La SAT descubrió un ingenioso sistema para evadir los controles aduaneros y ya realizó ajustes por Q260 millones este año

Al 30 de noviembre del 2021, la Intendencia de Aduanas ha realizado ajustes por Q260 millones a diversos contribuyentes que incurrieron en la subvaluación de mercancías que ingresaron al país, práctica que persiste a través de varias modalidades en las que han estado involucradas autoridades de países vecinos.

Publicado el
En tiempo real los módulos de rayos x transmiten instalados en los puertos transmiten imágenes sobre el contenido de los contenedores para exportación e importación. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
En tiempo real los módulos de rayos x transmiten instalados en los puertos transmiten imágenes sobre el contenido de los contenedores para exportación e importación. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Werner Ovalle, intendente de Aduanas, de la Superintendencia de Administración Tributaria, informó que todos los contenedores que ingresan al país están sujetos a revisiones, para que los importadores paguen los impuestos correspondientes, pero se han detectado movimientos anómalos desde hace dos años.

Es así como los ajustes realizados aumentaron este año en 50%, ya que, en todo el año pasado, se realizaron modificaciones por Q173 millones. Es decir, que este año la cifra ha aumentado en Q87 millones.

Las revisiones mencionadas se realizan por medio de módulos de rayos X equipados con escáneres ubicados en los cuatro puertos marítimos del país, lo que permite tener más control y asertividad. Esto se complementa con el intercambio de información con otras aduanas -que puede ser la del origen de las mercancías-, así como las herramientas suscritas con la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

“Ahora contamos con más información, podemos verificar que han detectado otras aduanas internacionales y esas prácticas se han tomado en cuenta en las plataformas de gestión de riesgo aduanero”, puntualizó.

Descubren triangulación

El intendente comentó que recientemente se descubrió un sistema de “triangulación” para evadir los controles internos y no pagar los tributos de importación correspondientes: cuando se aplicaron los controles en la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ) en Escuintla, se detectó que algunos importadores empezaron a utilizar el Puerto de Acajutla en El Salvador, para luego ingresar la mercadería por vía terrestre a Guatemala, bajo la modalidad de tránsito.

Es decir que el contenedor desembarcaba en el puerto salvadoreño y luego se internaba a Guatemala para evitar los controles en rampa y los selectivos, pero con el intercambio de información aduanera se detectó esa práctica, y se implementaron más controles en la aduana Pedro de Alvarado, Jutiapa, con acciones integrales en las aduanas terrestres, marítimas y aéreas.

Lea también: Los seis factores que inciden en el consumo inusual de los guatemaltecos durante diciembre

“Cuando se implementaron las medidas en EPQ se fueron para El Salvador para hacer una mala valoración o clasificación, pero se pusieron los controles en las aduanas terrestres”, puntualizó al recordar que se interpusieron tres denuncias con la documentación de los casos.

Al respecto, comentó que se han implementado más sistemas de control, con el apoyo la Embajada de los Estados Unidos.

Programa de fiscalización

Otra acción que ha permitido realizar los ajustes mencionados, es la instalación de una unidad de fiscalización de comercio exterior, aparte de la fiscalización a posteriori, que según Ovalle, es otro brazo de control, ya que no todas las mercancías se pueden revisar al momento del ingreso de los recintos.

Citó como resultado de esas fiscalizaciones, se detectaron muchos casos de defraudación a través de los servicios de paquetería. También está la implementación del secreto bancario y cuando los datos “no cuadran” en la unidad de fiscalización, se estructuran los procesos relacionados con comercio exterior. “Estamos trabajando para que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones aduaneras y tributarias de manera voluntaria”, enfatizó.

La unidad de fiscalización de comercio exterior empezó a funcionar en junio pasado, y se han practicado alrededor de 30 fiscalizaciones a posteriori, que son trabajadas con unidades de inteligencia aduanera, las que cuentan con información anticipada.

Dirimir las diferencias

El consultor fiscal, Juan Carlos Paredes, consideró que estos ajustes hasta cierto punto son normales, ya que se tienen que revisar todas las importaciones que se realizan, pues con frecuencia, la mercadería que ingresa no corresponde a las partidas arancelarias declaradas.

Al respecto afirmó que el contribuyente tiene dos opciones: reconocer que la partida estaba errónea y pagar los ajustes o dirimir este por la vía administrativa y después, por la vía judicial, ya que existe el respaldo del Código Aduanero Uniforme Centroamericano (Cauca) y su reglamento para poder defenderse en el Tribunal Administrativo, Tributario y Aduanero (Tributa). Agotados esos pasos, podrían ir hasta el ámbito judicial, por medio de una demanda en lo contencioso-administrativo.

Le puede interesar: La ocupación de vuelos se recupera en Guatemala y algunas aerolíneas locales se expanden

Y reiteró que muchas de las discusiones tratan sobre las diferencias que hay entre lo declarado y lo que la Intendencia ha revisado, por interpretaciones de las partidas arancelarias. Sin embargo, el monto mayor puede estar relacionado con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de importación; sobre todo, por materias primas.

En todo caso, recomienda a los contribuyentes que se aseguren de que las partidas arancelarias que se están declarando sean las correctas. Y si no están de acuerdo, acudan a los instrumentos de defensa que la misma normativa define.

Regularización en Empornac

Respecto a un incidente que se registró la semana anterior relacionado con fallas en el sistema de escáner de contenedores en la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla (Empornac), el intendente Ovalle explicó lo siguiente:

Se dio el caso de 85 contenedores de los que, por fallas en la fibra óptica, no se transmitieron las imágenes del escaneo en el módulo de rayos X, por lo que 55 de ellos no pudieron ser embarcados, según el itinerario previsto.

Sin embargo, luego de que se corrigiera el problema, los contenedores fueron embarcados dos días después y la operación en el módulo ya funciona de manera normal.