El secreto del garaje costarricense que llegó al Nasdaq

De fabricar prototipos de implantes mamarios en un garaje, a ser la primera empresa costarricense en cotizarse en Nasdaq. La historia de Establishment Labs es un manual de perseverancia e innovación para romper moldes.

Forbes Centroamérica.
Forbes Centroamérica.

Hace catorce años, en el garaje de su casa, Juan José Chacón curaba fórmulas de silicona en un horno para cocinar pizzas y fabricaba prototipos de implantes mamarios, con los que pretendía mostrar a sus primeros inversionistas el potencial del negocio que traía en mente.

Aquella escena del barrio de Pavas, ubicado al sur de San José, Costa Rica, se convirtió en una compañía global del sector biomédico que desde el 19 de julio de este año cotiza en el índice Nasdaq.

La empresa tuvo ingresos por 34.7 millones de dólares (mdd) en 2017, un aumento de 75% con respecto a 2016. Durante el primer trimestre de este año, la facturación fue de 14.8 mdd. Es decir, esta joven empresa, vendió en tres meses el 42% de lo que ingresó el año anterior, y en dos meses, la cotización de su acción pasó de 23.7 a 27.7 dólares.

Bajo la marca Motiva, Establishment Labs produce implantes mamarios y de glúteos para usos estéticos y de prótesis en sus dos plantas manufactureras ubicadas en la Zona Franca Coyol, un parque industrial en Alajuela, Costa Rica, exclusivo para empresas del sector biomédico. La compañía cuenta con unas instalaciones de casi 4,500 metros cuadrados que le permitirán producir hasta medio millón de implantes por año. Emplea a más de 350 personas y cuenta con 35 colaboradores foráneos en sus oficinas de Bélgica, Brasil y Estados Unidos, de acuerdo con datos de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer).

El de Establishment Labs es un caso inédito en el recuento histórico de las empresas costarricenses, pues es la primera que alcanza el sello global en el sector biomédico y distribuye a 60 países, entre los que se encuentran Brasil, Reino Unido, Francia, Suecia, Dinamarca, Noruega, Corea del Sur y Japón.

Además, en sus planes a futuro están ingresar a Estados Unidos y consolidar su posición en el mercado brasileño, el segundo mercado en importancia a nivel mundial en cirugías estéticas con implantes mamarios. La empresa también busca llegar al mercado chino, indica Juan José Chacón, ceo y fundador de Establishment Labs.

Carrera de obstáculos

Nuestro entrevistado no estudió anatomía, medicina o ingeniería biomédica. Se graduó como economista en la Académie de Poitiers en Francia y cursó el programa Sloan de innovación, tecnología y administración en el Massachusetts Institute of Technology (MIT). Su padre fue cirujano plástico y su madre enfermera obstétrica.

“No soy médico y nunca quise ser médico”, relata. “De mi papá aprendí todo lo que existía en el mundo de la cirugía plástica y de mi madre aprendí todo lo que no existía en ese mundo”, refiriéndose a las omisiones y carencias de las cirugías estéticas que eran importantes para las mujeres.

Precisamente, las conversaciones con su madre sobre eso que no existía en cirugía plástica fueron el contexto en el que Chacón y su socio, el francés Olivier Tourniaire —quien tiene más de 20 años en ventas de implantes mamarios y fue confundador de Laboratoires Eurosilicone, fabricante de implantes en Francia—, decidieron, durante un viaje a Australia en el 2004, plantar la semilla de Establishment Labs.

“Nos dimos cuenta que los dos grandes actores de la industria simplemente le quitaron el ojo a la bola (dejaron de innovar)”, recuerda Chacón. “Eso era cierto en 2004 y seguía siendo cierto en 2010 cuando salimos al mercado; incluso algunos podrían decir que sigue siendo cierto hoy día”, añade, al referirse al poco avance tecnológico que hay en la oferta de las grandes empresas productoras de implantes mamarios.

Establishment Labs es una empresa dedicada a la innovación en productos de cirugías estéticas y reconstructivas de mamas, y más recientemente a implantes de glúteos. Además de la manufactura de implantes, desarrollan tecnologías 3D para planificación de cirugías y para apreciar el antes y después de los procedimientos. Además, elabora tratamientos de medicina regenerativa con células grasas para diferentes padecimientos de salud.

La compañía también desarrolla microtranspondedores para el rastreo y trazabilidad de sus productos que son aplicaciones para leer la información de los chips que se incrustan en los implantes que producen. Cada proceso está meticulosamente medido y registrado. Cada implante puede rastrear al empleado que creo los moldes, al que lo llenó con la fórmula de silicona y al que lo empacó.

Atrás quedó la época de prototipos curados en un horno de pizza; los viajes a muchos países con recursos limitados para convencer a cirujanos y distribuidores de las virtudes de los implantes Motiva. Cuatro generaciones de implantes después, hoy Establishment Labs está entre las 10 empresas fabricantes de implantes mamarios más importantes del planeta, según el reporte Research and Markets (2017-2023).

Personajes clave

Pero, como en toda historia de éxito, no pueden faltar los problemas: “En un momento, nosotros le tuvimos que pedir prestado a todos nuestros familiares; tuvimos que vender cosas para pagar la nómina de la empresa; usar nuestras tarjetas de crédito hasta dejarlas sin fondos y sin historial crediticio. Hubo momentos en que tuvimos que rogarle a la gente que nos diera más tiempo para pagarle a nuestros proveedores”, narra el innovador costarricense.

“Nosotros nunca obtuvimos acceso a financiamiento bancario significativo en Costa Rica, más allá de nuestras tarjetas. Hubo un banco que nos dio una línea de crédito, pero al momento nos lo quitó”, relata Juan José.

El capital semilla provino del francés Olivier Tourniaire quien se convirtió en su socio financiero; también de Diego Gómez, el único inversionista costarricense que aportó parte del capital; el guatemalteco Roberto Ponce, logró traer dinero de su país para invertir en la empresa y, en Nueva York, Nick Lewin abrió las posibilidades para reunir fondos en Estados Unidos.

El fundador de Establishment Labs agrega que en Costa Rica enfrentó un sistema bancario atado de manos por regulaciones jurídicas y del cual era imposible obtener dinero. Además, el país carece de inversores que sean capaces de medir el riesgo asociado a empresas de alta tecnología como la que creó desde aquel garaje.

A criterio de Juan José, es posible que los inversionistas locales más autocríticos se estén preguntando por qué cuando se les presentó la oportunidad de invertir en la empresa, en el 2013, declinaron: “Los inversionistas costarricenses no fueron capaces de medir el riesgo asociado a este emprendimiento”, señala.

Para el ceo, el inversionista en Costa Rica necesita pensar más allá del edificio, de los inmuebles, de los bienes raíces y hacer un ejercicio más intelectual e investigar más cuando se presenta una opción para invertir en una empresa como Establishment Labs.

“Quizás yo como inversionista debería tener a alguien en mi equipo que sea capaz de analizar este mercado [el de dispositivos médicos], comprender la tecnología y llegarle a esta oportunidad. Tengamos algo muy claro: Nuestra propuesta de inversión en ese momento era muy simple; teníamos a dos mega empresas como la irlandesa Allergan y la estadounidense Mentor Worldwide LLC que se durmieron y dejaron de innovar, y nosotros teníamos tecnología que podía romper las reglas de la industria. Con ello, podíamos dar un muy buen retorno de inversión” apunta Chacón.

Pedro Aguilar, gerente en Costa Rica de Risk Advisory (consejería en riesgo) de la empresa Deloitte explicó que esta nación carece de un marco regulatorio para las inversiones de capital en riesgo que le den seguridad jurídica y financiera tanto para el inversionista como para el empresario en busca de capital.

Aguilar relata que el país ha hecho esfuerzos para crear el marco, pero las iniciativas se han abandonado: “En 2011 la Superintendencia General de Valores (Sugeval) costarricense elaboró un capítulo que reglamentaría a las sociedades anónimas de fondos de inversión que buscaban atraer capital en riesgo y así dar los primeros pasos en esa dirección. Pero de ese año al 2015 no pasó nada”.

De igual forma, en la Bolsa Nacional de Valores costarricense se ha intentado crear una estructura para este tipo de inversión con poco éxito: “Tanto la Sugeval como la Bolsa no se han puesto de acuerdo para crear una regulación que ofrezca seguridad a los inversionistas y a los emprendedores para que sigan estos procesos y puedan levantar capital”, indica Aguilar.

Finalmente, Establishment Labs encontró en Nueva York lo que no pudo lograr en Costa Rica: inversionistas dispuestos a apostar por la empresa. “¿Qué es lo que tenía ese inversionista que no tuvo el de Costa Rica? La capacidad de analizar este proyecto y rápidamente darse cuenta que era lo que ellos llaman un home run”, afirma Juan José.

La clave del éxito

La cirugía para aumentar el tamaño del busto es el procedimiento estético más practicado a nivel mundial, según un reporte de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética. En 2016 se realizaron 1,650,000 procedimientos para colocación de implantes. Reportes de la empresa de estudio de mercados MarketsandMarkets indican que estas cirugías forman parte de un mercado que movió 1,150 mdd en 2016, y se espera que tenga un crecimiento promedio anual de 8.5% hasta el 2021, según predicciones hechas por la consultora.

La compañía costarricense actualmente tiene una participación de mercado que oscila entre 10% y 40%, dependiendo de cada país y de cada región. Establishment Labs aplica la metodología del diseño de productos pensando en las necesidades de los clientes o usuarios, para desarrollar productos personalizados cumpliendo con los requerimientos estéticos y de seguridad que son valorados, apunta Guillermo Cardoza, profesor de INCAE Business School, en Costa Rica.

Actualmente, Establishment Labs registra el mayor crecimiento en el nicho de empresas que fabrican implantes mamarios, según afirmó Juan José Chacón. El dossier de la compañía en el índice Nasdaq muestra que sus ingresos crecieron 116% en 2016; 75% en 2017, y 104% en los tres primeros meses de 2018, comparado con el mismo periodo del año anterior.

Su objetivo es “dar guerra” a las dos grandes compañías del campo de implantes mamarios: Allergan y Mentor Worldwide LLC y a la división de dispositivos médicos de la multinacional Johnson & Johnson.

En su momento, incluso la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), impuso una moratoria en la venta de implantes de silicona por 14 años —que concluyó en 2006— debido a crecientes preocupaciones por sus efectos en la salud de las mujeres. Desde entonces, la FDA exige a todos los nuevos diseños de implantes una aprobación previa a su entrada al mercado. Esto ha desestimulado el avance tecnológico dirigido a estos productos.

No obstante, Chacón asegura que el valor agregado de los productos de Establishment Labs está en el uso de materiales y conceptos del siglo xxi, versus las tecnologías del siglo anterior que prevalece en las empresas líderes del mercado.

Los implantes Motiva tienen una carcasa con una superficie texturizada que se logra con nanotecnología, en lugar de usar sal, azúcar u otras sustancias comúnmente utilizadas en otros implantes. La superficie texturizada permite una mejor adherencia al cuerpo y evita la condición de contractura capsular que, en algunos casos, requiere cirugía correctiva.El gel de silicona en los implantes Motiva es una mezcla propietaria de material que es más natural al tacto y permite llenar la carcasa al 100% para evitar rupturas.

Cada implante cuenta con un chip rastreador de vida prolongada que permite la trazabilidad de la manufactura, como el modelo, volumen, número de serie y datos personales del paciente, todos accesibles por medio de una app para dispositivos móviles.

“Podemos hablar de cuestiones específicas como la calidad de los materiales que usamos, de química más avanzada, de procesos de manufactura y la aplicación de nanotecnología para crear una superficie que es amigable con las células, y que por lo tanto tiene mejor biocompatibilidad”, detalla Chacón.

Según el reporte de Nasdaq, el rápido crecimiento de Establishment Labs en los mercados internacionales se debe a que ha habido poca innovación en el mercado de la producción de implantes mamarios desde 1990.

Es un caso ejemplar a nivel regional que demuestra a la comunidad de emprendedores costarricenses, y de toda Centroamérica, que es posible desarrollar empresas competitivas de base tecnológica en un sector tan exigente como el biomédico, señala el académico Cardoza del INCAE.

El campanazo

Rodeado de familiares y colaboradores principales, Juan José Chacón siguió el ritual de todas las compañías que ingresan al índice Nasdaq, cuando Establishment Labs ingresó al mercado el pasado mes de julio.

Ese día vio aparecer por primera vez en pantallas su clave de pizarra, ESTA, y tocó la campana de cierre de la sesión de intercambio, siguiendo el protocolo de oferta pública inicial en el estudio principal del mercado accionario.

Establishment Labs inició su cotización a 18 dólares por acción y en el día uno de actividad en bolsa, la empresa costarricense recaudó 66 mdd. A inicios de octubre, las acciones de ESTA se cotizaban a un valor de 24 dólares.

Hoy Establishment Labs muestra todas las señas de ser un negocio boyante: un edificio de arquitectura moderna en el parque industrial Zona Franca Coyol que comparte con otras empresas globales como Abbott Vascular, St. Jude Medical, Medtronic y Cardinal Health; su línea de producción se ubica en un cuarto limpio nivel 7, necesario para la manufactura de dispositivos médicos esterilizados, en una planta que cuenta con paneles solares que generan 273 kilowatts de electricidad.

A partir de la oferta pública en el Nasdaq, Establishment Labs pretende cumplir tres objetivos dentro de su plan estratégico: El capital obtenido con la venta de acciones servirá para concluir con las pruebas clínicas de su línea de implantes Motiva y acceder al mercado estadounidense, el número uno en el sector.

Además, la empresa podrá continuar con sus procesos de innovación y desarrollo para cumplir con su misión de, en palabras de su fundador, transformar la industria de implantes mamarios introduciendo nuevas tecnologías para mejorar la calidad de su producto y reducir los problemas asociados a las cirugías. Finalmente, el dinero recaudado por la oferta pública apoyará sus objetivos de crecimiento a nivel internacional.

Chacón está consciente de la necesidad de invertir fuertes cantidades de dinero para cumplir sus objetivos. En un horizonte a cinco años, el empresario espera estar más cerca de poder decir que lograron cambiar la industria innovando con sus productos, cada vez más centrados en los usuarios, y desarrollando tecnologías para hacer más seguros los procedimientos de implantes de mamas. Actualmente, dice Juan José Chacón, se ven a mitad del trayecto para conseguirlo.

El futuro le sonríe. Sin embargo, el camino para llegar hasta este momento fue más que empedrado para Establishment Labs y para el visionario de San José, quien aboga para que los inversionistas de su país volteen hacia los emprendedores, arriesguen y confíen en los jóvenes talentosos de Costa Rica para transformar valiosas iniciativas en empresas con proyección internacional.

* En alianza con Forbes México y Centroamérica.

Contenido relacionado

> Análisis: Cuál es el principal problema fiscal de Guatemala

> Por qué América Latina favorecerá a la aerolínea Iberia

> ¿Es viable un gasoducto entre México y Centroamérica?

0