Panameños visitan ampliación del Canal

Autoridades del Canal de Panamá organizaron una visita inédita para que panameños pudieran observar los trabajos de la ampliación del canal.

Se construyen dos complejos de esclusas de tres niveles cada una con tres tinas de reutilización de agua por nivel.(Fotot Prensa Libre: EFE)
Se construyen dos complejos de esclusas de tres niveles cada una con tres tinas de reutilización de agua por nivel.(Fotot Prensa Libre: EFE)

Los visitantes fueron trasladados en autobuses a la cámara de concreto del nuevo carril de esclusas en la entrada del Pacífico, a fin de que observaran la obra más ambiciosa emprendida por Panamá y que pretende transformar el comercio marítimo mundial.

La Autoridad del Canal de Panamá, ente que opera la vía desde su transferencia por parte de Estados Unidos hace 15 años, convocó la visita para que los panameños vivieran en carne propia un día histórico en momentos en que la obra ya lleva un adelanto de casi 90% y cuando se acerca el proceso de inundación o llenado de las cámaras de las nuevas esclusas en el Atlántico y Pacífico.

Se construyen  dos complejos de esclusas de tres niveles cada una con tres tinas de reutilización de agua por nivel.(Fotot Prensa Libre: EFE)

El objetivo

“El objetivo es que la gente sienta y entienda la magnitud de la obra”, manifestó a una agencia internacional el administrador del canal Jorge Luis Quijano. De acuerdo con estimaciones de las autoridades, al menos 45 mil personas asistieron a la actividad.

El pasado fin de semana, otros 20 mil entre familiares y amigos de los trabajadores de la Autoridad del Canal y del consorcio de empresas que construye las nuevas esclusas, realizaron la visita, algo que nunca se dio por diversos factores durante la construcción y apertura del canal por Estados Unidos en 1914.

Quiénes lo construyeron

“Los que construyeron el canal en el siglo pasado fueron extranjeros, a diferencia de la ampliación, el 90% de la mano de obra ha sido panameña, además había poca gente en la capital.

Por otra parte, Estados Unidos también ejerció un control administrativo y de seguridad férreo del canal y de zonas contiguas, las cuales fueron vedadas a visitas de los panameños por décadas. La única vez que vio tanta gente y entusiasmo en una actividad en el canal fue durante el histórico traspaso el 31 de diciembre de 1999”, manifestó Quijano.

La actividad tuvo lugar en momentos en que los panameños y la comunidad marítima mundial también esperan que la ampliación llegue una vez por todas a su conclusión.

Las previsiones de los constructores de las nuevas esclusas y de las autoridades es que el canal ampliado estará en operación comercial y podrá pasar los buques gigantes a partir de abril del 2016, un atraso de algo más de un año según los planes originales.

Los panameños acudieron a las urnas hace una década para respaldar mayoritariamente en un referendo la ampliación de su canal, la cual tiene un costo de 5.250 millones de dólares, pero que podría inflarse de fructificar reclamos multimillonarios en curso por presuntos sobrecostos.

Muchos de los que dieron el voto a favor de la ampliación se encontraban entre los visitantes del domingo, y no escondían su sorpresa al pisar la obra, en una mañana en que ni la lluvia frenó el torrente de personas, entre los que se mezclaban también turistas extranjeros.

“Es impresionante porque la verdad al ver esta infraestructura tan grande y ser parte de esta historia que tantas luchas nos costó”, dijo a la agencia internacional la jubilada panameña Demis Torres. Aludió a las luchas generacionales por alcanzar el control del canal y sus tierras aledañas.