Desafíos para elevar la inversión en el 2017

Aunque Guatemala cuenta con atractivos para captar capitales, debe propiciar las condiciones necesarias.

Publicado el
Diferentes empresarios han invertido en el país, sobre todo en hidroeléctricas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Diferentes empresarios han invertido en el país, sobre todo en hidroeléctricas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Mejorar el clima de negocios, la certeza jurídica, seguridad e infraestructura, así como aumentar la competitividad, son los grandes retos que tiene Guatemala para atraer capital en el 2017.

Guatemala, en relación con otros países, tiene ventajas competitivas como su ubicación geográfica, además de ser la economía más grande de Centroamérica. También, cuenta con varios sectores productivos para desarrollar, como la manufactura ligera, servicios, telecomunicaciones y tecnologías.

Según economistas, en lo externo el país afronta condiciones desfavorables como la devaluación de la moneda mexicana, que abarata los costos de producción, así como las políticas para atraer inversión que han impulsado países como Honduras y Nicaragua.

De acuerdo con estadísticas del Banco de Guatemala (Banguat), la inversión extranjera directa (IED) en el 2007 sumó US$745.1 millones, en tanto que el 2015 cerró con US$1 mil 220.8 millones.

Los datos refieren que hasta septiembre del año pasado se registró un ingreso de US$879.1 millones. Los años que han tenido mayor crecimiento han sido el 2010, el 2011 y el 2012, en especial por inversiones en sectores de electricidad, industria manufacturera, agricultura, petróleo, minas y canteras. En el 2015, la IED tuvo un decrecimiento del 12.09 por ciento respecto del 2014. El año pasado, los sectores que atrajeron mayor inversión fueron comercio, electricidad e industria manufacturera.

Oportunidades

Otto Mazariegos, coordinador de Invest in Guatemala, la agencia de promoción de inversión extranjera, resaltó que el país tiene una sociedad madura, que transmite interés en los inversionistas y los visitantes que vienen.
“El 2017  debemos verlo como un año de muchas oportunidades. Ningún año es fácil, pero tampoco es imposible. Realmente hay condiciones para trabajar, hay una aceptable expectativa de las personas, no hay pesimismo, también se encuentra el mismo guatemalteco que es una persona trabajadora, visionaria, cree en sí mismo y esto genera mucha actividad”, refirió.
Según Mazariegos, hay obstáculos  reales y los aparentes. En el caso de los segundos, considera que en los guatemaltecos a veces hay un ambiente de incertidumbre y de duda, como un tipo de pesimismo. “Somos dados a observar mucho las dificultades y esto nos limita a ver las oportunidades que existen”, indicó.
Entre los obstáculos reales está que las empresas trabajan solas con creatividad propia, pero necesitan un apoyo adicional, como busca hacerlo  el Ministerio de Economía que ha apoyado a la micro, pequeña y mediana empresa.

Otros obstáculos son las fuentes de financiamiento, ya que para promocionar un negocio y atraer inversión se requiere preparación y conocimiento, lo cual demanda recursos.

Mazariegos señaló que el país tiene oportunidades en sectores como el comercial, energético, infraestructura, en servicios públicos como privados, turismo, industria de telecomunicaciones y sistemas de información, agroindustria y manufacturas.

El coordinador de Invest in Guatemala refirió que este año la agencia y el Ministerio apoyarán a varios grupos de empresarios y asociaciones para participar en ferias y exposiciones.

Mazariegos aseveró que es necesario trabajar más la imagen de Guatemala para fortalecerla, porque al exterior no se percibe como realmente es y eso parte de la idea negativa que sale de los comentarios de los mismos guatemaltecos.

Condiciones

Antonio Malouf, vicepresidente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), comentó que además de la certeza jurídica, la construcción de infraestructura es de los aspectos vitales para que llegue la inversión al país.

En su opinión, hay que mejorar no solo la red vial sino también los puertos y aeropuertos, puesto que hay muchos países con recursos disponibles para invertir, pero lo harán en donde haya medidas mínimas de certeza jurídica y de seguridad.


Según el empresario, en la medida en que las comunidades no irrumpan o pidan cambios en los proyectos de inversión de mediano y largo plazo se irá fortaleciendo la certeza jurídica.

En forma paralela, se requiere impulsar la descentralización de la infraestructura en materia de turismo y de servicios alrededor de los centros de llamadas (call centers), así como respaldo legal en sectores como el textil, en donde existe una ley de apoyo, pero sin reglamentos.

En el área agrícola, aseguró Malouf, es vital invertir en sistemas de riego para potenciar la producción y mejorar la competitividad del país.

Optimismo

Jaime Matus, presidente de la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios (Cecoms), señaló que la visión empresarial siempre es optimista.

“Si bien es cierto que tenemos un poco de carencia de certeza jurídica, que es un poco indefinida y eso nos frena un poco el tema de inversión, pero desde el punto de vista empresarial hay que seguir y vencer los obstáculos. Lo ideal sería que el Gobierno ponga de su parte y nos dé una certeza jurídica y que fortalezca la seguridad; el resto lo hacemos, pero nosotros tenemos que verlo optimista. Ningún empresario puede ser pesimista”, aseveró.

Para Matus, Guatemala tiene dos fortalezas en este momento. Primero, la generación de industria de servicios, en donde las micro, pequeñas y medianas empresas tienen oportunidades, y lo segundo son sectores como los call centers, entre otros servicios.


Martín Prera, director de mercadeo del Grupo Distelsa, refirió que esa empresa se encuentra optimista respecto del ambiente de inversión en Guatemala para el 2017.

Resaltó que los empresarios del sector comercial, a la hora de invertir, entre los factores más relevantes que analizan a lo interno del país incluyen la solidez de las instituciones del Estado, la certeza jurídica y la estabilidad macroeconómica, además del análisis de los principales indicadores de la economía.

Asimismo, Prera indicó que se debe seguir muy de cerca la situación de los mercados internacionales, los mercados cambiarios, los precios de las principales materias primas como el petróleo, los tratados de comercio y las políticas públicas de los principales socios comerciales.

Resaltó el empresario que “si bien se ha avanzado en la dirección correcta, es muy importante continuar con el trabajo de fortalecer las instituciones del Estado, garantizar la certeza jurídica y velar por la estabilidad macroeconómica del país”.

Industria digital

María Kaltschmitt Crespo, fundadora de Zen Interactive, dedicada a la estrategia digital, consideró que el cambio tecnológico que se vive y la conectividad que existe permiten abrir un nuevo mercado a la industria digital, factores que han hecho que en el país se vean nuevos talentos y sobre todo gente joven.

Refirió que en el país están floreciendo empresas de redes sociales, de contenidos móviles y de educación en línea.

“Entre las oportunidades más grandes que tiene Guatemala está capitalizar esta actividad”, indicó.
Kaltschmitt resaltó que se requiere del apoyo y la capacitación a los emprendedores, ya que los inversionistas a la hora de buscar dónde ubicar su capital no le apuestan solo a la idea sino también al emprendedor, y han visto que a la gente le hace bien prepararse.

“Primero hay que identificar cuáles son los problemas, necesidades, de por qué su idea de negocio es única y cuál es la ventaja competitiva que va a tener en el mercado. Todavía les hace falta pulir un poco que tengan los números claros. A cualquier persona que quiera invertir le interesa al final tener resultado, y veo que le hace falta al emprendedor eso”, aseveró.

Agregó que es necesario generar incentivos fiscales o facilidades para abrir empresas y atraer a inversionistas y emprendimientos.

Jorge Mario Martínez, jefe de desarrollo y diseño de  Smart Canvas, dedicada al desarrollo web, aseguró que cuando se emprende “se topa con mil y un obstáculos. A esto es de agregar obstáculos legales, financieros, recurso humano, capacitación, capital/inversión, etcétera, hasta encontrar que no existen leyes que beneficien los emprendimientos en su naturaleza como tal”.
Refirió que es necesaria la ayuda económica y asesoría por parte de instituciones y programas del Gobierno, así como leyes que beneficien a quienes empiezan proyectos que beneficiarán a la economía del país en el futuro.

“Si se aplican los mismos requerimientos, tasa de impuestos, procesos legales y estructurales de una empresa grande y establecida, a un pequeño emprendedor la misma ley está destruyendo toda esperanza de convertirnos en un país con gente innovadora, autosuficiente y exitosa”, puntualizó.

Martínez indicó que para apoyar las inversiones y emprendimientos se requieren leyes.
“No existen figuras legales que nos avalen y validen fuera de Guatemala. Es muy difícil hacer crecer un negocio cuando el entorno, la ley, el financiamiento y los intereses buscan comerse el negocio cuando este ni siquiera ha empezado a ser rentable”, afirmó el emprendedor.

Añadió: “Un emprendimiento no debería empezar si no se visualiza siendo un negocio internacional, por lo que se necesita de apoyo legal  y también económicamente viable”.