Puerto Santo Tomás de Castilla pierde competitividad

Puerto Cortés, en la costa caribeña de Honduras, acapara cada vez más el movimiento de carga marítima de clientes salvadoreños, lo que ha reducido los servicios que en la actualidad ofrece la Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla (Empornac).

El puerto Santo Tomás de Castilla es el más importante de Guatemala en la costa atlántica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El puerto Santo Tomás de Castilla es el más importante de Guatemala en la costa atlántica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Ambos puertos representan para El Salvador una salida natural hacia el mar Caribe.

Datos de la Comisión Portuaria Nacional (CPN), refieren que en el 2013 y 2014, el porcentaje de carga de contenedores en tránsito a El Salvador que pasaron por el Puerto Santo Tomás fue de 25%, cifra que en el 2015 bajó a 22%.

Eso significa que en los últimos dos años, Empornac perdió un 3% de los contenedores en tránsito al vecino país, lo que equivale a unas 200 mil toneladas métricas (TM).

A pesar de eso, según la CPN, el movimiento de carga de Empornac creció 3.1% el año pasado, lo que se atribuye al manejo de la mena de níquel que se explota en el municipio de El Estor, Izabal, por una empresa de capital ruso.

Causas

El informe detalla que una de las causas es el estado de la carretera para el paso de los camiones que van de El Salvador a Puerto Barrios.

El documento indica que el tramo carretero de Santo Tomás a Entre Ríos, Izabal, muestra una buena movilización de camiones hacia Honduras; sin embargo, desde Río Hondo a El Salvador presenta menor tránsito.

Este último tramo es la ruta que absorbe aproximadamente el 23% del paso de la totalidad de contenedores despachados y recibidos en Empornac.

“Los tramos de mayor intensidad de tráfico deberían ser tratados con prioridad al momento de tomar decisiones sobre inversión en carreteras”, indica el informe.

El documento agrega que el corredor que conecta El Salvador con Santo Tomás de Castilla/Barrios demanda mejoras en la infraestructura de la carretera, debido al peso al que es sometida.

Al hacer una comparación, el informe indica que el tráfico con El Salvador registró una caída de 6% en unidades y de 5% en los TEUs —capacidad de carga de un contenedor normalizado de 20 pies—, dejando atrás el aumento positivo de 1% para las unidades y los TEUs, que se presentó en el 2014.

Esa situación provoca que los importadores y exportadores de El Salvador decidan hacer sus movimientos a través de Puerto Cortés, Honduras.

El boletín indica que el tráfico hacia Honduras, Belice y Nicaragua también ha disminuido, llegando al punto de despachar solamente dos unidades hacia Honduras y ninguna hacia los otros dos países.

Jean Paul Brichaux, director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Café, consideró indispensable mejorar la infraestructura para recuperar lo que se ha ido a Puerto Cortés.

¿Qué se transportó?

El boletín señala que las principales mercancías que se transportaron en las terminales de importación y exportación fueron carbón mineral —para la generación de energía eléctrica—, mena de níquel, banano, gasolina y carga variada dentro de los contenedores.

Otros productos fueron melaza, papel y bobinas de papel, productos químicos, melón, sandía y plátano.

Demanda se mantiene

Bricahux explicó que a pesar de la baja de precio de algunas materias primas en los mercados internacionales, se mantuvo la demanda y el incremento del volumen exportado de los bienes nacionales.

En el caso del café, explicó que para este año se prevé una recuperación del sector con una exportación de unos cuatro millones de sacos.

El sistema portuario movilizó 26 millones de TM en el 2015, lo que significó un incremento de 9.3% con respecto al 2014.

El 35% de las mercancías para embarque y desembarque provinieron de los puertos ubicados en la costas de Norteamérica, seguido de Asia, Sudamérica y Centroamérica.

En el informe sobresale la participación de los puertos de Asia, con un 25% del total, lo que significa que las mayores importaciones hacia Guatemala se efectúan de ese continente.

Para este año, la CPN proyecta una tasa de crecimiento en los puertos, de 3.5%, para cerrar en unos 28 millones de TM. El indicador está asociado al cálculo de crecimiento del PIB de este año.

ENTREVISTA


“Aquí el problema fue la falta de certeza jurídica en el contrato,” María Isabel Fernández.

María Isabel Fernández, experta en temas  portuarios,  habló sobre el caso del usufructo a la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) por la Empresa Portuaria Quetzal y en donde se descubrió una red de sobornos que habrían recibido el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta  Roxana Baldetti para favorecer la operación.

Fernández sugiere que una alternativa es resolver lo antes posible el tema y dar respuestas  a los  inversionistas.

¿Qué se puede hacer en este momento?

Conformar una mesa técnica para  una revisión legal y determinar qué es lo conveniente.

¿Que falló en este caso?

No se hizo una licitación internacional en las que se pusieran las condiciones en las que se daba el terreno y los beneficios para el país.

Una licitación internacional hubiera dado  certeza jurídica a la concesión.  Esto es lo que el usufructo no tiene.  Es un usufructo disfrazado de concesión.

¿Como califica al operador APM?

Administra varias terminales portuarias en el mundo y es un operador eficiente, es el que compró los derechos a la Terminal de Contenedores de Barcelona.

Ambas firmas tienen la experiencia y la capacidad para operar la TCQ.

Aquí el problema fue la falta de certeza jurídica en el contrato. 

¿Qué lecciones deja este contrato?

Va impactar en las inversiones a futuro. Lo que hace falta es revisar los dos modelos, es decir, las concesiones a través de la  Ley de Compras y Contrataciones y la de Alianzas Público-Privadas.

Hay que revisarlos para modernizar el sistema portuario.