Estas son las 5 recomendaciones de Deloitte a las empresas en la fase de reapertura

Especialistas de Deloitte consideran que durante las fases de reapertura económica existen nuevas oportunidades que las empresas pueden aprovechar para adaptarse al “nuevo normal”.

A finales de julio las empresas y comercios empezaron a reactivarse. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
A finales de julio las empresas y comercios empezaron a reactivarse. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Con un análisis objetivo y una actitud proactiva se pueden identificar oportunidades concretas de reinventarse, por ejemplo, la digitalización de los negocios se convirtió en una necesidad urgente para poder ser más eficientes concluyeron los especialistas de la firma Deloitte durante el conversatorio: Caminando hacia la nueva realidad en Centroamérica y República Dominicana.

Felipe Baselga, socio de Asesoría Financiera Deloitte Spanish Latin América consideró que es momento oportuno de reflexionar en nuevas oportunidades que permitan ir más allá de la digitalización y hacer cambios que quizá antes no eran relevantes, pero ahora son claves por el momento que vive el mundo debido a la pandemia del nuevo covid-19.

La logística en este nuevo mundo donde la distancia es primordial y que se quedará como un hábito, cobrará una importancia aún mayor, y tendrán que revisar cómo llegan a sus clientes y la relación con sus proveedores para mantener un inventario sano, afirmó el profesional.

Por lo anterior están surgiendo nuevas herramientas tecnológicas que pueden ayudar a mejorar la operación.

“Hemos observado en algunos clientes que han pensado fuera de la caja y han aprovechado en reinventarse y buscar nuevas oportunidades”, expresó Baselga.

Por ejemplo, un negocio de retail aceleró su transformación digital y consiguió con un trabajo bien enfocado mantener su situación solvente y le ha generado una dinámica de pensamiento vertical.

Otro negocio de alimentos logró reducir los intermediarios entre ellos y el cliente final, es decir, se posicionaron mejor en la mente del consumidor.

Para Alfredo Gómez, socio consultor Deloitte Spanish Latin America aseguró que desde grandes hasta pequeñas empresas de la región que vieron reducido el impacto porque ya venían implementando algunos procesos de digitalización y tercerización de servicios, y es una tendencia que se ha reflejado en el último mes, y se comprobó que muchos de estos procesos que se tenían cerca del cliente no son necesarios y es mejor una estandarización de esos procesos para reducir costos.

Nuevas oportunidades:

  • Apertura a nuevos canales digitales con implementaciones aceleradas y ágiles.
  • Reevaluación de la estrategia y plan de negocios.
  • Reevaluación del portafolio para enfocarlo a la nueva realidad poniendo especial atención en los activos de baja rentabilidad o improductivos.
  • Oportunidad para reestructurar el modelo de trabajo de la empresa (trabajo remoto)
  • Tercerización y reducción de procesos redundantes.
  • Adopción de nuevas tecnologías en suministro y distribución.
  • Cadenas productivas más robustas y compactas.
  • Control de planta remotos y desarrollo de mejores prácticas.
  • Hidrocarburos y energéticos a precios bajos.

Gómez afirmó que hay tendencias como el comercio electrónico que van a perdurar, por lo tanto, hay que identificar nuevos clientes a los que se puedan atender.

El tema de la eficiencia operativa es cada vez más importante, por lo tanto, debe ser ágil y definir una estructura de costos donde sea en su mayoría sean variables y permita reducir los costos fijos.

“Para ello, hay que revisar el modelo de servicio, organizacional y los gastos que se tienen para generar proyectos de transformación y reducir la base de costos”, explicó Gómez.

Luego, penetrar nuevos segmentos de mercado para mantener la rentabilidad, determinar cuáles son los productos o clientes que generan rentabilidad y enfocarse en esos segmentos, bajo esta nueva realidad se debe observar un enfoque aún más crítico.

Es importante para las empresas contar con una variedad de proveedores para mitigar riesgos y asegurar los ingresos.

Aspectos a considerar para la reapertura:

  • Mitigar el riesgo mantener la continuidad operativa y preservar el flujo de efectivo
  • Incrementar la visibilidad en la calidad y en el servicio clientes así como en la cadena de suministro y operaciones.
  • Mantener el foco en el flujo de efectivo, anticipando quiebras y asegurando financiamiento.
  • Asegurarse de que los protocolos de riesgos del negocio están ejecutandose de manera adecuada.

Enfocar el liderazgo en las relaciones con clientes y empleados:

  • Priorizar operaciones para permitir un regreso paulatino administrando y reduciendo la complejidad del portafolio de productos y servicios y reevaluando precios y contratos con clientes.
  • Tener claro los rolos de liderazgo durante la reapertura descentralizando la toma de decisiones.
  • Apoyar la salud física y emocional de los empleados con esfuerzos alineados con la estrategia del negocio.

Reiniciar las cadenas de suministro de manera sincronizada:

  • Visualizar un proceso dinámico de ventas y planeación de operaciones con un enfoque en las restricciones de la cadena de suministro.
  • Asegurar la disponibilidad logística considerando rutas y medios alternativos, revisando costos e implicaciones en los acuerdos de distribución.
  • Mejorar la visibilidad con los socios en la cadena de suministros.
  • Mantener el foco en los indicadores externos.
  • Dar seguimiento constante a los distintos indicadores para anticipar cualquier disrupción adicional (indicador global de actividad económica / bajas y ventas de retail, producción de manufactura índices bursátiles, precios de commoditties, tasas de interés).