10 claves de comercio electrónico para que los negocios sigan vivos

El presidente del eCommerce Institute entrega un decálogo con las claves para que los negocios avancen en la transformación digital.

Mientras algunos negocios experimentaron por primera vez con el ecommerce, otros crearon experiencias de realidad virtual para simular recorridos por sus tiendas. (Foto Prensa Libre: Forbes.co)
Mientras algunos negocios experimentaron por primera vez con el ecommerce, otros crearon experiencias de realidad virtual para simular recorridos por sus tiendas. (Foto Prensa Libre: Forbes.co)

“No nos quedó de otra”, es como Marcos Pueyrredon, presidente del eCommerce Institute  describió la aceleración que en cuestión de semanas superó expectativas de años la implementación y adopción del comercio electrónico a raíz de la pandemia del Covid-19.

Pueyrredon, una de las personas que más sabe de comercio electrónico en América Latina, resalta 10 tendencias disruptivas que le han apostado a la continuidad de los negocios.

1. Mezcla de productos

Las marcas de ropa, como Totto, empezaron a hacer tapabocas y las cadenas de supermercados no han perdido la oportunidad para organizar kits y vender abundantemente productos de higiene y limpieza. En Rumania, la tienda de ropa Miniprix se convirtió en cuestión de días una tienda de alimentos.

2. La adaptación

Cuando las plataformas de supermercados en línea colapsaron por el aislamiento obligatorio, fueron varios los supermercados que dieron prioridad de acceso a grupos de riesgo, como los adultos mayores o a clientes leales.

Muchos se tomaron en serio la tarea de proveer información preventiva sobre el coronavirus y las medidas de bioseguridad tomadas por cada compañía para mitigar el contagio entre sus colaboradores.

Surgieron burbujas y muros de vidrio para ayudar al distanciamiento social, mientras que otros crearon experiencias de realidad virtual para simular recorridos por sus tiendas.

3. La economía colaborativa

Las plataformas de domicilios de volvieron fundamentales. Varias de ellas, desde primer momento, crearon fondos de ayuda para repartidores que se contagiaran de COVID-19. En particular Rappi implementó un 0% en comisión a pequeños restaurantes, asumió el costo de las cocinas ocultas, empezó a pagar cada semana para mantener flujo de caja y entre otras medidas, regaló suscripciones de Rappi Prime a mayores de 65 años.

En Chile, los taxistas se aliaron con Rappi y Cornershop para hacer entregas de última milla durante la cuarentena y en varios mercados, Uber lanzó Uber Flash, una línea de mensajería dentro de su aplicación. En Estados Unidos las marcas de cerveza se unieron en la iniciativa Biermi, una plataforma conjunta para incrementar la venta ante el cierre de las actividades sociales.

4. Nuevos servicios

Varias compañías, como Farmatodo, empezaron a ofrecer el servicio médico a la casa. Muchos buscaron alianzas con plataformas de healthtech como MedicApp y 1DOC3. Farmalisto integró ventas de medicinas vía chat. El teletrabajo obligó a los colaboradores a volcarse a las plataformas de videollamadas. Las ferias se trasladaron al escenario digital y la mayoría de los negocios buscó la forma de vender en línea.

5. Venta en redes sociales

Sobretodo quienes no tienen la infraestructura para tener plataformas propias o el presupuesto para pagar intermediarios se fueron a vender a las redes sociales. El mejoramiento de la función ‘Shopping’ en Instagram y Facebook ayudó, pero no fueron pocos los que no perdieron la oportunidad de vender a través de Whatsapp, como fue el caso del tradicional almacén Only de Bogotá.

El diferencial lo marcaron quienes se han atrevido a que la experiencia de compra en línea sea asesorada por alguien que guíe y resuelva dudas sobre los productos.

6. Trazabilidad

Varias compañías están implementando aprendizaje automático para detectar, desde cámaras de seguridad, el distanciamiento social para mitigar la propagación. La integración de compra y recoge ha sido útil para que los clientes recojan los pedidos sin bajarse de su carro.

La comunicación de los famosos protocolos de seguridad y la entrega sin contacto humando incrementaron la confianza en los consumidores.

7. Romper paradigmas

En Colombia, ProColombia volvió una rueda de negocios digital en 48 horas y en Brasil, la tienda Iorane construyó desde cero un canal de ventas en menos de cinco días.

La cafetería Tostao y la farmacia digital Farmalisto intercambiaron nóminas para evitar despidos, así que el talento que servía café se dispuso a trabajar en el área de servicio al cliente.

Los restaurantes obtuvieron un nuevo canal de ventas al poder integrar Uber Eats o Rappi a sus páginas de Instagram.

8. Autoservicio

Se incrementó la instalación de máquinas de venta autoservicio en torres de apartamentos, hospitales y residencias de adultos mayores, una forma de evitar contacto físico, abrir nuevo canal de ventas y fortalecer la omnicanalidad.

9. Transformación de roles

Asistentes de tienda que se volvieron vendedores de tiendas o encontrar nuevas formas de entrega. En Argentina, Walmart se ideó el concepto ‘Van pick up’, que consiste en puntos móviles para entregar pedidos agendados para que los clientes los retiren sin contacto físico.

En Colombia, Merqueo convirtió un estadio cubierto -el Movistar Arena- en su bodega ante el incremento de la demanda. En Holanda, se volvió viral un restaurante que incorporó rápidamente una nueva modalidad de “mini casas” para garantizar aislamiento social y no tener que cerrar sus puertas.

10. Automatización

En Medellín, Rappi empezó un piloto para hacer entrega de pizza con robots. En Ruanda, la startup social Zipline dispuso sus drones que transportan sangre para hacer entregas de productos y medicamentos.

En alianza con Forbes Colombia