Arabia Saudita prevé déficit de US$38 mil 600 millones

Arabia Saudita prevé para el próximo año un déficit de unos 145 mil millones de riales  (unos US$38 mil 600 millones) , según las cuentas aprobadas este día por el Ministerio saudí de Economía y difundidas por la agencia estatal de noticias SPA.

Arabia Saudita prevé déficit para el 2015. (Foto. Prensa Libre: tomada de internet). <br _mce_bogus="1"/>
Arabia Saudita prevé déficit para el 2015. (Foto. Prensa Libre: tomada de internet).

EL CAIRO- En un marco de continua caída de los precios del crudo, con el barril de Brent a US$61, el país del Golfo ha adelantado que en 2015 ingresará unos 715 mil millones de riales saudíes  (unos US$190 mil 500 millones) y que gastará casi 860 mil millones de riales  (unos US$229 mil 200 millones).

Según un comunicado, el ministro saudí de Información, Abdelaziz al Judairi, explicó que las cuentas del próximo año se adoptaron “bajo unas condiciones internacionales económicas y financieras que suponen un reto debido a la crisis económica mundial y la caída de los precios del petróleo hasta sus niveles más bajos desde 2009” .

Asimismo, señaló los “factores de inestabilidad en algunas zonas vecinas” , en alusión a los conflictos en Siria e Irak.

El ministro subrayó que Arabia Saudí ha acumulado superávit en los últimos años para poder hacer frente a la caída de ingresos en el futuro.

El Gobierno saudí destacó que seguirá invirtiendo en programas que garanticen el desarrollo económico y las oportunidades de trabajo para los saudíes.

En concreto, las autoridades se centrarán en los proyectos de educación  (que representa el 25 % de la partida de gastos) , infraestructuras, seguridad, servicios sociales, ciencia y tecnología.

Asimismo, dijeron que se comprometen a racionalizar el gasto público, especialmente los salarios públicos, que suponen el 50 % del gasto presupuestado.

Los 38 mil 600 millones de déficit previstos para el próximo ejercicio contrastan con el superávit de US$55 mil millones registrados en el 2013, gracias principalmente a los ingresos derivados de la venta de crudo, con el barril Brent en torno a los US$110.