Euro digital: Qué es, cuáles son los riesgos y qué diferencia tiene de las criptomonedas

El Banco Central Europeo (BCE) dio por iniciada la fase de análisis y pruebas del proyecto del euro digital, el cual podría ver la luz en 2025.

El proyecto del euro digital comienza a tomar forma y sería una alternativa a las criptomonedas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)
El proyecto del euro digital comienza a tomar forma y sería una alternativa a las criptomonedas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Este miércoles, el Banco Central Europeo (BCE) dio luz verde a la fase de análisis y pruebas del proyecto más importante desde el lanzamiento del euro en enero de 1999.

La institución con sede en Fráncfort dio luz verde este miércoles a la fase análisis y de pruebas del proyecto más importante desde el lanzamiento del euro.

Si este proyecto sale bien, el euro digital podría ver la luz en 2025 y sumarse a los medios de pago a disposición de los países de la Union Europea.

¿Qué es el euro digital?

De acuerdo a información proporcionada por el Banco Central Europeo, el euro digital sería una forma virtual de dinero emitido por el mismo BCE y los bancos centrales nacionales de la Unión Europea.

Asimismo, todos los ciudadanos y empresas podrán tener acceso a este tipo de divisa virtual.

Lea más: Incautación récord de criptomonedas: Reino Unido confisca casi US$250 millones por blanqueo de capitales

El euro digital es considerado como una alternativa para realizar pagos de forma rápida y sencilla, y tendría la función de apoyar la digitalización de la economía europea.

No obstante, su irrupción en el mundo económico no presentaría un riesgo para el dinero convencional, ya que el los bancos del sistema europeo continuarían garantizando el acceso a todos los ciudadanos a las monedas y billetes del euro convencional.

¿Cuál sería su función?

El Banco Central Europeo desea continuar con el impacto mundial que han tenido los pagos virtuales debido a la pandemia del covid-19.

Este fenómeno se refleja en Alemania, país donde impera el dinero en efectivo, pero que en 2020, por primera vez en su historia, los ciudadanos alemanes realizaron más gastos con tarjeta.

La institución con sede en Fráncfort teme que este entusiasmo no aproveche las monedas virtuales privadas o divisas extranjeras, ya que en 2019, el proyecto de Facebook de crear criptomoneda provocó un electrochoque.

El euro fue introducido en los mercados financieros el 1 de enero de 1999. (Foto Prensa Libre: Creative Commons)

De igual forma, varios países, entre ellos China y Estados Unidos, también trabajan actualmente en la emisión de su propia moneda virtual.

En China, desde marzo se ha iniciado la prueba de pago con e-yuan, criptomoneda asiática, mediante dispositivos móviles. Según expertos, esta acción responde a la intención de convertirlo en una moneda virtual de referencia que compota con el dólar.

Además: China planea detener asteroide que se dirige a la Tierra (El plan, los cohetes y la NASA)

“Una Europa soberana necesita soluciones de pago innovadores y competitivos”, exhortó recientemente el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz.

“La moneda del banco central estará en el corazón del sistema de pagos, reforzando la autonomía de Europa en esta era de monedas digitales”, declaró Fabio Panetta, miembro del directorio del BCE.

Interés para el consumidor

El euro digital permitirá a familias y empresas disponer directamente de esta moneda virtual con una cuenta en el Banco Central Europeo, lo cual actualmente está reservado a los bancos comerciales.

Otro punto de interés es que este dinero estará protegido de todo riesgo de pérdida, un argumento fuerte en momentos en que el proyecto de garantías europeas de depósito está estancado.

El euro digital es considerado como una alternativa viable para realizar pagos de manera fácil y rápida. (Foto Prensa Libre: Ledger Insights)

Asimismo, el BCE promete la utilización rápida, fácil y segura del euro digital al momento de realizar pagos en supermercados o en línea mediante un teléfono móvil.

Heike Mai, economista del Deutsche Bank, considera que la meta será persuadir a los consumidores a pasarse a un nuevo medio de pago que no difiere mucho de los existentes en términos de trato y gama de servicios”.

“Los hábitos de pago de los consumidores no cambiarán con el lanzamiento del euro digital”, vaticinó Guido Zimmermann, analista de LBBW.

A pesar de esta predicción, Zimmermann considera que el sistema podría evolucionar en algunos años, cuando el número y las formas de las monedas digitales hayan aumentado.

Le puede interesar: Una serpiente se cuela por las tuberías y muerde en los genitales a un hombre que estaba sentado en el inodoro

Con este revolucionario proyecto, los usuarios podrán hacer transferencias o pagos entre países europeos, reduciendo así los costos bancarios. Igualmente, podrán contar con su “portafolio” de euros digitales, disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana.

¿Cuál es la diferencia entre un euro digital y una criptomoneda?

Una criptomoneda no es un medio oficial de pago. Su unidad de cuenta no está definida por el Estado sino que es emitida por organizaciones privadas y controlada por participantes de una red informática.

Asimismo, la emisión de nuevas criptodivisas está regulada por un algoritmo y no por un comité de política monetaria.

Los bancos centrales desean darle estabilidad al mundo especulativo de las monedas digitales, cuya cotización sufre de muchos altibajos.

“Un euro hoy debe valer un euro mañana, ya sea en especie o digital”, indicó el Banco Central Europeo.

Esta moneda electrónica sería una alternativa a las criptomonedas, ya que estaría regulada por el Banco Central Europeo. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

¿Cuáles son los riesgos?

Al momento de continuar con este proyecto del euro virtual, el BCE debe tomar en cuentas las inquietudes de la población europea sobre los riesgos que esto implica para la protección de su privacidad.

De acuerdo con el Banco Central Europeo, “los datos de las personas deben estar más protegidos con el euro digital que con los equivalentes propuestos por los prestatarios privados”.

También: Seguidores de The Doors viajan a París para rendir homenaje a Jim Morrison, en el 50 aniversario de su muerte

A pesar de esto, el camino es estrecho ya que no se trata de ofrecer la misma garantía de anonimato que el efectivo, debido a los motivos en la lucha contra el fraude fiscal y el financiamiento de actividades ilícitas.

El principal riesgo es la fuga de ahorrantes hacia esta nueva forma de moneda, que permite evitar las tasas de una cuenta clásica de depósito, lo que podría fragilizar a los bancos en la zona del euro.

En una entrevista con el diario Financial Times, Fabio Panetta, miembro del directorio del Banco Central Europeo, indicó que esta institución estudia gravar los depósitos en monedas por encima de cierto monto, por ejemplo 3 mil euros.

Además, no se pretende ampliar la brecha digital existente dentro de las sociedades. “Vamos a continuar emitiendo dinero en efectivo”, remarcó Panetta.