Marcos Antil vende XumaK: “Todo lo que he hecho es por el sueño guatemalteco”

Han pasado menos de 48 horas desde que vendió su empresa XumaK, y el empresario migrante guatemalteco hace un espacio para recordar las promesas que hizo cuando llegó a Los Ángeles: “Que los jóvenes guatemaltecos no tengan que pasar por lo que yo pasé”.

En febrero de 2019, Marcos Antil firma el compromiso de venta de XumaK, que conllevó un proceso de estudio y análisis que duró  un año, junto a su esposa, Yana, y su hija Lucía. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
En febrero de 2019, Marcos Antil firma el compromiso de venta de XumaK, que conllevó un proceso de estudio y análisis que duró un año, junto a su esposa, Yana, y su hija Lucía. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

“A diferencia de muchas startups, nosotros nacimos grandes” dice con orgullo Marcos Antil en la oficina de su empresa en la zona 10. No es un día común. Tiene menos de 48 horas de haber firmado uno de los acuerdos más importantes de su vida: la venta de su empresa XumaK, de servicios de integración digital. El comprador es WPP, una holding inglesa que se autodefine en su web como una empresa de transformación creativa.

Este miércoles, oficialmente, Wunderman Thompson, que también opera bajo la sombrilla de WPP, adquirió XumaK, la empresa del guatemalteco que el boletín de prensa definió como una “consultora de tecnología de marketing de primer nivel”.

Entre la ansiedad, la nostalgia y la emoción, Antil recibe a Prensa Libre explicando las dimensiones del acuerdo: “La diferencia es que en lugar de competir por órdenes de US$5 mil, US$100 mil o US$1 millón, estamos compitiendo por contratos de hasta US$100 millones.

Antil continuará como CEO de la empresa y la marca se conservará en Guatemala. Hasta antes de la transacción, tenían operaciones también en Miami (Florida) y Colombia. Hoy, el horizonte se abre para el guatemalteco.

El viaje de XumaK

XumaK da el servicio de integrar plataformas para que las empresas puedan comunicarse con sus clientes.

“La plataforma de marketing digital, la tecnología más importante y más visionaria es de Adobe. Es la que trabajamos con XumaK y se llama Experience Management System, integramos la tecnología para que trabaje con el diseño de la empresa” en temas como comercio electrónico.

En medio de su viaje aclara que irse a otro país no es malo. “No es malo si los migrantes van preparados, no como yo me fui, o como mi papá, que si no se iba (de Guatemala) lo mataban. Pero la lucha es que se puedan hacer los sueños aquí. Esto refuerza más el sueño guatemalteco.

Este es un extracto de lo que vive Antil en esta nueva etapa empresarial.

Lea también: Este emprendedor social creó una moneda virtual para conseguir alimentos

¿Por qué era este el momento de celebrar la transacción?

A XumaK han ofrecido comprarlo desde 2008. Todas las empresas que hacen nuestro trabajo fueron adquiridas de 2010 a 2013. Nosotros quedamos como los únicos privados con la mayor historia de lo que hacemos a nivel mundial .

XumaK llegó a facturar US$13 millones —anuales— hace como cuatro años. Luego pasamos a US$10 millones, luego a US$8 millones y el último año que pasó fueron US$5 millones.

Pasamos de tener 150 personas a tener solo 60. Los que quedan en la empresa son el músculo, la empresa está lista para salir a competir y esa era la idea de tener estabilidad.

Comienzo a ver los próximos pasos. Cada paso se tiene que alinear a la gente. Pero antes del próximo paso el sueño era ser la empresa con mayor influencia en marketing digital en las Américas. ¿Cómo llegar a eso? ¿Cómo competir con la India y llegar a tener 5, 10 o 20 mil empleados?.

Hicimos una inversión muy grande para crear diferentes equipos pero no cerramos tres cuentas que eran muy importantes. Cuando estábamos en nuestro proceso de próximo paso, nos preguntaron si nos interesaba vender. Nos fuimos a Nueva York. Sabíamos que somos buenísimos pero nos ven pequeños. Si vamos a ser adquiridos, que sea con la empresa más grande, por esa debilidad.

¿Qué había sobre la mesa de negociación?

Entramos con nuestra experiencia para tener un ganar ganar. Tenemos la gente, ellos tienen los prospectos de ventas. Nosotros no tenemos la capacidad de tomar más propuestas así que era ideal unirse.

La empresa es inglesa. WPP. Son la empresa más grande del mundo en publicidad. Compraron la empresa más antigua de EE. UU. —en la categoría—, Wunderman Thompson, crearon otra división que es de tecnología.

La empresa tiene más de 130 mil empleados en 113 países, unas 400 unidades de negocios. Esta empresa —WPP— es una holding, no tiene empleados, tiene muchas empresas. —Nuestra misión— será llenar el vacío en el mercado de EE. UU. Para servir a Latinoamérica esa va a ser otra conversación. Pero si vamos a ser adquiridos, dijimos, ¡hagámoslo con el más grande!

Le puede interesar: De ejecutivos de Starbucks a emprendedores de venta de café en línea

¿Qué pasará con la marca en Guatemala?

Se mantiene. En EE. UU. quedamos bajo Wunderman Thompson. Había muchas bases de negociaciones y nuestra gente, nuestra cultura y nuestro trabajo de comunidad. Fueron años muy pesados de negociación.

Hay una gran inversión detrás del nombre. Nadie conoce a la otra marca, ni su reputación. Le dijimos que en Guatemala no se cambiara por la proyección y por el reclutamiento. Aunque no tenemos clientes, tenemos el mayor número de personas.

La marca se va ir al cielo, va a tener más prestigio, más valor y esta oficina —en Ciudad de Guatemala— se va a llenar otra vez en uno o dos años.

Marcos Antil es indígena Qanjobal, fundador en EE.UU de XumaK, compañía de tecnología. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

 

No es común que una startup escale como está escalando XumaK. ¿Qué se siente por dentro?

Estabilidad. Como dueño, no trabajas menos, pero si no te pagan —porque tenemos clientes que no tienen programación mensual de pago— hay que pagar a la gente, y ese dinero puede venir de mí.

Y me ha tocado hacer eso. Prestarle dinero a la empresa y después la empresa me lo paga. Eso es muy desgastante. Eso ya no lo vamos a vivir con una empresa grande.

¿Qué sigue ahora? ¿Cuál es la meta para el primer año?

Que crezca la empresa. Es que ahora siento que ya me abrieron la autopista, estaba en una carretera echándole ganas y ahorita se me abrió y me subo en la autopista, en la nave más grande, la que está creciendo más en influencia y en tecnologías. El compromiso es crecer un 30% el primer año. Las ventas tienen que llegar mínimo a US$13 millones.

Además: Este guatemalteco regresó de EE. UU. luego de que ganaba US$800 en una semana pintando barcos

¿Qué le hace falta a la startup guatemalteca para que salte como lo está haciendo XumaK?

Si alguien dice que no comienza su empresa porque no tiene dinero, nunca lo va a hacer. Porque el problema no es el dinero. Las más grandes empresas se fundaron sin dinero, en un sótano o en un garaje. No había dinero, pero había sueños, visiones, metas. Eso lo tenemos en Guatemala.

Lo que aquí falta son las herramientas, el acompañamiento, la facilidad de instalar una empresa, de cobrarle a clientes internacionales. Todos sobrevivimos. Nos echan al agua si sabes nadar o no, no importa.

El capital para mí es irrelevante, porque puedes tener US$100 dólares o un millón (de dólares), pero con un plan de negocios, sin visión, ese dinero se va ir. No vas a saber qué hacer con él.

Lo importante son los sueños y a nivel de país, las herramientas. Nos habilitan. La empresa se debería registrar en 5 minutos, pagar impuestos, en línea, eso es lo que hace falta. Las herramientas deben ser más electrónicas. Porque la gente ya está. Lo más envidiable es que Guatemala está al lado del mercado más grande del mundo. Los países del otro lado del mundo desearan estar acá.

Tenemos todo eso. Y resulta que nuestros procesos cuestan. ¿Por qué hay tantas empresas informales? Porque (para muchos) no hace sentido venir hasta la capital para pagar su impuesto. Todo eso se tiene que facilitar. Que se puedan hacer pagos en Huehuetenango o en Santa Eulalia como si se pagara en EE. UU. Si no puedes cobrar, de nada sirve.

Si abrimos eso, vamos a comenzar a ver capullos abrirse y vamos a ver en Guatemala un montón de mariposas, y esas mariposas están en las aldeas.

Contenido relacionado:

> Cómo un vendedor de batidoras ideó un modelo de negocio que hizo de McDonald’s un gigante global
> “Dormí en un armario de Silicon Valley durante meses para poder lanzar mi compañía tecnológica”
> Este emprendedor vendió su primer negocio a Microsoft a los 15 años