El comercio nacional garantiza el abastecimiento de productos de fin de año, pero los precios serán más altos

La anticipación de pedidos, el transporte multimodal y compartir espacio en barcos son algunas estrategias que aplican los importadores para atender la demanda de la temporada navideña.

Publicado el
Los comercios se preparan para las ventas de fin de año.
Los comercios guatemaltecos se preparan para abastecer la demanda de fin de año. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca).

Desde hace varios meses, miles de empresarios comenzaron a buscar soluciones a la crisis logística que deviene del año anterior y garantizar el abastecimiento de productos de fin de año.

Una de las primeras acciones fue concretar sus pedidos con mucha anticipación, a fin de prevenir retrasos y obtener una mejor negociación de precios de los fletes. Sin embargo, se enfrentan a la incertidumbre del comportamiento de las ventas, derivada del alza de los precios, y temen una caída en las ventas este año.

Algunos sectores, como el de juguetes, se adelantó de 30 a 60 días en sus compras, en comparación con años anteriores, informó la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG). Sin embargo, los bienes perecederos no se pueden comprar con mucha antelación y son los que podrían no llegar a tiempo.

“Lo que estamos viendo ahora es una escasez y un encarecimiento de los productos finales, provocados principalmente por el alto costo logístico que se está viviendo a nivel mundial”, dijo Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco-Americana (AmCham).

Le recomendamos: Gasolinas: Así cambió el alza del combustible los hábitos de compra y transporte de los guatemaltecos, según Kantar

Y uno de los problemas principales que afrontan los comercializadores es un menor inventario, por lo que podrían escasear algunos productos, lo que, sumado a la inflación, “obviamente repercutirá en los precios finales, sobre todo de los productos terminados que vienen de Asia”.

Como ejemplo, la CCG indica que los costos del sector vestuario han subido hasta 20%, debido a los retrasos y las alzas de los fletes marítimos. “El sector vestuario tiene incertidumbre en el comportamiento de sus ventas, ya que ha sido un año muy variable. Cuando inició la pandemia, había aumentado la demanda de sus productos, pero ya se estabilizó ese comportamiento, por lo cual consideran que puede haber una disminución de ventas, en comparación con los últimos dos años”, indicó la CCG.

Los importadores de juguetes también señalan que la desventaja de adelantar los pedidos es que eso afecta su retorno de inversión y el pago de los préstamos que solicitan para financiar sus compras. Además, consideran que, posiblemente, muchas personas decidan regalar otros artículos de primera necesidad, en lugar de juguetes.

Poca oferta actual

Según información de empresarios socios de la CCG, independientemente de los preparativos para el fin de año, en la actualidad también enfrentan dificultades para abastecerse de diversos productos, ya sea por oferta, alzas o fletes.

Otros usuarios también leyeron: Las nuevas tendencias globales de consumo desafían las estrategias comerciales ¿Qué deben hacer las empresas para mantener sus ventas?

Entre estos mencionan el caso de productos cárnicos como pollo y cerdo, pues aunque no hay desabastecimiento, sí hay cierta escasez, que incrementa en un 20% el precio de estas carnes. El sector industria ya había adelantado dificultades para adquisición de carne que usa para embutidos o alimentos preparados.

En el segmento de electrodomésticos y hogar, los comerciantes mencionan la escasez de chips desde finales del 2020 y continuó el año pasado, lo que afecta a muchos productos tecnológicos.

El abastecimiento de productos provenientes de India ha sido bastante complicado y recientemente también el de Sudamérica por el incremento de las tarifas de fletes. Otro impacto que perciben es que los proveedores han bajado su nivel de servicio fill rate (que es la cantidad que se entrega a los clientes, respecto a lo solicitado) en forma sustancial.

Es así como en celulares, televisores y línea blanca (en especial congeladores y microondas) y otros, las dificultades consisten en que los proveedores no garantizan el abasto, ya que pesar de que las órdenes de compra se envían con tres meses de anticipación, un mes antes del despacho les reducen las cantidades previamente confirmadas.

Cargando

Mientras que, en compras locales, tienen problemas para conseguir muebles de distintos materiales (MDF, melanina y palo blanco). Entonces, la mayoría de las cancelaciones de pedidos es por desabasto de las fábricas y no por falta de asignación de buques.

Tomás Villamar, director de compras e importaciones de Grupo Distelsa, dijo estar consciente de que, por un lado, las fábricas en China, Vietnam, Tailandia y México todavía están con algunas complicaciones de producción; y por otro, conseguir espacios en los fletes marítimos todavía va a estar complicado en lo que resta de 2022, “por lo que optamos por hacer las compras anticipadamente”.

También expuso que se proyecta un crecimiento de ventas de 5% a 6% en sus ventas este año, comparado con el 2021, ya que la situación económica en general y la inflación reducirá la capacidad de compra de los guatemaltecos y ello los llevará a priorizar sus gastos.

Hay optimismo

No obstante, según Astrid Perdomo, directora ejecutiva de la Asociación de Centros Comerciales de Guatemala (Acecogua), si bien es difícil predecir con exactitud el comportamiento de las ventas para el fin de año, este sector se prepara para apoyar a sus asociados y atraer compradores, ya que en esa época, el tráfico de personas aumenta entre un 10% y 20%.

A su criterio, las dificultades que se han experimentado en las importaciones también han significado oportunidades. “Hoy tenemos mucha marca local. La complejidad de las importaciones ha abierto las puertas a que muchas empresas se desarrollaran durante la pandemia y hoy pueden vender sus productos en centros comerciales”, indicó.

Mientras que Mario Porres, fundador y CEO del sitio de comercio electrónico guatemaladigital.com, señaló que el sector más afectado por la crisis de fletes marítimos y abastecimiento de productos son los comercios tradicionales que importan desde Asia. En su caso, su ventaja es que opera como courier e importa por menor desde Miami, Estados Unidos.

Le recomendamos: Efecto Qatar 2022: ¿En cuáles negocios aumentarán los ingresos en Guatemala con la llegada de la Copa Mundial de Fútbol?

“Como nuestras ventas no dependen de inventario, sino que se sustenta bajo demanda, las perspectivas para este año son muy buenas. Después de una caída de ventas de 50% al inicio de la pandemia y no revisar mayores crecimientos en 2021, creemos que este diciembre va a ser muy bueno”.

Posición de la industria

Según las respuestas recientes compartidas por la oficina de comunicación social de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), el presidente esa cámara, Luis Alfonso Bosch, coincidió con que los eventos que los dos últimos años han afectado las cadenas de suministro, los precios y las dificultades de abastecimiento o entregas.

La inflación en Estados Unidos alcanzó un máximo histórico en varias décadas y considerando que la mayoría del comercio se tiene con ese país, se pueden observar los efectos inflacionarios en Guatemala, por lo que el país ha importado el 80% de la inflación, agregó Bosch, al indicar que “como país, no podemos incidir en precios que son establecidos a nivel mundial”.

Por lo tanto, las industrias en el país están trabajando para mitigar los impactos de la inflación y no trasladar el costo al consumidor final, cuidando la calidad de los productos, a pesar de cualquier costo.

Otros usuarios también leyeron: El 2021 fue un año de emprendimientos innovadores y la tendencia se mantendrá en el 2022

En tanto Julio Orozco, director ejecutivo de la Gremial de Alimentos y Bebidas (Gremab) adscrita a la CIG expuso que el shock es peculiar, y resulta difícil determinar su impacto en los precios de las materias primas, los cuellos de botella de la oferta y los crecientes costos de transporte, y que a eso se suma la crisis energética que está golpeando a varias regiones del planeta, en medio de fuertes presiones inflacionarias.

Pese a esas dificultades se prevén anaqueles surtidos, aunque de momento, el mayor reto recae en retrasos de entrega de algunas categorías y materias primas.

Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB) agrega que, en el caso del trigo ya había disminuido un poco el precio, pero empezó a subir de nuevo.

Pese a esta situación mundial, la CGAB indica que sus asociados han mantenido precios consecuentes con la inflación importada, condiciones del mercado nacional y la capacidad de compra de los guatemaltecos.

Sin embargo, hace ver que los incrementos recientes y proyectados de precios internacionales y la interrupción temporal de cadenas de suministro de algunos productos, materias primas e insumos siguen golpeando a la industria y redundarán en el mercado, por lo que es necesario que el Gobierno tome medidas preventivas para paliar la inflación estimada para este año.