el área afectada se calcula un inventario de 32 mil 284 toneladas por mes —incluye marcas nacionales más el contrabando—, mientras que la producción nacional suma tres millones de toneladas anuales.

El contrabando representa representa el 2% de la producción nacional.

Según el documento del ICCG, el cemento de contrabando representa el 15.5% del mercado total en los departamentos citados, con marcas como Cruz Azul (11%), Tolteca (3.3%) y Moctezuma (0.8%). El restante 0.4% es de otras empresas.

Reforma

Álvarez resaltó que el proyecto de aumentar el impuesto al cemento solo constituiría un "incentivo perverso" para incrementar el contrabando que se experimenta desde hace varios años.

De acuerdo con el proyecto de reforma tributaria presentado el 11 de agosto último al Congreso de la República, el impuesto a la distribución de cemento tendría un ajuste al alza de Q3.50, ya que en la actualidad se paga Q1.50, según el planteamiento del Ejecutivo.

El director del ICCG agregó que la Superintendencia de Administración Tributaria no ha puesto atención a este contrabando, que pasa en "camiones" frente a sus controles y por los diferentes pasos ciegos que existen a los largo de la frontera con México.

El estudio tiene como base encuestas realizadas entre el 11 y el 16 de julio último en 284 ferreterías de un universo de 1 mil 128 negocios de este tipo, entre pequeños, medianos y grandes comercios, en 76 municipios de los departamentos citados.

Por Byron Dardón Garzaro” transformer=”gsi.gn3quote.PL_SCD_Quote_Gris” /]

Pérdidas

Según la Grefal, solo en grasas y aceites el fisco ha dejado de percibir más de Q22 millones, mientras que del 15% de arroz de contrabando, se evaden Q14.6 millones en impuesto al valor agregado (IVA) y Q30 millones de aranceles de importación que no se cancelan.

El arroz ilícito entra principalmente de México por San Marcos, Huehuetenango, Quiché y Petén, según la Grefal.

“Mientras el Gobierno pretende incrementar los impuestos a los guatemaltecos, existen Q16 mil millones que el Estado deja de percibir a consecuencia del contrabando y la evasión fiscal”, afirmó en un comunicado la Grefal.

Herrarte indicó que los pasos ciegos están identificados y que los días de entrega de productos del contrabando que viene del sur de México son jueves y viernes, pero que las autoridades no hacen nada.

Los directivos de la Grefal indicaron que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) está conciente de lo que sucede, pero no es apoyada por el Ministerio Público ni por el Ministerio de Gobernación.

Apoyo

Mario Solórzano, presidente de la Asociación Guatemalteca del Arroz (Arrozgua), expresó que el flagelo impacta en generación de empleo, sostenimiento de las empresas, recaudación de impuestos y la salud de los guatemaltecos, porque la mayoría de productos que entra de contrabando no tiene calidad y atenta contra la salud de los consumidores que adquieren esos productos porque resultan más baratos.

Solórzano aseguró que la mayor parte de productos que entran al país de contrabando son más baratos porque en México los artículos de consumo de la canasta básica no pagan impuestos, mientras que en Guatemala pagan 12% de IVA.

Según una investigación de la Grefal, en el 2015 la Policía Nacional Civil reportó la detención de 27 personas, pero hasta abril del 2016 solo habían realizado 11 detenciones.

“El 30% de la población cuenta con un empleo formal y el 70% está en las líneas del empleo informal. El contrabando fomenta el trabajo informal y, a la vez, deja sin trabajo a guatemaltecos honrados, debido al cierre de puestos en lugares donde el contrabando golpea más”, indicó la Grefal.

La Gremial hizo un llamado a las autoridades a que se aumente el combate al contrabando, porque es una actividad que daña a la industria local.