Siete semanas de contención del coronavirus han puesto en jaque al sector hotelero

Desde la segunda semana de marzo los pequeños y medianos hoteles empezaron a resentir los efectos de las restricciones debido a la presencia de covid-19 en el país, luego siguieron las grandes cadenas que anunciaron su cierre temporal de operaciones.

La Corporación Camino Real informó sobre el cierre temporal de operaciones el 1 de mayo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La Corporación Camino Real informó sobre el cierre temporal de operaciones el 1 de mayo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

¿Por qué el anuncio del cierre temporal de las operaciones de una corporación hotelera desencadenó tantas reacciones? Según miembros del sector hotelero esto se debe a que es una marca de referencia en el mercado y vino a “sensibilizar y visibilizar aún más la crisis de toda la cadena”.

Para Luis Arturo Rey Castellanos, presidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Guatemala (Apehgua) fue una sorpresa el anuncio y resaltó que para los pequeños hoteles las alarmas de emergencia se prendieron desde la segunda quincena de marzo.

Actualmente, únicamente están abiertos 2 de cada 10 pequeños hoteles y el costo de operación aún se mantiene en un 60%, y los que aún mantienen huéspedes son por personas, en su mayoría extranjeras, que se quedaron varadas en el país, luego que se suspendieran los vuelos internacionales.

Sin embargo, reconoció que la corporación Camino Real, es como un ícono de referencia para el sector y que la pérdida de empleos se evidencia aún más cuando son aproximadamente 800 personas las afectadas.

“Todos nos hemos visto duramente golpeados por la emergencia sanitaria, pero el que una cadena de grandes hoteles publique un cierre temporal vino a sensibilizar la situación que estamos viviendo”, expresó Rey Castellanos.

En opinión de Alfonso Muralles, operador y miembro de la directiva de la Comisión de Turismo Sostenible de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport) la caída de una gran corporación evidenció aún más la envergadura en la que se encuentra el sector turístico.

“El que ellos (Camino Real) cerraran temporalmente le abrió los ojos a la población, fue como un sensibilizador, y yo no había observado una reacción de esa magnitud, a pesar que ya es de conocimiento público que los operadores de turismo y toda la cadena está en crisis”, enfatizó Muralles.

Muralles consideró que es importante la sensibilización, porque es la primera empresa grande del sector turístico que cierra de esa manera, a pesar que otros medianos y pequeños hoteles ya habían cerrado desde marzo y continúan cerrados, no pesa tanto como una gran corporación.

Un aspecto que mencionó Muralles es la situación que enfrentan los operadores turísticos, porque hace poco lograron formalizarse y ahora no aplican a los apoyos que otorga el gobierno, ya que no pertenecen a una empresa y tampoco a la informalidad.

“Algunos se están quedando sin alimento, no pueden aplicar a la ayuda y aún no sabemos cuánto tiempo más durarán las restricciones”, expresó el operador turístico.

Luis Rey, presidente de la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur) dijo que la comunicación del Camino Real vino a visibilizar el problema de todo el sector y la cadena de valor. “El anuncio fue la punta del iceberg de toda la problemática que existe en el turismo”.

El turismo es uno de los más afectados, pero también se convertirá en uno de los motores de la reactivación económica del país, agregó Rey.

El turismo interno apoyará en mejorar la economía tanto en la ciudad como en la provincia, pero aún no se conoce cuándo se empezará a abrir, sin embargo, tratan de anticiparse con planes y esperan que se empiecen a otorgar los créditos del Crédito Hipotecario Nacional (CHN), puntualizó Rey.

Encuestas evidenciaron crisis

La Encuesta Empresarial de Impacto Económico al sector hotelero reflejó a principios de abril que si la situación continuaba, para finales de abril 8 de cada 10 hoteles estarán cerrados, y solamente 6% de los hoteles podrían mantenerse hasta mayo o junio.

Un número similar respondió que podrá tener un impacto mayor al 50% a su actividad empresarial este año. De igual forma que la otra encuesta, en hoteles también se observa que los más afectados han sido las empresas micro, pequeñas y medianas, añadió citando las respuestas obtenidas al consultar a 157 hoteleros.

La otra encuesta efectuada por la Asociación de Investigaciones y Estudios Sociales (Asíes) se denomina Encuesta Impacto del covid-19 que incluye hoteles, operadores de turismo, líneas aéreas, organizadores de eventos y otros.

Se realizó entre el 28 de marzo y el 3 de abril del 2020 y según explicó el analista de dicha entidad, Juan Pablo Pira, la mayoría de empresarios han buscado privilegiar medidas para continuar operando durante la crisis, pero algunos visualizan un posible cierre.

De 248 de gerentes y propietarios consultados acerca del impacto, actual o previsto por el coronavirus sobre su actividad industrial o empresarial, el 44% dijo que es el cese de actividad y el 35% indica que visualiza que la caída entre mayor al 50% en su facturación no solo en la actualidad sino en el resto del año.

Las micro y pequeñas empresas han sido las más afectadas por la crisis según la encuesta. En el segmento de microempresas de turismo alrededor del 53% reportan cese de sus actividades mientras que las pequeñas empresas son el 45%. Además, el 40% de empresas grandes reportan cese de actividades, y en las medianas alrededor del 37%.