Coronavirus: Falta de ingresos amenaza a las empresas guatemaltecas

La falta de entradas o liquidez en las empresas por la pérdida de ventas es la principal consecuencia que reportan los empresarios por la emergencia del coronavirus, reveló una encuesta que realizó el Comité de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif).

Un estudio reveló que el 45% de los empresarios reportó caída de su facturación en marzo y es catalogado como el factor más perjudicial por el efecto coronavirus en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Un estudio reveló que el 45% de los empresarios reportó caída de su facturación en marzo y es catalogado como el factor más perjudicial por el efecto coronavirus en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

“Financieramente hablando para una empresa independientemente de su tamaño, es su flujo de caja y al estar la mitad de las compañías cerradas o una parte parcialmente operando, el tema de los ingresos se agrava, en especial para aquellas que venden al contado”, expresó Juan Carlos Tefel, presidente del Cacif, al comentar sobre los principales hallazgos.

La muestra reveló que el 45% de los empresarios reportó una caída de su facturación -ventas- y este es catalogado por los propietarios de empresa como el “factor más perjudicial”.

Además, el 48% estimó que la “mayor amenaza” es quedarse sin caja -flujo- para honrar sus obligaciones.

Reiteró que el sector más impactado es el turismo que tuvo pérdidas arriba del 90% y que lo hace vulnerable y lo pone en una situación adversa.

El estudio se efectúo del 30 de marzo al 3 abril de este año, y tuvo una participación de 505 empresas de nueve cámaras empresariales y ocho sectores productivos.

En esa semana el Banco de Guatemala (Banguat) publicó el Índice de Confianza de la Actividad Económica (Icae) que en marzo fue de 57.25 puntos, menor al de febrero 71.07 puntos y el indicador incluye el efecto covid-19.

No hay ventas

Tefel declaró que la mayoría de las empresas utiliza su liquidez para hacer inversión en maquinaria, equipo, proyectos nuevos y siempre está atada al negocio, al preguntarle si las empresas manejan o cuentan con reservas.

El representante empresarial manifestó que el dinero está invertido en la adquisición de equipos, inventarios, compra de materia prima o cuentas por cobrar y en estos momentos algunas no tienen ingresos o están reducidos al máximo, utilizando sus pocas reservas que poseen y que no están invertidos en otras áreas.

Reconoció que algunas empresas tienen accesos a líneas de crédito por los bancos, sin embargo, esos créditos que se obtienen para seguir operando se tendrán que honrar y, al no haber mayores ingresos, ya no podrían obtener esas facilidades ya que necesitan mayor garantía.

Por otro lado, las empresas evalúan sus operaciones de endeudamiento analizando que consecuencias les puede representar a futuro.

Ambiente laboral

El estudio confirmó que el 62% de los consultados no contempla despidos. Sin embargo, un 38% considera esa posibilidad.

Según el documento, cuatro de cada 10 empresarios estima retirar el 10% de la planilla actual, como resultado de la caída de su facturación.

Tefel dijo que si se confirma esa situación podría darse después de Semana Santa, ya que un buen porcentaje de empresas decidió sacar de vacaciones a su personal, y otras compañías lograron hacer acuerdos salariales para mantener el empleo.

“Vamos a lo mismo, que por la falta de liquidez en las empresas se están llegando en acuerdos mutuos empresas-trabajadores”, reiteró el presidente del Cacif.

Por otro lado, tres de cada 10 consultados, según la medición, opinó que la eliminación del impuesto de solidaridad (ISO) y la reducción del impuesto sobre la renta (ISR) para el ejercicio fiscal 2020 son mecanismos para reactivar la economía, sin embargo, esto es una decisión que depende del Congreso.

Escenarios

Aunque la encuesta no lo midió, Tefel dijo que ven un segundo trimestre –abril, mayo y junio– complicado para la realización de negocios, que se podría extender a un tercero trimestre, por el factor covid-19.

Explicó que hay dos factores importantes que dependen la economía guatemalteca.

Primero si se confirma la recesión económica en los Estados Unidos y su proceso de recuperación tardaría entre 12 a 18 meses, que sería lo mismo para el país.

Al entrar en ese ciclo recesivo impactaría a Guatemala en el ingreso de remesas familiares que afectará el ingreso de los hogares, el consumo y el movimiento comercial.

Otro efecto será en el comercio exterior (importaciones y exportaciones) por una menor demanda de productos que Guatemala despacha al mercado exterior y podría reflejarse una caída importante.

“Sabemos que clientes en Estados Unidos han cancelado órdenes de prendas que se abastecen incluyendo Guatemala y eso afectará mucho”, advirtió.

El líder empresario, dijo que el escenario es una recuperación en U -que se prolonga- y no V -que es más rápida-.

1

Estuardoo Solis Hace 2 meses

Hay buenos patrones y les deseo que sigan adelante. Pero hay unos que no quisieron aumento este año para sus trabajadores.
Dios es justo