Inscripción de sindicatos públicos se disparó durante Gobierno de Jimmy Morales

La inscripción de sindicatos públicos en el Ministerio de Trabajo (Mintrab), se incrementó durante la administración del expresidente Jimmy Morales.

Publicado el
El 74% de los sindicatos inscritos durante la gestión de Jimmy Morales fueron públicos, según los registros del Ministerio de Trabajo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El 74% de los sindicatos inscritos durante la gestión de Jimmy Morales fueron públicos, según los registros del Ministerio de Trabajo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los registros señalan que en el período 2016-2019, la inscripción de sindicatos fue de 219 organizaciones, de los cuales 161 fueron públicos que representa el 74% y 58 privados que equivale al 26% de las organizaciones.

Por ejemplo, en 2016, el total de inscripciones fueron 93 de los cuales 73 fueron públicos; en 2017 sumaron 61, pero 38 estatales; sin embargo, se da un quiebre en el 2018 con 34 inscripciones con 20 públicos y en 2019, 31 autorizaciones y 30 públicos, según los registros.

Lea además: Sube el pollo: El reclamo de la Diaco y la respuesta de los importadores de ese producto

La baja o rechazo de las solicitudes de inscripciones de estas organizaciones se dio en el momento en el que el país estuvo marcado por una encrucijada política que generó el expresidente Morales, según Rigoberto Dueñas, representante del sector trabajador ante la Comisión Tripartita de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), quien admite que pudo haber una “intensión” de no inscribir a más organizaciones sindicales durante la anterior administración.

“El Mintrab rechazó varias solicitudes de inscripciones, puso restricciones y no hubo crecimiento”, consideró Dueñas.

Recordó que la organización colectiva está respaldada en los Convenios con la OIT que Guatemala es suscriptor.

Otra lectura

Para el abogado laboralista Álex Franco, la disminución de la inscripción de sindicatos también se debe a que muchas de las entidades, sobre todo públicas ya se encuentran emplazadas y los trabajadores tienen la protección de inamovilidad.

La otra razón, es que se perdió el espíritu de credibilidad en la formación de organizaciones sindicales por parte de los trabajadores y quienes los van a representar, por lo que se evidencia que las personas ya no desean integrar alguna nueva agrupación o afiliarse las ya existentes.

El experto atribuyó que los sindicatos han realizado negociaciones en plantear los pactos colectivos de condiciones de trabajo y por esas negociaciones las instituciones están emplazadas por un alguno de los Juzgados de Trabajo y Previsión Social, por lo que no se puede despedir a las personas y no hay necesidad de crear nuevas organizaciones.

El Mintrab inscribió 58 organizaciones sindicales privados en el período 2016 al 2019. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Respeto de organización

Desde el punto de vista de empleadores, Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), manifestó que están a favor del derecho de sindicalización de los trabajadores, siempre y cuando no existan abusos y que estén dentro del marco de la ley, que es un derecho válido.

Citó, por ejemplo, que en los sindicatos públicos hay pactos colectivos, puestos heredables y otras prestaciones, que para una empresa privada no es viable.

“Todo lo que este en ley somos respetuosos de la libertad sindical”, afirmó Zepeda.

Con respecto a la baja inscripción de sindicatos privados, Dueñas aseguró que, se temen despidos por los patronos o bien amenazas para no integrarlo y empezar a un proceso de negociación colectiva, sin llegar a la formación de una afiliación sindical.

Explicó que la organización de un sindicato es de 20 personas.

Blindaje

Las estadísticas señalan que en las inscripciones de las organizaciones sindicales el año pasado, 16 fueron municipales, siete en ministerios, dos privados y dos en la Universidad de San Carlos de Guatemala, y uno para el Registro de la Propiedad, independiente y otra de una confederación.

Solo el pasado lunes, se publicó en el Diario de Centro América la inscripción del sindicato municipal para el desarrollo de los trabajadores de la Municipalidad de Tactic, Alta Verapaz y el Sindicato de Trabajadores Municipales de Cabricán-Quetzaltenango, expedientes que fueron gestionados en el 2019.

A decir de Dueñas, existe una razón que explica que el mayor número de sindicatos sean municipales inscritos en el 2019 y está relacionado a la inamovilidad de los trabajadores, luego de la realización de las elecciones en los gobiernos locales y siempre ocurren despidos masivos.

La idea es lograr un emplazamiento judicial y luego se plantean los conflictos colectivos y toda terminación de contrato deberá ser autorizado por un juez.

Por un lado, los trabajadores, buscan tener las garantías para no ser removidos por el cambio de alcaldes y también, son los mismos jefes ediles los que fomentan la inscripción de los sindicatos cuando pierden la elección y así garantizar a sus trabajadores.

Franco, reiteró que la mejor oferta de un candidato político que ganó las elecciones es incluir al grupo de personas que lo apoyó en campaña con un puesto de trabajo.

“Las personas participan en un partido político con el fin de poder conseguir alguna oportunidad en instituciones estatales. El Estado es una bolsa de empleos, porque cada cuatro años llegan nuevos gobernantes al Ejecutivo o las alcaldías”, aseveró.

Por eso dijo, que se dan los despidos masivos o la no continuidad de contratos laborales de trabajadores del Gobierno saliente y por eso el medio para poder proteger el trabajo formar un sindicato, que al estar en formación ya se adquiere un derecho para que no existan despidos y lo que prosigue es que después puedan ser instalados, ya en un juicio laboral.

Mercado laboral

La tasa de desempleo en el país es -total- es de 2.5%, que representa a 179 mil personas, de la población ocupada que es de 6.9 millones, según los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Empleo (Enei 1) del 2019, que publicó a principio de año el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Mientras que el subempleo visible o trabajo por horas es de 667 mil, que representa el 9.7%.

Le puede interesar: Estos fueron los materiales de construcción que más subieron de precio (y los que bajaron)

Además, que la población en edad de trabajar fue de 12 millones y la población económicamente activa en 7.1 millones y la población económicamente inactiva 4.8 millones.

Presión por pacto

La no aprobación del presupuesto por el Congreso para este ejercicio fiscal está generando presión en el cumplimiento de pactos colectivos que aprobó la administración pasada.

La presión de caja fiscal para cubrir esos rubros es de Q1 mil 800 millones para este año.

El mayor porcentaje para ese cumplimiento es para el Ministerio de Educación, en la cual requiere unos Q800 millones, según las estimaciones oficiales.

Contenido relacionado

> Política General de Gobierno: Los aciertos y amenazas dentro del plan de Alejandro Giammattei

> ¿Cómo afectarán a Guatemala las tensiones por la guerra comercial y el petróleo?

> “Sí, Guatemala crece, pero sin derrama social”: Las palabras de la secretaria de Cepal a Giammattei